Diario de Valladolid

PERSONAJES ÚNICOS. JESÚS DEL ÁLAMO

El oxígeno de la tecnología

El soriano Jesús Del Álamo desarrolla, en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (EEUU), una nueva generación de microelectrónica que permitirá fabricar aparatos electrónicos más pequeños, más potentes y más baratos. Por Nuria Fernández

El investigador Jesús del Álamo, en el l Instituto Tecnológico de Massachusetts (EE.UU) donde trabaja como profesor.-CEDIDA

El investigador Jesús del Álamo, en el l Instituto Tecnológico de Massachusetts (EE.UU) donde trabaja como profesor.-CEDIDA

Publicado por
NURIA FERNÁNDEZ
Valladolid

Creado:

Actualizado:

La vida sería impensable ahora sin un teléfono móvil o sin un ordenador. Pero los usuarios no se conforman con cualquier aparato y buscan aquellos que les permitan tener más capacidad para manipular un mayor volumen de datos y obtener una mejor definición para las imágenes, entre otras cuestiones, pero además el tamaño importa y se valora que sean pequeños. Todo vale para ser más rápidos y eficientes en la sociedad tecnológica del siglo XXI. Si a ello se suma la posibilidad de comprarlos a precios asequibles el resultado es el sueño de cualquier compañía de telecomunicaciones para dar respuesta a las demandas del mercado y también para sorprender a los clientes con novedades.

La clave se encuentra en el desarrollo de la microelectrónica que se ha convertido en el oxígeno de la tecnología de la sociedad actual. Con esta concisión describe las posibilidades del sector el investigador soriano, Jesús del Álamo, que trabaja desde hace años en el campo de dispositivos semiconductores de uso para la microelectrónica en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT EE.UU), donde dirige el laboratorio de Tecnología de Microsistemas desde 2013. Concretamente desarrolla una línea de investigación para obtener transistores elaborados con materiales alternativos al silicio, como son el indio, el galio y el arsénico que abren la posibilidad de fabricar aparatos electrónicos cada vez más pequeños, más potentes y que mejorarán sus prestaciones.

El transistor es un dispositivo electrónico semiconductor, colocado en el interior de los aparatos, que sirve para entregar una señal de salida en respuesta a una señal de entrada. Se encuentra prácticamente en todos los dispositivos electrónicos de uso diario como radios, televisores, reproductores de audio y video, relojes de cuarzo, ordenadores y teléfonos móviles.

«La microelectrónica es en la actualidad la base de nuestra sociedad de la información, está por todas partes», detalla Del Álamo. Cualquier móvil de los que se utilizan a diario tiene billones de transistores empacados, pero esta tecnología también se ha convertido en un pilar fundamental para la medicina moderna, la enseñanza y los transportes.

Las aportaciones de Jesús del Álamo, doctor en ingeniería eléctrica, a la ciencia y a la tecnología, han sido tan significativas que la Universidad Politécnica de Madrid le otorgó hace unos meses el título de doctor honoris causa. En esta universidad madrileña se formó como ingeniero de telecomunicaciones y en 1980 inició su carrera investigadora en el Instituto de Energía Solar de la universidad, dentro del campo de la célula solar. Se doctoró en la Universidad de Standorf (EEUU) donde trabajó en el grupo de investigación de Richard Swanson, dentro del campo de las células solares, cuyas aportaciones lo convirtieron en un referente mundial. Precisamente en Estados Unidos cambió su interés como investigador y se decidió por la microelectrónica, sobre la que ha formado su carrera que le llevó dos años a Japón, donde trabajó en los laboratorios de investigación de la compañía telefónica japonesa. En 1988 se incorporó al Instituto Tecnológico de Massachusetts donde simultánea su carrera de investigador con la actividad docente, un «complemento ideal», asegura Del Álamo.

El programa de investigación que desarrolla en la actualidad se centra en demostrar las destacadas propiedades que tienen el indio, el galio y el arsénico (componentes químicos) como semiconductores en el campo de la microelectrónica. «Son muy interesantes para conseguir aparatos con mayor velocidad y frecuencias más altas que nos permiten

tracking