Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

LUIS MARIANO SANTOS, CANDIDATO UPL CASTILLA Y LEÓN

«Sería un fracaso personal no crecer en votos; yo necesito crecer y el partido necesita crecer»

Los pactos, quiénes y con quién se cerrarán tras el 26-M, dominan la campaña. Debate que no elude, pese a que sabe que la UPL puede no ser decisiva, pero de serlo no haría un pacto de legislatura. No quiere perder la libertad de votar lo que más le interese.

FELIPE RAMOS VALLADOLID
21/05/2019

 

Parecía imposible pero la UPL vuelve a lucir más unida y cosida que nunca, después de los jirones que le dejaron las luchas intestinas provocadas por el ego de unos pocos, ahora retirados y olvidados. Unión de la que el verdadero artífice es Luis Mariano Santos (Cistierna, 1969), cuyo reto ahora es hacerla crecer y consolidarla. De no conseguirlo, asegura que se irá.

PREGUNTA.- La UPL parece que cada proceso electoral necesita reinventarse. ¿Cuál es el nuevo invento para estas elecciones?

RESPUESTA.- Es verdad que la UPL parece que tiene que reinventarse y que tiene que demostrar más que los demás. Es una cosa que está en nuestro ADN y está en la ciudadanía. Tenemos una bagaje, sobre todo en los últimos cuatro años, hemos demostrado que hemos cambiado, que somos un partido más serio, más responsable, que no nos manejamos por la veleta, por el tiempo, que seguimos un línea recta y hemos sido útiles para la ciudadanía. Y no sólo en las Cortes sino en los ayuntamientos, donde hay ejemplos claros como el de Santa María del Páramo en el que hemos demostrado que sabemos gestionar y gobernar. No creo que tengamos que hacer nada diferente.

P.- ¿Qué pueden ver de nuevo los ciudadanos?

R.- Somos el único partido que ofrece algo diferente. Puedes hablar de ideologías, de izquierdas y de derechas. Hay conceptos que patrimonializan la izquierda y la derecha y que son patrimonio de todos. No entiendo que haya nadie que no considere que deban cobrar lo mismo una mujer que un hombre por el mismo trabajo; eso no es patrimonio de la izquierda, aunque intenten hacerlo. Nosotros aportamos una política de abajo a arriba. Para nosotros los primero son las personas, los pueblos, la tierra; las decisiones se toman abajo, en los municipios, en las pedanías y no se toman en una oficina en Valladolid. No hay un Tudanca y un Mañueco que dice lo que hay que hacer, con quien hay que pactar. Nosotros tenemos la autonomía la política de pactos y qué hay que hacer en cada Ayuntamiento. Y eso lo deciden nuestros alcaldes y nuestros concejales. Eso es lo que ha llevado a gente como a Revilla y a gente como el Partido Regionalista Cántabro a Madrid y es lo que, en algún momento, nos tiene que llevar a nosotros en ese camino.

P.- Acaba de mencionar un partido regionalista que es bien visto en su territorio, ¿por qué la UPL no tiene esa imagen en Castilla y León?

R.- Vamos a coger el ejemplo de Cantabria. El Partido Regional Cántabro es de toda Cantabria, nosotros pertenecemos a una Comunidad con dos realidades muy distintas separadas por una ‘y’ que diferencia los dos mundos que hay, el mundo de Castilla y el mundo de León. Entiendo que la gente en Castilla no nos vea como un partido querido y me parece bien. Nosotros lo que queremos es cambiar el marco territorial. Por tanto, nos ven como un enemigo, que no lo somos porque respetamos muchísimo la identidad cultural castellana, lo único que queremos es que respeten también la nuestra.

P.- Algo malo habrán hecho para tener esa imagen y esa pérdida de apoyo.

R.- No seré yo la persona que no haya reconocido los errores que cometimos en el pasado. Lo he hecho en muchísimas ocasiones, pero no podemos seguir pensando en todo lo mal que lo hemos hecho. Este fue un partido cargado de división, de peleas intestinas que hicieron mucho daño porque en España se perdona demasiado fácil la corrupción pero hay cosas que no se perdonan en política y lo que no se perdona en los partidos es la división. A la UPL le ha castigado la división y los egos de determinadas personas. En estos cuatro años lo que hemos hecho es que los hermanos aquellos que se marcharon en su momento, como era el PAL y crearon una escisión de la UPL, hayan vuelto a casa de una forma natural.

P.- ¿No pasó ya el tiempo de cambiar el marco territorial y centrarse más en luchar por acabar con los desequilibrios?

R.- En la vida hay que tener objetivos, aunque sean objetivos difíciles de conseguir.

P.- ¿Aunque se tenga la certeza de que nunca van a lograrse?

R.- Bueno, no voy a hacer esas frases que siempre se han utilizado desde el leonesismo de que cosas más gordas han cambiado. Estamos en unos tiempos en los que está muy abierto el panorama, incluso está abierto a una reforma constitucional, en la que podía caber ese cambio de marco territorial. Hace poco que oía al consejero Suárez-Quiñones decir que esta es una Comunidad ilógica en cuanto a su extensión y configuración de dispersión demográfica y a la que es muy difícil de llegar porque los servicios son muy complicados. Si todos asumimos que, por su extensión, es ilógica tampoco sería tan descabellado cambiar ese marco territorial y dividir esta Comunidad en dos. Pero hasta que eso llega, si es que llega y para lo que necesitamos el apoyo de la región leonesa, León, Zamora y Salamanca, es nuestra obligación como políticos intentar mejorar las condiciones de los ciudadanos. Y cambiar los desequilibrios es a lo que nos dedicamos.

P.- ¿Pueden mantener ese discurso de vamos a cambiar el marco territorial siendo como son una fuerza minoritaria incluso en León?

R.- Cambio su razonamiento. ¿Existe en León la sensación de Comunidad Autónoma?

P.- Tampoco existe en Segovia, en Burgos…

R.- Entonces es que algo no está bien. El leonesismo no es patrimonio de la UPL, ojalá fuéramos los únicos que defendemos leonesismo, pero es verdad que la ciudadanía practica el leonesismo, defiende esa identidad cultural diferente a la de Castilla y no vota la UPL, igual votan a otros partidos. Lo que yo intento trasladar a la ciudadanía de León, Zamora y Salamanca es que esos que dicen defender esa identidad cultural cuando llegan a Valladolid, una vez que han obtenido los votos se han olvidado de defenderla.

P.- ¿Y la UPL, y no hablo sólo del aquí y ahora, no se ha olvidado?

R.- Cuando nos hemos alejado de ese camino, la ciudadanía nos ha castigado. Si llevamos ocho años volviendo al camino, desde luego no nos vamos a desviar de esa línea que es la que gente quiere que tengamos aquí.

P.- Más allá de grandes discursos, ¿qué haría la UPL para frenar y acabar con la despoblación, que afecta sobremanera a León?

R.- No es un problema que se pueda solucionar a corto plazo. No son recetas milagrosas y ya no sirve solamente con crear empleo. ¿Qué tenemos que hacer? Mejorar la calidad de los servicios. ¿Es sencillo? No, no lo es, pero tenemos que dar las alternativas, y no sólo sanitarias y de Educación, también las de ocio. Hay pueblos donde necesitamos aportar posibilidades de vivienda para que la gente pueda volver al pueblo. Hay sitios y lugares donde tenemos que proveer de tierras para que determinada gente pueda producir ese relevo generacional. Tenemos que cambiar lo contrario que se ha estado haciendo estos años, procurar que determinados funcionarios que, habitualmente estaban en los pueblos, vuelvan a residir de forma voluntaria en esos pueblos. ¿Cómo se consigue? Con una discriminación positiva, mejorando sus condiciones salariales, sus condiciones de carrera para que puedan vivir en los pueblos no como obligación, sino como elección. No es una medida sólo, son un cúmulo. Y otra importante, tenemos que intentar cambiar el flujo. ¿Cómo? Pues con inmigración, abrir la mente y permitir que lleguen a la Comunidad y a la región leonesa a trabajar desde otros lugares y desde fuera de España y que pueda desarrollar su proyecto vital aquí, en esa comarca. Y también tendremos que cambiar con incentivos para que se tengan más hijos. Insisto, no se puede hablar de una sola medida.

P.- ¿Aún se está a tiempo?

R.- Me niego a creer que esto no se puede cambiar. El político que diga que no se puede frenar poca imaginación tiene y poca fe en sus posibilidades. Creo que se puede frenar. ¿Qué va a ser difícil? Desde luego. ¿Qué no va a ser a corto plazo? Seguro, pero estamos en la obligación de buscar alternativas y hacerlo.

P.- Quienes sufren esa despoblación son las cuencas. ¿No cree que se les ha acabado el tiempo para ganar el futuro?

R.- Yo no soy tonto, el sector de la minería es difícil de mantener, pero la deuda la siguen teniendo. La ha tenido el PP, la tiene el PSOE, que habla de transición energética justa y ya se ha cargado a toda la minería que quedaba pero no ha generado ni un solo puesto de trabajo alternativo. Pero es que, incluso, tienen la desfachatez de hablar que van a cerrar la térmica de La Robla y no son capaces de mantener un colegio de la calidad educativa del de FP. ¡Pero cómo me voy a creer a estos que hace 20 años nos engañaron en Cistierna y en Sabero! Son los mismos. Como el PP son los mismos que detrás del ministro Soria le decían ‘¡qué malo eres!’ pero seguían perteneciendo al mismo partido que tomaba las peores decisiones contra la minería.

P.- Da la sensación que la UPL ha cambiado su estrategia y ha pasado de tratar de buscar esos grandes acuerdos a cuestiones más concretas y pequeñas. ¿Es así o es una sensación?

R.- Es una sensación. Lo que ha hecho la UPL es amoldarse al mapa político actual.

P.- Es decir, que han sabido aprovecharse del momento de más debilidad del PP.

R.- Probablemente. Estamos en un momento en el que el PP había perdido esa mayoría absoluta que le permitía gobernar casi de forma absolutista, como un monarca….

P.- Tampoco es que lo hayan tenido muy difícil estos últimos cuatro.

R.- Eso tendríamos que preguntárselo a quien les ha dado el apoyo en la investidura y quién les ha salvado cada vez que han tenido algún tipo de problema. No ha sido la UPL. Quien ha salvado los escollos del PP cuando la oposición nos hemos unido ha sido siempre el mismo grupo.

P.- ¿No han perdido una oportunidad histórica con esta debilidad del PP?

R.- Prefiero creer que he acertado, en el sentido de que me ha permitido ser independiente. ¿Qué hubiera sido si la UPL se hubiera entregado en brazos del PP como hizo otro partido? Cada uno tiene que responder ante su electorado. Yo creo a la UPL se le hubiera castigado si nos hubiéramos entregado al PP como se ha entregado Cs. Toda mi carrera se ha basado en no hacer pactos globales, jamás he pacto con PP y PSOE.

P.- ¿La UPL no va a hacer ningún pacto global en la próxima legislatura?

R.- La UPL en los ayuntamientos tiene la posibilidad de decidirlo a través de sus listas y la dirección del partido no puede influir.

P.- Sí, pero la pregunta es a Luis Mariano Santos como secretario general de la UPL, que algo tendrá que decir. ¿Usted apuesta por pactos globales?

R.- No, yo no soy partidario de un pacto global de legislatura.

P.- Porque le perjudica a la UPL.

R.- Sí. A la UPL le perjudica dar un cheque en blanco a cualquiera de las dos fuerzas políticas, de la derecha y de la izquierda.

P.- Un pacto global no es un cheque en blanco.

R.- Sí, en muchos casos, sí. A mí me permite más la libertad de que yo siempre he podido votar lo que me ha dado la gana, lo que he considerado mejor para la ciudadanía desde el principio hasta el final de la legislatura. No queremos ningún pacto global, pero vamos a ver cómo queda la situación. Si tuviéramos que tomar una decisión de mucho calado lo haríamos haciendo partícipe a nuestros afiliados.

P.- ¿Qué le preocupa más la irrupción de Vox o que se disperse aún más el voto?

R.- A mí siempre me ha gustado que haya muchas alternativas. Me encanta que no haya mayorías absolutas, eso enriquece muchísimo la política y obliga a negociar a aquellos alcaldes que llevan años gobernando y haciendo lo que les da la gana. Hay partidos como Vox con los que es muy difícil llegar a acuerdos. No es un partido que nos resulte sencillo para pactar. No tenemos ninguna cosa en común con Vox.

P.- ¿Qué sucede en la UPL para que en un espectro político con nuevos partidos no hayan logrado llevarse un rédito electoral que sí se llevan los nuevos? ¿Han hecho algo mal?

R.- Pues igual sí, pero creo que la irrupción de estos partidos no tiene que ver con el leonesismo ni siquiera con un factor autonómico, es mucho más nacional y es muy difícil para partidos como la UPL luchar contra esas tendencias nacionales. No sabría decir por qué la UPL no ha captado parte de ese voto, es difícil de explicar. Pero tampoco sabría explicar por qué un partido que apareció y vendió la regeneración ahora mismo es conocido por chanchullos como el de Silvia Clemente y, sin embargo, ha crecido en las generales. Un partido que hace un proceso de transfuguismo político y, además, hace un chanchullo electoral en las primarias, un pucherazo. Es como si yo, que defiendo leonesismo, dijera de la noche a la mañana que lo importante es fortalecer esta Comunidad por encima de todo, ¿quién me votaría en León? Pues nadie. ¿Quién ha votado a Ciudadanos? Pues mucha gente.

P.- ¿El electorado castiga más los errores a la UPL que al resto?

R.- Es evidente, quizás por ese componente de sentimiento tan importante que tiene. A la UPL cuando se desvía un poco de la línea la gente le castiga más que al resto porque nosotros más que una ideología defendemos un sentimiento ideológico, no nos vamos a engañar. Y cuando te desvías de ese sentimiento la gente es proclive a castigarte, y lo entiendo.

P.- ¿Cuál es el reto de la UPL el 26-M?

R.- Crecer. ¿Hasta dónde? No me gustan los vaticinios. Nuestro objetivo era demostrarle a la ciudadanía que somos ese partido serio que nos piden, centrado… No me voy a mojar dando números porque nunca lo he hecho ni lo voy a hacer. Para mí sería un fracaso no crecer en porcentaje de votos. Fracaso que ligaría a nivel personal. Yo necesito crecer y el partido necesita crecer porque sería invertir una tendencia de muchos años.

P.- ¿De no crecer Luis Mariano Santos se iría a su casa?

R.- De no crecer, Luis Mariano probablemente haría un proceso de transición sobre todo en cuanto a la secretaría general del partido.

P.- No ha respondido.

R.- Ese proceso de transformación de la UPL que iniciamos hace cuatro o cinco años tiene que culminar con unos resultados. Si al final lo que consideras que era lo necesario para crecer no es la receta apropiada es evidente que tiene que venir otro médico a intentar nuevas recetas para que la UPL vuelva a crecer. El leonesismo está ahí, el 80% de los ciudadanos de León son leonesistas. Si no conseguimos atraer a más personas es que algo ha hecho mal Luis Mariano porque es el secretario general y hay que asumir responsabilidades. Y las asumiré.

P.- ¿Esta será su última campaña?

R.- Siempre he hablado de limitar los ciclos y dos legislaturas son suficientes para dejar paso a otra persona que venga con mayor fuerza. Los proyectos políticos tienen que ser limitados y no los concibo con un desempeño más allá de ocho años. La experiencia de la UPL ha demostrado en las Cortes que aquellos que se ha excedido en el tiempo han defendido mucho peor los postulados de partido porque han llegado a acomodarse. Y como yo no quiero que eso suceda, no quiero que nadie me tenga que decir que me he acomodado estaré dos legislaturas y no más, si los ciudadanos quieren.

P.- ¿También en el partido?

R.- De secretario general es evidente que no estaré más de ocho años. Percibo que ha llegado el momento y hay gente joven que ha entrado en el partido, muy preparada e importante y que tienen que postularse como relevo normal y lógico del secretario general actual y de mucha de la gente de la cúpula del partido.

P.- ¿Por qué tiene que votarle a la UPL?

R.- Porque durante cuatro años hemos sido los únicos capaces de defender la voz de León, Zamora y Salamanca. Y, lo más importante, hemos sido los únicos que además de defender esa identidad hemos conseguido inversiones adicionales para cambiar la discriminación y los desequilibrios territoriales de León, Zamora y Salamanca.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria