Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ENTREVISTA A JOSÉ ANTONIO MARTÍNEZ BERMEJO

«Saravia es una persona con ganas de hacer cosas, pero el alcalde le está dejando tirado»

Pese a los enfentamientos con el alcalde en estos primeros siete meses de mandato, Martínez Bermejo se declara un hombre de consenso y culpa a Puente de ser «muy berrinches»

FELIPE RAMOS / F. MARTÍN
15/02/2016

 

Tiene claro que quiere ser «un robusto árbol» de la política municipal en Valladolid, aunque su trabajo le está costando. José Antonio Martínez Bermejo (Valladolid, 1964), presidente del PP en el Ayuntamiento, trata de encontrar su sitio en un grupo en el que se mantienen algunos de los pesos pesados del equipo de León de la Riva. Enfrente, ve un equipo de gobierno en el que unos se llevan la fama, el alcalde, y otros cardan la lana, papel que atribuye al primer teniente de alcalde, Manuel Saravia.

Pregunta.- Después de siete meses de nuevo mandato municipal la impresión es que ustedes aún no han encontrado su sitio. ¿Son conscientes de que están en la oposición?

Respuestas.- Soy tan consciente como que yo no he estado en otro sitio en el Ayuntamiento. Y, como mi caso, el de muchísimos compañeros concejales que están en la lista y que llegaron y se han encontrado que estamos en la oposición. Yo puedo entender que quienes han estado gobernando una serie de años les cueste ese paso, ese trasiego de estar tomando decisiones ejecutivas, a estar haciendo una labor distinta. Pero, sinceramente, creo que esa catarsis ya se ha producido en mayor o menor medida. A todos nos encantaría estar gobernando, pero sabemos que nos toca este papel. Este sambenito que se nos cuelga está lanzado interesadamente por el Gobierno municipal, que quiere dar la sensación de que el PPno es oposición, de que está despistada y que no sabe lo que quiere. No es verdad. Ser democrático es saber que enfrente hay una oposición. E igual que la oposición tiene que respetar y ser correcta con el trabajo del Gobierno, éste tiene que entender que la oposición está para hacer críticas en determinados momentos. Y este Gobierno y, sobre todo Óscar Puente, no lo ha asumido. No se ha dado cuenta institucionalmente de que es el alcalde y que ser el alcalde, además de no poner tuiters insultantes al presidente del Gobierno y tener una cierta cortesía, implica llegar a los sitios puntual y cuando te venga un ministro del Gobierno de España decir aquí estoy yo, que quiero lo mejor para mi ciudad y no despreciarlo o insultarle

P.- ¿Insinúa que Puente desprecia a la oposición?

R.- Evidentemente. A Puente la oposición le estorba. Le pasó en su partido, donde no quería que nadie pensara distinto a él y ha hecho todo lo posible para ascender dentro del partido. Es más, incluso ahora se está planteando dar el salto a la secretaría provincial y le estorba que Javier Izquierdo, habiendo sido compañero suyo, piense distinto a él. Las críticas las encaja muy mal. Al final, los ciudadanos nos eligen para la farola, para la limpieza, para la seguridad, para que llegue el agua, para que las calles estén ordenadas en tráfico... y no para dar grandes discursos políticos en Madrid, para irse al Ritz a decir que Pedro Sánchez tiene que ser presidente del Gobierno. Queremos que esté en la ciudad y estar en la ciudad no es estar pegado al twitter, ni ir por la calles haciéndote fotos; estar en la ciudad es también estar en el despacho y empezar a hacer gestión.

P.- Oiga, el que no están acostumbrados a la oposición y que necesitan un periodo de adaptación no lo dice el equipo de gobierno, lo dice el ex alcalde y su compañero de partido Javier León de la Riva.

R.- Yo ya dije que me sorprendían mucho esas declaraciones y la enorme amistad que ahora une al alcalde actual con Javier León. Dos que bien se quieren a veces dicen las mismas cosas.

P.- ¿Por qué cree que De la Riva hace ahora esas declaraciones?

R.- No lo sé. No he hablado con él y tampoco le he dado más importancia. Hombre, en el grupo no han gustado, las cosas como son, que alguien por quien tenemos el máximo respeto y cariño... Pero Javier siempre ha sido un hombre que ha hablado al primer bote. Hombre yo creo que se ha hecho más bola de lo que realmente dijo.

P.- Dijo claramente que tenían que ser menos agresivos y que tenían que adaptarse a hacer oposición porque no sabían.

R.- Yo no creo que haya tal agresividad. No lo comparto. Nosotros entendemos que es mejor el diálogo que la mejor de las peleas. En cambio, en el grupo socialista viven bien en ese mar de lucha y de confrontación, pero ese no es el estilo del PP.

P.- ¿Cree que De la Riva es ya agua pasada y debería jubilarse?

R.- Yo creo que está jubilado.

P.- Hablo de actividad política.

R.- Javier León es un animal político, lo será hasta el fin de los tiempos. Es muy difícil que alguien que ha gobernado esta ciudad durante 20 años pasara a una inactividad absoluta.

P.- ¿Y si es así por qué no lo aprovechan ustedes más? Da la impresión de que han tratado de pasar página rápido a la etapa de Javier León.

R.- Yo creo que el partido ha sido muy respetuoso con Javier. Ha respetado hasta el final su deseo de ser candidato. Luego por desgracia pues se han producido otras noticias en otros ámbitos, como el judicial, que le han lastrado. No creo que el partido quiera pasar página con Javier.

P.- ¿Y el grupo municipal?

R.- Creo que los que estamos ahora en la mesa del grupo popular somos otros y, equivocándonos o acertándonos, pues tendremos que trabajar. No podemos confiarle todo a quien ya estuvo y que hizo una magnífica labor, transformó esta ciudad, pero ahora nos toca a otros. Además, en una tarea bastante menos grata que lo que es gobernar. Y asumimos todas las críticas. Si Javier cree y critica que podemos estar muy agresivos, la asumimos, la interiorizamos y le damos las gracias por ello. Eso sí, podemos estar de acuerdo o no.

P.- ¿Por qué insinuó que la repentina amistad de Puente y De la Riva surgió tras aparecer la ‘comfort letter’?

R.- No lo sé. Fue la última gran discusión que vi entre Javier León de la Riva y Óscar Puente, por eso lo dije. Fue un juego de rapiña hecho por Puente, en un momento electoral y creo que era malintencionado.

P.- ¿Por qué le extraña esa supuesta amistad entre León de la Riva y Puente?

R.- A mí me parece bueno y lógico que las relaciones institucionales se fomenten. Es el ex alcalde de Valladolid que ha gobernado durante 20 años. A mí me parece perfecto que los dos ex alcaldes y el alcalde actual hablen y se tengan el cariño que sea necesario. Hombre, me sorprende que el estilo de Javier mientras fue alcalde no fue ni pacífico, ni de diálogo, era un hombre de una tendencia más bien presidencialista y, de repente, nos pida al grupo que seamos más mansos.

P.- ¿Ya reconoce a Puente como el alcalde real y el virtual?

R.- No, yo creo que lo hay son dos grupos que piensan más distinto de lo que parece.

P.- Sí, pero no me responde.

R.- Creo que Saravia es que le ha venido a trabajar al Ayuntamiento y Puente ha venido a coger el bastón. Óscar Puente está para actos sociales y Saravia es el que está detrás trabajando, tanto que no le da tiempo a rematar muchos de los temas que empieza, como el 29 de Octubre, la ampliación de Vallsur. Saravia es un buen profesional, una persona con ganas de hacer cosas por Valladolid y me merece el máximo respeto. Pero su compañero y alcalde le está dejando tirado en los problemas. Creo que debería dejar de ir al Ritz y hacerse menos fotos y dedicarse más a trabajar con Saravia.

P.- Ahora que se habla de posible pacto PSOE-Podemos a nivel nacional, que ustedes rechazan frontalmente, ¿cree que Valladolid puede ser el ejemplo de que ese pacto puede funcionar, como defendió Puente en el Ritz?

R.- Yo creo que es un buen ejemplo de pacto de perdedores. Podemos ha intentado centrarse, buscando los votos a través de casi un viaje hacia la socialdemocracia, pero todos sabemos que sus postulados van más a la izquierda que el PSOE o Izquierda Unida, o como se llamen ahora. ¿Qué hubiese pasado si quien hubiese sacado más votos hubiera sido el PSOE y el PPhubiese pactado con un partido de extrema derecha para quitarle el Gobierno? ¿Cuál sería la opinión pública en estos momentos?

P.- ¿Alberga la esperanza de que este tripartito del que hablan pueda saltar por los aires en algún momento?

R.- Creo que ellos mismos van a autolimitarse y van a desencontrarse en algún momento, pero más cercano al proceso electoral porque les interese. Ellos mismos querrán ponerse espacio. Pero tengo claro que el Gobierno es el que es y será así hasta el final de la Legislatura. Lo que ya no tengo tan claro si el líder de la izquierda va a ser Óscar Puente u otra persona.

P.- ¿Ve más candidato a Saravia?

R.- Yo veo más preparado y capacitado para atraer a la ciudad a Saravia que a Puente.

P.- ¿Vamos que ve a su rival en el futuro más a Saravia que a Puente?

R.- Esa pregunta tiene trampa. El caso de IU en Valladolid es singular. En toda España, salvo Zamora y algún que otro municipio, han desaparecido, pero los mimbres en Valladolid son buenos. Creo que los cuatro representantes de IUson gente que creen que pueden gobernar desde la tranquilidad y que asumen bien el papel de la oposición. ¿A qué nadie puede decir que el PP tiene un problema con IU? Yo lo veo, incluso entre votantes del PP, que cae mejor Saravia que Puente.

P.- Eso es la estrategia de PP para aminorar a Puente frente a Saravia y que IU reste aún más al PSOE.

R.- Que no, que no. Le invito a que pregunte en la calle.

P.- ¿Cuál es su relación con Puente?

R- Creo que a nuestro alcalde le gusta mucho entrar en lo personal y no es consciente de que podríamos entrar en lo personal también. Y eso tensiona un montón, porque lo personal nos duele y nos ofende. La relación con Puente siempre había sido buena hasta ahora. Yo he intentado siempre tener una relación cordial con él, pero se enfada mucho, es muy berrinches. No acepta las críticas.

P.- ¿En su grupo, van todos a una?

R.- Vamos a ver, el día que todos pensemos lo mismo en el minuto 1 del grupo diré, algo está mal. Los planteamientos diversos enriquecen. El PP no es un partido de pensamiento único, si fuera así yo no militaría en él. Es un partido con distintas personas y sensibilidades. Ahora, le garantizo que nos juntamos, discutimos, hablamos y transformamos las discusiones como una decisión de grupo.

P.- Pero existe la impresión de que hay dos grupos, el suyo y el de la vieja guardia. ¿Quién decide?

R.- Yo no veo esa división. Yo no puedo negar lo que es una realidad personal. Yo no me escondo, ni oculto, ni quiero poner cortinas de humo. En el grupo hay gente que gobernó durante un montón de años y su objetivo era seguir gobernando. Y hay gente que llegamos también con la intención de gobernar. Insisto, el conocimiento del medio, de las actuaciones y de las personas de quienes han estado ocho o doce años en el Ayuntamiento no es el mismo de los que llegamos nuevos. Pero la forma de actuar es única. Piensen que somos el grupo más numeroso en la oposición de toda Castilla y León. El día que pensemos todos lo mismo me desmotivaré.

P.- ¿Sus compañeros ya le legitiman como presidente del grupo? Al fin y al cabo usted iba de once en la lista y fue una decisión del partido la que le aupó.

R.- Respeto las decisiones de partido y creo que mis compañeros también. Quien se considere el líder carismático de un grupo y ya viva bajo esa creencia, se equivoca. Nunca seré ese líder que cree que ya lo tiene todo hecho y que el resto están para trabajar a sus decisiones.

P.- ¿Pero sí se ve como líder del futuro?

R.- Estoy trabajando en el papel que se me ha encomendado, intentar que el PP recupere la Alcaldía de Valladolid y el Ayuntamiento, ese es mi objetivo a cuatro años vista.

P.- ¿Con usted de líder?

R.- Con quien el partido decida que tiene que ser. Si decide que soy yo, encantado, si es otro, también. Insisto, hasta el último minuto hay que trabajar, no te puedes creer nada. Pero si no somos nadie.

P.- ¿No cree que esa decisión del partido de colocarle de presidente del grupo, yendo de número 11 que iba en una clara demostración de que sí era el tapado para sustituir a De la Riva, va más allá de estos cuatro años?

R.- El que se crea algo en esto de política es que lleva poco tiempo en ella. En la política, a veces eres flor de un día. Yo no sé si lo seré, pero lucharé por intentar ser un robusto árbol que plante sus raíces en el ámbito municipal de Valladolid. Yo no me tengo que creer nadie.

P.- ¿Es la mejor forma para buscar el consenso indagar en un contrato menor como el de los comedores e insistir en él, pese a que hay un informe que dice que es legal?

R.- Un señor que se ha tirado siete años en el Ayuntamiento judicializando un montón de temas, nosotros nos encontramos que llega un nuevo gobierno y dice que va a abrir dos comedores escolares. Pero, claro, para hacerse una foto el día de 1 julio con niños, que me parece utilizar demagógicamente la pobreza, me salto las más elementales normas de contratación, ¿qué hubiese hecho él? Y, con todo el respeto al vicesecretario, no coincido jurídicamente en nada con su informe. Todo lo basa en la figura de la donación. ¿Cuándo se ha visto que una empresa dona sus servicios? Empresas (Clece y Agualid) que, además, estaban en tela de juicio por el nuevo gobierno municipal. Y, de repente, pagan o bien especie o en dinero, 10.000 euros cada uno para que un contrato, que si lo hubiesen contratado por los 30.000 euros que costaba no hubiese podido hacerse en verano. Hágalo usted bien, pero no engañe a la población saltándose a la torera la Ley.

P.- ¿Por qué no lo llevan a la justicia si lo tienen tan claro?

R.- Porque no es nuestro estilo. No estás en política para llevarlo todo ante los tribunales. Para eso quitémonos y que sean los tribunales los que decidan qué se puede hacer y qué no. Y, porque también es verdad que tenemos que demostrar nuestra legitimación.

P.- En estos siete meses se les ha oído, y mucho, de comedores escolares y tratando de poner a Saravia por encima de Puente. ¿No es una labor de oposición un tanto pobre?

R.- Hemos hablado de muchas más cosas.

P.- Cierto, de los sueldos.

R.- No, no. Mire, en el primer pleno propusimos la creación de un consejo del Diálogo Social, se nos rechazó y Valladolid es la única capital que no tiene creado Consejo del Diálogo Social. Propusimos, también, que se pusiera en marcha un plan a la industria y a la innovación y nos dijeron que iría con el PGOU y en él solo habla de la agroalimentación y creemos que va a dejar fuera las innovadoras y de base tecnológica, que son las que crean empleo. Nos rechazaron el bono joven para el autobús. Hemos propuesto que saquen una línea de ayudas para las familias con pocos recursos, nos dijeron que sí, pero no lo han sacado. Hemos propuesto que se amplíe Vallsur y nos volvieron a decir que no. Si eso no es proponer cosas en Valladolid en siete meses, ¿qué tenemos que hacer entonces? De lo que no hemos hablado nosotros es de los sueldos. Las dos únicas mociones que han ido de los sueldos al pleno han sido del grupo socialista.

P.- Sí, pero quien propone rebajar el sueldo del alcalde son ustedes.

R.- No, no. Quien le rebaja el sueldo es la Ley de Montoro...

P.- La propuesta parte de ustedes en el pleno.

R.- Si el secretario general no se da cuenta de que tiene que aplicar la Ley de Montoro, alguien lo tendrá que decir. La primera deslealtad fue del grupo socialista.

P.- Ustedes siempre defendieron el mantenimiento de los sueldos. ¿No suena a pataleta bajárselo sólo al alcalde?

R.- Si es esa la imagen lo siento, pero no. Nosotros en ningún momento hemos querido que nadie bajara el sueldo. Quien se lo bajó es una Ley de Racionalización y Modernización de las Administraciones Locales que dice que lo máximo que puede cobrar un alcalde en los municipios de entre 100.000 y 500.000 habitantes son 90.000 euros. Si el alcalde hubiese sido del PP tendría que haber hecho lo mismo. Y, además, ¿creen que solo con nuestros votos se le hubiese podido bajar el sueldo al alcalde? Sumen si quieren Ciudadanos. Al final quien toma la sabia decisión de decir aplíquese la ley es Sí Se Puede Valladolid con su abstención.

P.- El sueldo del alcalde de Valladolid estaba por debajo de esos 90.000 euros.

R.- No estoy de acuerdo.

P.- Puente, pese a que lo criticó, quería cobrar lo mismo que Javier León, por debajo de 90.000 euros.

R.- La decisión de aplicar una rebaja transitoria de equis por ciento para cada año, aparte de tener algunas dudas de aplicación, no significa que sus retribuciones no sean superiores a 90.000. Esa fue una que tomó Javier León de la Riva desde el año 2008 y se estaba aplicando, pero el sueldo de referencia estaba por encima de lo que establecía la Ley Montoro.

P.- Entonces, ¿por qué batallan ahora cuando ellos contraatacan con la rebaja del sueldo de los concejales?

R.- Quédese con la palabra contraataque. Es una moción de castigo. Por eso la hace ilegal, injusta y antidemocrática, hasta incoherente. En estos momentos, el alcalde de Valladolid le cuesta a los ciudadanos casi 100.000 euros. Lo que le cuesta un concejal de área son casi 90.000 euros. Los que dijeron, venimos aquí a bajar el sueldo siguen cobrando lo mismo, pero en qué cabeza cabe. Los que dijeron vamos a ganar 45.000 euros le están costando al Ayuntamiento el doble de lo que decían. Y me da igual que lo done o se lo regale a un señor de Murcia. El alcalde de Valladolid es el alcalde socialista de capital de provincia mejor pagado de España. ¿Sabe lo que le cuesta alguien de la oposición, como yo al año?: 2.750 euros, con esta nueva decisión. ¿Es justo que el alcalde de Valladolid cueste 36 veces lo que uno de la oposición? Ya no digo los del euro, que eso ya sería 99.000 veces.

P.- ¿Por qué no propusieron una rebaja racionalizada para todos los concejales?

R.- No estamos libres de ellos. Lo haremos cuando toque. Pero, insisto, el sueldo es lo de menos. Lo que me molesta es el control que quieren hacer de la oposición con los sueldos y las agendas.

P.- ¿Por qué le molesta hacer pública su agenda?

R.- Pero si yo soy público y transparente.

P.- ¿Entonces, qué problema hay?

R.- No estoy dispuesto a que me obliguen a poner la agenda encima de la mesa es el gobierno porque quiere controlarme. No estoy dispuesto. El ciudadano que quiera saber mi agenda que me llame y se la cuento y les doy mi número de teléfono y lo publican. Que me llamen, que se lo cuento. Lo que es lamentable es el querer controlar a la oposición. Eso pasa en otros países, en España no.

P.- ¿Tiene sentido un proyecto de soterramiento de 4 kilómetros, 1.000 millones? ¿No le parece lógica la revisión?

R.- Nosotros creemos que dejar las cosas a medias suele ser caro. Se ha invertido en el soterramiento, lo que queda no es lo más caro. En el siglo XIX, Miguel Íscar decidió soterrar la Esgueva y es una inversión que se ha estado pagando hasta muy avanzado el siglo XX, pero cambió la ciudad. Abandonar ese objetivo de ciudad es aceptar un fracaso.

P.- La realidad es que la deuda es de 400 millones y Valladolid Alta Velocidad no tiene dinero para hacer ese soterramiento. ¿Pese a eso insisten en mantener un proyecto que parece irrealizable?

R.- No creo que sea irrealizable.

P.- Dígaselo usted al Ministerio de Fomento.

R.- Pero, el Ministerio de Fomento puede haber dicho que ahora no se pueda hacer, pero no que no se vaya hacer, porque sino habría disuelto la Sociedad Valladolid Alta Velocidad y es de las pocas que permanece en el tiempo y sigue funcionando. Y apoyamos al equipo de gobierno para que reclamen al Gobierno y a la Junta que abonen las cantidades que adeudan.

P.- En el asunto de Pingüinos, ¿el actual gobierno no ha logrado hacer lo que ustedes no supieron o no quisieron cuando gobernaban: mantener viva la concentración?

R.- Habría que ver si realmente ha sido una concentración motera. En ese tema hemos intentado ser muy prudentes desde el minuto uno y reto a cualquiera a que diga lo contrario. Quisimos participar y no nos dejaron. La concentración no ha sido tal, ha sido un festival musical. Bien está el esfuerzo del Ayuntamiento, pero fue más concentración motera ‘Motauros’ de Tordesillas que la famosa fiesta de la moto, muy a mi pesar. Además queremos ver cuánto ha costado eso, porque a lo mejor ha costado mucho dinero para tener tan poca trascendencia externa. No ha habido casi visitantes externos y lo dicen los hosteleros. Fue un paseo de los vecinos de Valladolid.

P.- ¿Cree que va a haber Pingüinos 2017 en Valladolid?

R.- Ojalá. Pingüinos o lo que sea, la Fiesta de la Moto.

P.- Usted aboga por no judicializar y por ejercer su labor de control como concejales de la oposición. ¿A qué esperan para ejercer esa labor en el caso Samaniego que ha desaparecido del debate municipal?

R.- Tal vez porque tengo que reconocer que yo no domino la situación del caso Samaniego.

P.- Tiene como mínimo ocho o nueve que lo dominan perfectamente en su grupo.

R.- No sé si la dominan, estaban. Pero si tenemos que personarnos también en el tema del caso Samaniego, lo haremos. Que resplandezca toda la verdad, si estaba bien o mal hecho.

P.- ¿Va a apoyar el traslado de la Ciudad de la Justicia, toda vez que hasta el presidente del TSJ ha dicho que la apoyará?

R.- Hemos sido muy claros. La plaza de San Pablo es un lugar ideal. Pero creo que llegan tarde. Yo les digo a estos señores, ojo a ver si vais a hacer peligrar un proyecto que ya está casi a punto de empezar. Y le digo lo mismo que el presidente del TSJ, ¿ha medido usted los tiempos? Es que se puede ir al año 2025, como dijo el presidente del TSJ, si empieza a haber recursos judiciales. Pero, a mayores, no le han contado a los vecinos de Valladolid que lo que ofrecen a cambio a los propietarios de El Salvador, al Sacyl y al INSS son terrenos que están pendientes de un proceso judicial para devolvérselo a la Junta: son los terrenos de Zambrana. ¿Qué pasa si mañana la justicia dice que hay que devolvérselo a la Junta?

P.- El alcalde ha dicho abiertamente que quiere quitar la presidencia de la comisión de control de la contratación a Jesús Enríquez, ¿se ha extralimitado su portavoz, como dice el PSOE, para utilizar la comisión como un ariete contra el equipo de gobierno?

R.- Nosotros creemos que no. Es más, cualquier concejal puede pedir cualquier contrato del Ayuntamiento. Pero en siete meses de gobierno ya hemos detectado problemas en dos contratos y Puente se ha dado cuenta de que la comisión es un instrumento muy arriesgado y quiere desmontarla.

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria