Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

PROPUESTA PARA LA SUPRESIÓN DEL TREN

Puente reclama 311 M€ a Renfe y Adif para retomar el soterramiento

El Ayuntamiento aparca por ahora la modificación del proyecto para centrarse en rematar infraestructuras inacabadas como el desvío de mercancías / Pide a la Junta que aporte 9,5 millones

F. MARTÍN
11/02/2016

 

El proyecto del soterramiento del tren a su paso por la ciudad se modificará en su momento, si es que al final se modifica, pero ahora lo urgente es conseguir liquidez para que la Sociedad Valladolid Alta Velocidad, formada por el Consistorio, Renfe Adif y la Junta, remate algunas actuaciones pendientes y buscar la fórmula de refinanciar el crédito de 404 millones que se pidió en su día y que habría que empezar a devolver ya este año.
Esto es, en resumen, lo que viene a decir la propuesta que llevará el Ayuntamiento al Consejo de Administración de Valladolid Alta Velocidad del próximo día 16, en un intento por salvar una operación que, con 404 millones de deuda y mucho por hacer, se antoja muy cuesta arriba.
Con esta deuda, de la que al Ayuntamiento le corresponde pagara 101 millones, y con la devaluación del suelo, la principal fuente de financiación del soterramiento, el nuevo equipo de gobierno ve imposible el proyecto para meter el tren bajo tierra en un tramo de 5 kilómetros desde la calle Daniel del Olmo hasta el apeadero de la Universidad;la idea plasmada en el plan del arquitecto Richard Rogers. Ante este escenario, recortar el proyecto y optar por un soterramiento más modesto es la alternativa a la que apuntaron en su día tanto el alcalde, Óscar Puente, como el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, pero eso se aparca por ahora en busca de una propuesta práctica que pasa por obtener nuevos fondos y reanudar obras que ya están tramitadas y con los permisos correspondientes. Obras que a su vez permitirán liberar el suelo que luego se sacará a la venta.
Y para conseguir liquidez, lo que el Ayuntamiento plantea es algo que no gustará mucho a sus compañeros en la sociedad, creada en 2002 con el objetivo de eliminar el tren en superficie: que tiren de cartera y aporten fondos. En concreto, le pide a Renfe que ponga 118 millones, 193 al Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, Adif, y 9,5 millones a la Junta. Al Ministerio de Fomento le reclaman también que pague, en su integridad, la estación de viajeros prevista en el plan Rogers, el proyecto del arquitecto inglés que ahora está en entredicho. Estación que, dicho sea de paso, se desestimó en su momento tal y como estaba planteada para reducir costes.
En total, el Ayuntamiento reclama a sus socios 320 millones de euros para desbloquear un proyecto que está ahora sin una dirección clara, en una situación de indefinición a la espera de saber cómo se devuelve el crédito de 404 millones que arrastra la Sociedad Valladolid Alta Velocidad.
Una cantidad elevada que a Puente le parece justa. «No es más que pedir a la Sociedad lo que se debe», dijo ayer el alcalde antes de recordar que convenio firmado en su día contemplaba la permutaba unos suelos a cambio de los nuevos talleres de Renfe, «que iban a costar 50 millones» pero al final se dispararon a 200 millones. Puente argumentó que «no se puede pretender que un convenio que permutaba terrenos por unos talleres que iban a costar 50 millones sirva para unos terrenos que han costado 200» y añadió que si Renfe y Adif no están en condiciones de abonar lo que deben a la entidad está claro «dónde está el problema». Es esa diferencia la que ahora reclaman a Renfe.
La petición de fondos supone poner la pelota en el tejado de Renfe y Adif, aunque habrá que ver qué sale de la reunión del próximo día 16.
El concejal de Urbanismo defendió la propuesta que llevarán a la reunión de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad como un intento «para seguir adelante» con la operación y reconoció que el encuentro será «determinante» para saber el derrotero que tomará el proyecto del soterramiento, en vía muerta trece años después de constituirse Valladolid Alta Velocidad.

Dos años de moratoria para devolver el crédito

La propuesta que llevará el Ayuntamiento contempla la petición a los bancos con los que Valladolid Alta Velocidad tiene suscrito el préstamo de 400 millones de un periodo de carencia de dos años para empezar a devolverlo, en lugar de iniciar la devolución este año tal y como se contemplaba en el acuerdo suscrito en 2011. De los 400, BBVA, el Banco de Santander, La Caixa, Caja Madrid y el Instituto de Crédito Oficial, el ICO, aportaron 78 millones cada uno, mientras Caja Duero-España, hoy Banca Ceiss, puso los 10 restantes. El crédito sirvió para pagar tanto los nuevos talleres de Renfe en el páramo de San Isidro como el tramo de 900 metros de vía soterrado en el Pinar de Antequera, operaciones previas a la operación para eliminar las vías a su paso por la ciudad y acabar con la barrera que supone el tren.
Este año habría que devolver 125 millones de euros, 30 de ellos por parte del Ayuntamiento en un reparto que está en función de la participación que tiene cada miembro en Valladolid Alta Velocidad: el 25% tanto el Consistorio como la Junta, mientras el 50% restante se reparte entre Adif, el 37,5%, y Renfe, con un 12,5%.
Lo que ahora plantea el Ayuntamiento a sus socios es mantener el plazo de vencimiento del crédito en el 2021, pero pedir una moratoria para empezar las devoluciones en 2018. Con este periodo de carencia de dos años se pretende ganar tiempo para ejecutar infraestructuras que están pendientes -esto tendrá que ser si Renfe y Adif aceptar poner el dinero que pide el Ayuntamiento- lo que permitiría liberara suelo para sacarlo a la venta. De esta manera, con esta venta se obtendría dinero para empezar a devolver el crédito. Es como el cuento de la lechera, pero aplicado al soterramiento.
Es decir, si Renfe y Adif no aportan fondos y no se pueden ejecutar las infraestructuras que están pendientes para liberar suelo y, por tanto, no hay dinero, la devolución del crédito se complica.

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria