Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Picos de Europa, el desafío de un legado sostenible

El primer Parque Nacional de España cumple cien años ante el reto de conciliar los usos turísticos y socioeconómicos de sus habitantes con unos valores naturales y etnoculturales excepcionales que quedarán regulados este año en su primer Plan Rector

ESTHER NEILA / VALLADOLID
07/05/2018

 
Noticias relacionadas

Tacharon de loco a Pedro Pidal, marqués de Villaviciosa, cuando planteó la necesidad de proteger el «verdor infinito» de los Picos de Europa, «catedrales azules esmaltadas de nieve» capaces de «competir con Suiza» por su «belleza insuperable». El senador asturiano, principal impulsor de éste, el primer Parque Nacional de España en 1918, fue un visionario al defender la naturaleza como una gallina de los huevos de oro que entonces ya dejaba «unos 500 o 600 millones de pesetas» en el país helvético, argumentó desde la tribuna de oradores. No podría si quiera imaginar que un siglo después el turismo, con más de dos millones de visitantes anuales al espacio protegido, se convertiría en una de las principales fuentes de ingresos en una comarca que resiste mejor a la fuerza centrífuga de la despoblación rural. Velar por la sostenibilidad de los poderosos valores heredados, naturales etnográficos y culturales, es el desafío que compete a la actual generación.
Todo puede resumirse en la necesidad de compatibilizar la vida cotidiana con la protección de esta Reserva de la Biosfera. Es decir, una constante búsqueda de «equilibrios» en todos los ámbitos, reflexiona Mariano Torre, codirector del parque por Castilla y León. Desde la necesidad de proteger la actividad agroganadera que sigue moldeando el paisaje a la importancia de la conservación del lobo o garantizar unos usos deportivos y recreativos compatibles con este homogéneo ecosistema a caballo entre Asturias,León y Cantabria.

La regulación del flujo turístico es uno de los retos en el tercer Parque Nacional más frecuentado del país, después del Teide y Guadarrama. «Tanto la distribución temporal como territorial es irregular», matiza Rodrigo Suárez, director del espacio protegido por Asturias, que este año ostenta este cargo rotatorio.

Los lagos de Covadonga soportan la mayor presión, con 800.000 turistas al año, seguidos por el acceso cántabro de Fuente Dé, con 684.000. La entrada por la vertiente leonesa acumula 265.000 accesos anuales y también registra una fuerte concentración en su punto más carismático. «En León todo el mundo va al Cares», indica el codirector castellano y leonés mientras apunta a la necesidad de «diversificar la oferta».

A esa misión está llamado el nuevo centro de visitantes de Oseja de Sajambre –se está equipando su exposición interior y la apertura se espera para el verano–, que promocionará otras sendas del entorno para complementar o ‘liberar’ la afluencia masiva en el entorno de Caín.

Las prácticas turísticas quedarán recogidas pronto en el PlanRector de Uso y Gestión (PRUG) de Picos de Europa, que en julio cumple su primer centenario con la esperanza de aprobar por fin este año esta suerte de ‘Constitución’ destinada a regular los usos y compatibilidades dentro del espacio protegido. Desde que en 2011 el Estado traspasase las competencias en la gestión ordinaria, la redacción y aprobación de este texto normativo es un objetivo pendiente de los gobiernos de Castilla y León, Asturias y Cantabria.

El borrador consensuado a tres bandas está a punto de cerrarse tras recoger durante el último año las aportaciones de ayuntamientos, vecinos y colectivos implicados. La previsión es sacarlo a información pública antes de verano. A partir de entonces, el volumen de las alegaciones condicionará en tiempo y forma el texto definitivo, aunque la intención es cerrarlo antes de que culmine este 2018, explica el codirector por Castilla y León, al recordar que Picos exige «necesidades de gestión más altas que otros parques», al tratarse de un espacio con población interior y su consiguiente actividad interna –una rareza en la red nacional, siendo casi el único parque humanizado– y por requerir una gestión integrada entre las tres administraciones autonómicas.

Estas ‘reglas de juego’ serán las primeras que se apliquen con todas las de la ley después de que el Tribunal Supremo tumbara en 2005 el anterior texto normativo (aprobado por real decreto en 2002) por carecer de régimen económico y de compensación. Su principal misión será definir al milímetro qué cosas se pueden hacer en cada punto del territorio mediante una zonificación. Algo así como un gran mapa con los usos asignados a cada área. Por ejemplo, en cuanto al senderismo, establecerá las zonas por donde el andarín puede cruzar ‘campo a través’ mientras acotará aquellas otras donde no esté permitido salirse de la ruta trazada por colindar con espacios o especies de especial fragilidad. Habrá actividades que se puedan seguir practicando sin más, otras sometidas a autorización y otras que exigirán una ‘declaración responsable’, puntualiza Torre.

La vigencia del plan rector será de diez años, explica su homólogo en Asturias, al recordar que el principal reto de los administradores es «entregar a las generaciones venideras un legado medioambiental y etnocultural igual o mejorado», una misión largoplacista «compleja de casar» en ocasiones con la visión inmediata de las legislaturas políticas.

Según el director asturiano, los desafíos del Parque Nacional derivan del cambio climático, por un lado, y del devenir demográfico en el contexto global.

La presencia del hombre resulta crucial para el mantenimiento de prácticas tradicionales en el manejo del ganado. Ese laboreo sustenta los prados de siega, que atesoran una excepcional riqueza florística y de invertebrados, en particular importantes especies de mariposas que emprenderían un ‘vuelo definitivo’ de extinguirse su hábitat natural. En la última década han desaparecido un tercio de estas praderas en Picos de Europa. De la misma manera, el cambio climático amenaza la biodiversidad con la aparición de nuevas plagas y enfermedades que ponen en riesgo varios anfibios o especies como el gorrión alpino, adaptado al frío pero que puede encontrar dificultades para completar su ciclo en cotas altas.

La vigilancia de las especies centra numerosos programas, proyectos y estudios capitaneados por distintas administraciones y entidades de investigación dentro del parque, que mantiene «un seguimiento continuado para aplicar medidas adaptativas si es necesario».

Con más de 1.750 especies y subespecies de flora vascular (una quinta parte del total español), Picos de Europa es también morada de una variada fauna necesitada de cuidados donde destacan especies emblemáticas como el rebeco, el quebrantahuesos, el oso y el urogallo, cuya pervivencia es las más comprometida.

Todos los esfuerzos están encaminados a no estropear este legado fraguado durante 300 millones de años en los que plegamientos y glaciaciones cincelaron la actual topografía de este tortuoso paisaje de afiladas agujas, retorcidas gargantas y frondosos valles de bosque y pradera, capaz de generar esa «sensación indefinible del precipicio, que es parte de la sensación inefable del paisaje», según el principal valedor del Parque Nacional que ahora cumple su primer siglo de torrencial vida.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria