Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Un «pequeño paso» para Miguel

Uno de los pocos ciegos con el Advanced C1 de inglés recibe un premio nacional / «Pasé doce horas en el examen» / «Espero que sirva para que todo el mundo vea que no hay barreras»

ALBA CAMAZÓN / VALLADOLID
13/02/2018

 

Controlar un idioma extranjero es complicado para cualquiera: la gramática, el vocabulario, las expresiones formales... Pero si además no puedes ver, el reto es aún mayor. Principalmente porque los libros no están en braille, ese sistema que desde 1825 permite a los ciegos sumergirse en el mundo del conocimiento que crean los libros.

Miguel Fernández Páez, residente en Valladolid desde 2011, aprobó en junio el examen de inglés Advanced C1, un nivel avanzado que permite a este periodista con discapacidad visual de 23 años comunicarse de forma fluida en este idioma. «Sé que los idiomas se valoran mucho y que, aunque el inglés no me sirva para diferenciarme de toda la competencia, el nivel que he conseguido es un buen punto de partida», afirma Miguel en una entrevista a este diario.

En un guiño al Neil Armstong de 1969, este periodista sostiene que este logro Es un «pequeño paso» para él, «pero espero que sea un gran paso para los ciegos». El trabajo de este joven, de Nuez de Aliste (Zamora), fue recompensado el pasado viernes, cuando recibió el premio que otorga anualmente la Federación Española de Centros de Enseñanza de Idiomas (Fecei) a la contribución del bien del sector. «Cuando dijeron mi nombre, me levanté como un resorte», explica entre risas Miguel.

Este periodista, que ha estudiado los últimos seis años en la academia Warwick House, detalla los momentos posteriores a la mención del ganador: «Cuando subí al escenario, me pegué mucho al micrófono, que se acoplaba bastante porque me acercaba más de los necesario, acostumbrado a los micrófonos de radio».

Miguel, cuyo sueño es retransmitir el fútbol por la radio, decidió presentarse al examen oficial aunque él no veía «que diera el salto de calidad para presentarme con garantías y tener más probabilidades de aprobar que de suspender».

Después de trabajar durante cinco años y pasar doce horas de examen rente a un braille speak (aparato que utiliza para escribir), consiguió aprobar el C1. El Colegio Internacional de Valladolid suele ser la sede de los exámenes oficiales de Cambridge, donde se reúnen cientos de personas.

Entre ellos, Miguel, que tuvo que dedicar más del doble de tiempo de lo que destina la mayoría. «Estuve todo el día allí», explica, aunque asegura que lo siente «más» por la profesora que le acompañó durante todo el examen: «Yo tuve que ir a otra sala aparte, y la examinadora tuvo que pasar la mayor parte del tiempo cruzada de brazos, porque evidentemente ni me iba a ayudar ni resolver ningún problema».
Él necesitó más tiempo porque tardaba más en revisar los textos de la prueba de lectura o la de comprensión oral. Miguel afirma que estuvo doce horas en lugar de diez porque el braille speak no fue capaz de pasar las soluciones a tinta: «Me tocó dictar las respuestas, incluidos los textos del writing (prueba de redacción)».

Cuando Miguel iba a inglés, igual que en la universidad, era un alumno más: «Al principio los compañeros se sorprendían, pero yo daba la talla en el speaking (producción oral) para que vencieran la barrera y dijeran: ‘Vale, es ciego, pero no es tonto’», afirma.

Este zamorano recibió el reconocimiento al Premio por el bien del sector, cuya presencia en la academia ha provocado «un impacto positivo» a docentes y alumnos: «Les he ayudado a ser más descriptivos y originales para adaptarse a mis necesidades, y los compañeros han visto que si se quiere se puede, aunque se tenga una discapacidad», detalla este periodista.

Miguel reconoce también la labor de la ONCE, responsable de la transcripción de todo el material docente: «Sin los libros y las transcripciones de material extra, habría sido muy muy difícil». Después del reconocimiento obtenido, este zamorano espera y confía «en que esto sirva para que los ciegos y todo el mundo vean que no hay barreras». «Parece un discurso de autoayuda, pero es la pura realidad», sentencia.

Estos obstáculos van reduciéndose gracias a personas como Miguel, que no teme ser un pionero. Un ejemplo de ellos es que ahora mismo otra chica ciega estudia inglés avanzado en la misma academia. «Para los profesores y la directora será mucho más fácil enseñarla. Además, hay muchos materiales adaptados. Yo mismo le presté los libros. Así no ha tenido que esperar a que la ONCE se lo transcriba», explica.

Quién sabe, quizá Miguel en unos años llegue más lejos y se examine del Proficiency, equivalente al bilingüismo: «Es una posibilidad que tampoco he estudiado detenidamente, aunque lo ideal sería viajar a Reino Unido».

«En la academia sentimos muchísimo orgullo»
La directora de la academia vallisoletana Warwick House, Catherine Park, explica a este periódico que el premio recogido por Miguel Fernández es un reconocimiento «por haber hecho posible algo que a prior no es nada fácil, sobre todo cuando todos los soportes para promover la comunicación son visuales». Ç

La barrera visual del exalumno solo supuso «un reto mayor», asegura. «Vino su madre y nos dijo que quería apuntar a su hijo a clase, pero que tenía una discapacidad visual. La respuesta fue ‘sí, por supuesto’», relata Park. «Dar clase a Miguel ha sido difícil pero fácil a la vez», explica. La metodología de sus docentes tuvo que cambiar un poco, pero trabajar con Miguel «fue tan sumamente fácil» que no hubo ningún problema, afirma Park.

«Miguel ha roto una barrera», sentencia la directora de los centros. Además, los profesores de otra chica ciega pueden preguntar a los compañeros que ya enseñaron inglés a Miguel. «Ha sido un orgullo superar las dificultades juntos», concluye.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria