Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

TELEMEDICINA

Un pediatra de nueve dígitos...

Los padres primerizos son los que más marcan este número / Un enfermero al otro lado del teléfono calma a las familias y resuelve sus dudas sobre enfermedades, síntomas o medicación de menores enfermos / Las llamadas al servicio de telepediatría alivian las urgencias y las consultas al evitar cuatro de cada cinco desplazamientos a un centro sanitario

ALICIA CALVO
17/07/2017

 

La primera llamada suena a las tres en punto de la tarde. Y en los siguientes minutos se acumulan unas cuantas. El estado de nervios del que permanece al otro lado del teléfono difiere. Cuando la enfermera de emergencias Melania Morán descuelga el auricular, al otro lado hay padres alterados y otros serenos, llantos de niños o silencio de fondo. Pero al finalizar la consulta, tan sólo unos minutos después, en la mayoría de los casos una mayor tranquilidad es tan audible como lo fuera antes la agitación.

Esa es la hora en la que el servicio de telepediatría comienza a funcionar a diario, en sustitución de los centros de salud. Los festivos funciona las 24 horas.

Muchas jornadas arrancan con dudas por unas décimas de fiebre. A un menor le duele la cabeza y su madre no sabe si llevarle a algún centro para que le vea un especialista o no requiere tanta premura y no necesita salir de casa.

Melania ya tiene práctica en estas señales de alarma. Le pregunta por otros síntomas que le orienten para poder emitir su consejo. «No verlos es una dificultad añadida, pero estar entrenados en este servicio de emergencias nos permite tener fluidez para imaginarnos su situación y saber discernir si estamos ante patología banal o hace falta una acción inmediata», comenta sobre una atención que evita cuatro de cada cinco desplazamientos a los centros sanitarios.

Tras los dígitos 900222000 se encuentran respuestas para dudas sobre la salud de menores de 14 años. Aunque la edad abarca distintas etapas infantiles, son más frecuentes las cuestiones de progenitores primerizos, de niños que no han rebasado los dos años. Aunque hay de todo.

El teléfono, gestionado por uno o dos profesionales de enfermería –según el turno– en el centro de Emergencias Sanitarias de Valladolid, atiende a todos los castellanos y leoneses que se encuentren dentro y fuera de la Comunidad y recibe una media diaria de casi 50 consultas pediátricas; 17.240 sólo en el último año.

De ellas, más de 13.000 se resolvieron mediante consejo telefónico, sólo 2.497 usuarios fueron derivados a un hospital y otras 1.619 personas pudieron esperar para acudir a los recursos de Atención Primaria: las urgencias del centro de salud o a una cita con su pediatra.

Estas cifras favorecen una descongestión de las salas de espera, aunque el coordinador del centro coordinador de emergencias, Emilio Domínguez, precisa que el personal que asiste «no da diagnósticos ni receta fármacos, sino que se limita a asesorar telefónicamente en asuntos sanitarios».

El efecto no sólo se percibe en la agilidad de la asistencia o en el alivio para Primaria o las Urgencias hospitalarias ante casos que no revisten gravedad, también en la confianza de quien descuelga en busca de orientación, a veces en horas complicadas, como la madrugada. «Al que llama le tranquiliza saber que no está solo ante un problema así porque con los niños a veces la preocupación es alta si les ves mal y no sabes cómo actuar. Les damos seguridad», explica esta enfermera vallisoletana.

Respecto al menor, Melania subraya la importancia de «evitar que vaya a un centro sanitario con riesgo al contagio de cualquier infección si no es necesario, además del trastorno del traslado». Y presume de que su formación –periódicamente reciben cursos específicos de pediatría para reciclarse y estar al día– les lleva a discernir cuándo se encuentran ante un caso urgente, aunque indica que éstos son puntuales.

El teléfono continúa sonando. A las dudas sobre una medicación mal administrada, que se resuelve por teléfono, le sigue una sospecha de que un bebé no orina. Melania le recomienda que acuda al servicio de urgencias de Primaria. Caídas, golpes, diarrea, febrícula e incidentes por la lactancia completan la primera tanda de llamadas.

Lo más habitual son consultas por aparición de fiebre, tos, vómitos, diarreas, errores de medicación y dudas sobre las dosis del tratamiento, pero también hay quien llama porque su bebé tiene «el culo rojo o no come». Ahora es temporada de preguntas sobre picaduras de insectos.

Para los interrogantes sobre las dosis de medicación o las vacunas, Melania dispone de una chuleta que ojea de vez en cuando. La carpeta con distintos protocolos, horarios de pediatras de guardia y la indicación sobre los fármacos más frecuentes según la edad y el peso no faltan entre sus folios.

Cuando responde al teléfono ya cuenta con información previa. La llamada entra primero a los operadores del 112, que se encuentran tan sólo a dos filas de la mesa en la que trabaja el equipo de emergencias sanitarias. Un grupo de nueve de sus enfermeros atiende por turnos las consultas de telepediatría.

Los telefonistas del 112 localizan el incidente, toman los datos del menor y del adulto y anotan un teléfono por si la comunicación se interrumpe o si las líneas de los enfermeros permanecen ocupadas, y éstos le devuelven la llamada a los pocos minutos. «Se entiende que los casos de más urgencia no pasan por este servicio de consulta más básica, así que no pasa nada si esperan cinco minutos o diez. No suele ser más», aclara esta asesora, que explica que algunas voces terminan resultándole familiares.

Melania no recurre únicamente a la experiencia o a la información escrita en sus hojas, las tres pantallas que tiene delante le sirven de guía para otras cuestiones. En la de la derecha aparece la localización; en la central, la ficha personal. Si la incidencia requiere que les informe sobre qué centro de salud hay cerca, en qué lugares se encuentra un pediatra de guardia, echa mano de las coordenadas, y la base de datos on line hacen el resto.

No sólo llaman los padres. Los ‘canguros’ de la propia familia se alarman con facilidad. «Los abuelos y tíos, cuando se quedan con los niños, recurren con frecuencia a este teléfono», añade Melania.

Y no utilizan esta herramienta únicamente quienes se encuentran en Castilla y León. Las vacaciones dispersan a los castellanos y leoneses por zonas muy dispares y desde muchas de ellas marcan esos dígitos si se produce algún incidente o algún niño se encuentra mal.

Desde Cantabria, Canarias, Cataluña, Galicia e, incluso, el extranjero han recibido estos últimos días llamadas a este número gratuito, que se implantó como proyecto piloto en 2013 en Valladolid capital y poco a poco se expandió hasta cubrir y promocionarse por toda la Comunidad.

Aunque el flujo principal de este teléfono responde a la telepediatría, también dispone de otras funciones dentro de la telemedicina. Es una suerte de tres en uno. El mismo número y personal resuelve consultas sobre la gripe y sirve de guía para el peregrino en cualquier punto del Camino de Santiago a su paso por Castilla y León si surge alguna cuestión sobre su salud.

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria