Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

UNA MUJER | UN MUSEO / NATI VILLOLDO

«Mi vida está entre el encaje de Tordesillas y la arquitectura de La Cabrera»

JAVIER PÉREZ ANDRÉS / VALLADOLID
04/08/2018

 

Natural de Venta de Baños (Palencia), Nati Villoldo regresó a su tierra después de vivir 30 años en Cataluña. Es una apasionada de la historia de los tejidos y las técnicas de confección, por eso creó el Museo del Encaje de Tordesillas, que pronto cumplirá dos décadas. Ahora vive entre la villa turresilana y Villar de Monte, en La Cabrera leonesa, donde ha abierto una ‘filial’ del Museo del Encaje. Nati fue más allá y, siguiendo el rastro de la etnógrafa Concha Casado Lobato, entró de lleno en La Cabrera, donde se enamoró de sus gentes, sus costumbres y su arquitectura tradicional. Ha comprado y rehabilitado viviendas para convertirlas en museos.

Pregunta.- ¿Por qué un museo dedicado al encaje?

Respuesta.- En toda Europa, el encaje forma parte de la cultura y está declarado de Interés Cultural por la Unesco en muchos países. Aquí tuvimos nuestro periodo de esplendor entre los siglos XVI y XVII. Son suntuosos, autóctonos y muy artísticos.

P.- ¿Tan importante fue esta artesanía?

R.- Ni artesanía ni manualidad: el encaje es un Arte, con mayúsculas. En el museo tenemos 35.000 piezas catalogadas de un valor histórico incalculable; una biblioteca especializada en textiles, con más de 15.000 volúmenes; y otros muchos documentos, como testamentos. De gran importancia son las piezas de frisado de Valladolid, que es el encaje de las fundaciones de Santa Teresa de Jesús, el encaje a la aguja, de oro, plata y sedas. Solo hay 20 piezas en el mundo y dos están en Tordesillas. Recientemente hemos adquirido un espejo, bordeado de punto de Tordesillas, el encaje de Ana de Austria, reina de Francia, y solo existen cuatro en el mundo. Es la estrella del museo.

P.- ¿Qué me dice del encaje de bolillos?

R.- Hay muchas técnicas, pero todas derivan de Persia y Egipto. En España se introdujeron a través de judíos y árabes. Incluso hay dibujos celtas con formas de encaje, y bolillos romanos que se conservan en el Museo Arqueológico de Palencia. El término ‘encaje’ aparece en el siglo XVI, está en documentos de mercaderes de Medina del Campo. También tenemos piezas del antiguo Reino de León, de los siglos XVI y XVII, realizados en lino, sin patrón, con el diseño memorizado.

P.- De Tordesillas a La Cabrera, ¿qué encontró allí para quedarse?

R.- Si en Tordesillas hemos rescatado lo culto y lo erudito, La Cabrera es cultura popular. En esa zona se cultivó el lino, por eso buscábamos los antiguos bordados de León, que eran magníficos, pero nadie sabía nada. Así que viajamos a La Cabrera y allí estaban, en los paños de ofrenda, en las camisas noviales, en los rituales de las danzas… Y todo, de la mano de Concha Casado Lobato. Esto nos llevó a conocer el lugar, comprar antiguas viviendas y crear museos etnográficos en ellas.

P.- ¿Por qué hace todo esto?

R.- Porque amo profundamente mi tierra, es un paraíso. Y la valoro más porque la he visto desde fuera, cuando he viajado por muchos países del mundo. Me he propuesto dedicar mi vida a la cultura de Castilla y León y en eso estoy.

P.- Explíqueme eso del voluntariado del medio rural…

R.- Pues no sé. Nosotros trabajamos de forma privada, altruista, intensa, para que los pueblos y la cultura no desaparezcan. Cada uno pone su grano de arena. Nadie nos obliga a hacer nada, pero tenemos la responsabilidad de conservar nuestro patrimonio. Sí, los políticos están ahí, pero buscan metas que no entroncan con la cultura, aunque parezca que la defiendan.

P.- ¿Cómo recuerda a Concha Casado Lobato?

R.- Fue mi maestra en La Cabrera. Coincidíamos mucho. Era muy perseverante y a todos convencía cuando quería llevar a cabo cualquier cosa.

P.- ¿Todo lo antiguo debe recuperarse?

R.- Todo formó parte de la vida de nuestros antepasados. No hay futuro sin pasado, por eso es tan importante que los niños conozcan cómo vivían sus abuelos. Nosotros recibimos a cada persona, explicando el uso de cada cosa, organizando talleres, haciendo que los museos tengan actividad. Por ejemplo, una antigua navaja de afeitar… ¡pero si tenemos hasta fotografías del señor que la utilizaba! Todo eso nos aporta vida, ilusión y contribuimos a que La Cabrera no se muera.

P.- ¿Qué le sugiere la palabra despoblación?

R.- Talón de Aquiles en toda España. Mira, yo he viajado por toda Europa para conocer lugares deshabitados y recuperados, con magníficos ejemplos en Estonia, Eslovenia, Croacia… Hay muchas zonas que viven de la artesanía y del turismo controlado, sin degradar los entornos. Nosotros hacemos algo, rescatando viviendas, pajares, hornos… de forma muy ortodoxa, conservando completamente lo que había en su interior. Y luego hay que fijar población con personas preparadas y formadas que quieran vivir en estos entornos. Lo estamos consiguiendo en algunos pueblos de La Cabrera.

P.- Ha vivido muchos años en Cataluña, ¿cómo ve la situación?

R.- Viví 30 años en Barcelona, pero ya llevo otros 30 en Tordesillas. Cuando llegamos allí ya pasaba lo que sucede ahora, pero era distinto. Yo hablaba y escribía catalán, bailaba la sardana, nos introdujimos a tope en la cultura catalana… Todo era perfecto, hasta que aparecieron las presiones y las obligaciones. Por eso decidimos marcharnos. La situación actual es muy difícil, nadie sabe cómo va a terminar.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria