Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

UNA MUJER | UNA TRAGEDIA - MARÍA JESÚS OTERO

«La catástrofe de Ribadelago también es Memoria Histórica, con mayúsculas»

JAVIER PÉREZ ANDRÉS / VALLADOLID
15/07/2017

 

María Jesús Otero es profesora de Literatura. Acaba de publicar ‘Tráeme una estrella’, un libro sobre Ribadelago que aborda el antes y el después de la tragedia que arrasó esta localidad zamorana el 9 de enero de 1959, cuando se rompió la presa de Vega de Tera. Fue una de las supervivientes: nació en este pueblo y tenía solo diez años cuando todo sucedió. Con este libro, Otero reivindica la memoria de los habitantes y recuerda su trágico destino..

PREGUNTA.- ¿Se ha contado todo sobre la tragedia de Ribadelago?

RESPUESTA.- ¡Qué va! Se han contado pocas cosas: algunas son mentira y otras distorsionan la realidad. Lo esencial no se ha contado todavía, por ejemplo las historias de todas las personas que vivieron esa tragedia. Cuando aquello sucedió, vivíamos en una Dictadura y se hizo callar a mucha gente. No es cierto que nos dieran las casas: las pagamos. Y así muchas cosas más.

P.- ¿Lo que ocurrió aquel 9 de enero de 1959, ¿es también Memoria Histórica?

R.- Por supuesto, la catástrofe de Ribadelago también es Memoria Histórica, con mayúsculas. Tuvo una dimensión nacional y mundial. La prueba está en cómo respondió la prensa internacional, donde se encuentran, posiblemente, las mejores colecciones de fotografía y artículos de prensa.

P.- Lo vivió en primera persona con diez años. ¿Cómo lo recuerda?

R.- Por la noche nos acostamos pronto. Cuando estábamos en el primer sueño, fui yo quien se despertó y alertó, porque una vecina nos estaba avisando desde el alto de la peña. Mi padre se levantó, se sentó en la cama y dijo: "La presa de Vega de Tera ha reventado". La noche estaba oscura y gélida; no había luz y lloviznaba. Junto a nuestra casa aparecieron enormes bloques de algo que no sabíamos qué era. Pensé entonces que el Lago de Sanabria se había colocado delante de la puerta de casa.

P.- ¿Cómo fue la vida después?

R.- En el periodo inmediato la vida no existía: era un deambular y solo había dolor. Hay que pensar que a mucha gente se le fueron padres, hermanos, tíos y abuelos. Tengo que decir que nos acogieron con mucho cariño en Benavente, en Zamora, en Toro…

P.- Los recuerdos, el desarraigo, el olvido, la injusticia… ¿qué fue lo más duro?

R.- El dolor por los seres queridos que ya no estaban. El pueblo español nos arropó enseguida, pero la injusticia llegó más tarde. Porque los más mayores se empezaron a dar cuenta de que la ayuda no llegaba como debía, que los precios que se habían pagado por lo perdido eran miserables, en algunos casos bajo chantaje... Nunca se trató de arreglar aquel tremendo boquete que se abrió en nuestras vidas.

P.- ¿Es verdad que decidió silenciar su origen porque sentía que la tragedia de Ribadelago era un estigma?

R.- Lo que pasaba en realidad es que no éramos capaces de contarlo. No había palabras para expresar los sentimientos, la conmoción que vivimos y lo que nos pasó. Como era tan difícil, preferíamos callar. Escribir ‘Tráeme una estrella’ ha sido liberador.

P.- ¿Cuál es el argumento?

R.- Uno es la historia de una superviviente de Ribadelago; el otro es la historia del pueblo a través de la biografía de esta mujer, Patoxo, que además nos transmite las vivencias de sus antepasados. El personaje principal es una mujer real, tiene más de cien años.

P.- Ha escrito el libro por las víctimas y supervivientes olvidados, y porque es importante recuperar la memoria…

R.- Y por hacer un canto a la naturaleza del entorno, pero lo que más me interesa es recuperar la dignidad de nuestros mayores y de sus antepasados.

P.- ¿Todavía no se ha hecho justicia, 58 años después?

R.- No se ha hecho, no. Los que quedamos cada vez somos más conscientes de ello.

P.- ¿El Museo de la Memoria abrirá sus puertas algún día en Ribadelago?

R.- Nos está costando tanto trabajo… que no lo sé. Cuando pregunto a las autoridades locales me dicen que es un problema de la Junta; y cuando pregunto a las provinciales y regionales me dicen que el Ayuntamiento no ha entregado lo que se le ha pedido. Ojalá podamos desbloquear esta situación. ¡Pongámonos a ello ya!

P.- Lo cuenta en su libro, ¿cómo fue la llegada de Miguel de Unamuno al Lago de Sanabria?

R.- Honorino Requejo, uno de los dueños del balneario de Bouzas, tuvo mucho que ver con el viaje de Unamuno a Ribadelago. Él era un abogado influyente que ejercía en Salamanca y entonces luchaba para recuperar la utilidad del Lago. Honorino pensó que merecía la pena implicar a Unamuno en esta lucha. Le invitó a visitar el balneario de Bouzas el 31 de mayo de 1930. Llegó al medio día, comió truchas pescadas en el Lago, y esa noche lo contempló a la luz de las estrellas. Fue entonces cuando gestó su ‘San Manuel Bueno, Mártir’. Al día siguiente subió a Ribadelago y pudo comprobar cómo vivían sus gentes, paradójicamente, con mucha pobreza, a pesar de tener un recurso natural tan importante al lado y de ser, de algún modo, sus propietarios.

P.- ¿Qué le parece el estado en el que se encuentra Bouzas, aquel romántico hostal?

R.- Mis antepasados trabajaron en él y conozco la historia desde sus inicios. He de decir que quien lo creó fue un cura de Ribadelago, el padre Fidel Ramos. Y que, en los años 20 llegó a su máxima fama, incluso internacional. Me da muchísima pena su abandono.

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria