Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Igea: «Estuve desagradable y enfadado, pero no recuerdo amenazas a Collantes»

El responsable de redes de Cs y un testigo ratifican que exclamó por dos veces: «Si vuelves a meterte con mis familiares te arranco la cabeza» / La acusación solicita una multa de 1.800 euros y el pago de las costas

Í. ARRÚE VALLADOLID
03/12/2019

 

El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, aseguró ayer en el juicio celebrado en Instrucción 5 como acusado, que no recordaba haber proferido amenazas contra Borja Collantes, responsable de redes en Valladolid de Cs, del tipo «te voy a arrancar la cabeza» o «te voy a destrozar a tí y al partido», si mentaba a sus familiares en redes sociales, en una acalorada discusión que mantuvieron el pasado 8 de marzo en plena votación de primarias.

El demandante, Borja Collantes, se ratificó en lo manifestado en fase de instrucción y también el testigo de la discusión, Mario Pulido, quien declaró que escuchó las tres expresiones amenazantes, una testifical que podría inclinar la balanza hacia un fallo condenatorio.

Habría que retroceder muchos años, quizá décadas, para encontrar un caso de falta (actual delito leve) en los juzgados de Valladolid que haya levantado tanta espectación mediática como el que ayer sentó en el banquillo al consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, Francisco Igea, por supuesta amenaza a un miembro de su partido Ciudadanos en la convulsa mañana del 8 de marzo de 2019, cuando se estaban celebrando las primarias para cabeza de lista a la Junta entre Silvia Clemente y el propio Francisco Igea.

La expectación no era por la pena máxima a la que puede ser condenado, una multa de 1.800 euros, sino por la repercusión de la misma, incluso con proyección nacional, habida cuenta del delicado momento de la formación liberal. Según el código ético de Cs, un cargo del partido deberá dimitir si es condenado por sentencia judicial. Pero para llegar a ello, si la suerte es desfavorable al médico en primera instancia, habrá que esperar meses hasta que el fallo sea firme.

Un buen comienzo es siempre la mejor garantía de salir librado de esta engorrosa demanda y ayer Igea se aprestó a describir una conversación con el demandante Borja Collantes como «tensa», «desagradable» y en la que actuó «muy enfadado», pero en la que, insistió, no llegó a proferir amenazas contra el que era y sigue siendo responsable de redes sociales de Cs en la ciudad de Valladolid.

DEDO EN LA FRENTE

Recordemos el contexto de la discusión y de las supuestas amenazas. Eran las 12.30 horas de la mañana del viernes 8 de marzo de 2019. Ciudadanos había iniciado dos horas y media antes la votación de las primarias entre Clemente e Igea. El plazo de votación concluía a las 10.30 horas del día siguiente. En la noche anterior habían proliferado los tuits con mensajes descalificativos y de apoyo a cada uno de los candidatos.

Igea detectó mensajes en la red social Twitter, atribuido alguno de ellos al usuario «@palmerovalladolid», en el que se aludía a la vinculación familiar de Francisco Igea con un imputado en el denominado caso de supuesta corrupción de las «Eólicas», el empresario Patricio Llorente, quien es su cuñado.

Igea vio más. Observó cómo Collantes y palmerovalladolid retuiteaban sus mensajes. Y sabedor de que Collantes había mostrado su apoyo abierto a Silvia Clemente en la campaña con «fotos» y «piropos», según narró ayer el abogado de Igea, llegó a pensar que eran la misma persona. Al menos, muy cercanos.

Así que esa mañana de sábado, Igea, que acababa de salir del Museo Patio Herreriano, se topó casualmente con Collantes y Pulido en la plaza de la Rinconada, en la trasera del edificio del Ayuntamiento. Y fue a por Collantes. Según la denuncia, presentada el lunes 11 de marzo, tres días después, no dijo ni ‘buenos días’ y soltó sus amenazas a Collantes.

Collantes mantuvo en su denuncia que Igea le dijo: «La próxima vez que hables de mi familia te reviento la cabeza», frase pronunciada dos veces y acompañada de la colocación del dedo índice entre las cejas del denunciante. Además, remató su amenaza con una tercera ‘observación’: «Si vuelve a salir algo de mi familia te destrozo y reviento el partido por dentro, porque tengo documentación que si sale a la luz va a hacer mucho daño».

El vicepresidente de la Junta admitió ayer en el juicio la discusión, pero no las coacciones. «Las amenazas son falsas, hasta el punto que al final, seguimos hablando, fumando un cigarrillo y en un tono más calmado».

El consejero sí admitió que fue una discusión «desagradable», «en tono elevado», con «carácter». «Era una fecha en la que se habían lanzado en días anteriores falsedades, difamaciones en medios y se estaba intentando torcer la voluntad de la gente. Fue una semana dura que me hizo llegar a un enfado extremo cuando vi que mi familia estaba pagando por mi trabajo. ¡Eso no lo iba a tolerar!», exclamó Igea.

El vicepresidente de la Junta sí llegó a reconocer que dijo a Collantes que iba a reventar el partido, pero con la documentación pertinente que poseía y solo en el caso de que prosperasen las malas artes internas. Y abundó en que después de un inicio tenso, habló con Collantes de forma más distendida sobre el partido con distintos criterios. «Él decía que Cs era como una empresa y apoyaba a la candidata oficial. Y yo le repliqué que en esta empresa los militantes son los accionistas y nos debemos a ellos».

Precisamente la defensa del denunciado intentó en todo momento llevar al contexto de las luchas Clemente-Igea el origen de la trifulca, algo que no logró. La jueza le paró en seco en todos sus intentos. También en la aportación de una prueba en la misma línea y en el testimonio de dos testigos. «Lo que pasó en esa fecha con las primarias es de sobra conocido. ¡Por favor ciñánse en este juicio en lo que ocurrió el 8 de marzo!», exclamó varias veces la magistrada.

COLLANTES Y LOS TUITS

El denunciante Collantes se ratificó en su denuncia al cien por cien. Aseguró que no ha vuelto a hablar con Igea desde entonces y que no existía hasta el 8 de marzo ninguna animadversión mutua, que supiera. Negó de forma radical ser palmerovalladolid hasta el punto de que aportó a la Policía su móvil, su portátil y la CPU para que verificaran que no habían salido esos tuits de sus terminales.

Sobre el agrio encontronazo del 8 de marzo dijo que Igea llegó «nervioso», «alterado», con los «brazos de su plumífero como hinchados» y con una mirada más saltona de lo normal. «Ante lo que me decía, yo solo respondí:Te juro que no he hecho eso. Es más, me parece mal», respondió.

«Hubo un minuto en que pensé que sí me iba a pegar», declaró Collantes, antes de dejar claro que el resto del tiempo, otros catorce minutos, prosiguió la conversación más tranquila la conversación «aunque no como amigos». Sobre el tiempo en que tardó en presentar la denuncia, tres días, explicó que había pasado ya lo malo y ese fin de semana se lo dedicó íntegro a su hija, aunque siempre teniendo claro que iba a dar el paso.

INCREDIBILIDAD

Pero esta tardanza en presentarse ante la Policía de Parquesol fue utilizada por el letrado de Igea, Carlos Castro, para sugerir un uso espurio de la misma, ya que, según su razonamiento, entre la discusión y el lunes, se consumó el frenazo de la proclamación de Clemente como vencedora «y los estatutos de Cs dicen que un delito de amenazas puede acarrear la expulsión del partido», apuntó Castro. «Creemos que en esta denuncia puede haber causa de incredibilidad subjetiva, que puede haber razones distintas al amor a la verdad», insistió.

El letrado calificó de muy sorprendente que palmerovalladolid volviera a la palestra el lunes 11 de marzo, al poco de interponerse la denuncia, para enviar la noticia a medios nacionales y regionales. «Si palmero no es usted, es alguien muy cercano, porque ha calcado la hora y el minuto de la presentación de la denuncia». Ante esta aseveración, Collantes se limitó a decir que ese día repartió la denuncia a «mucha gente».

Castro interesó la absolución de Igea, recordando que la trasera del Ayuntamiento, con la Policía Local al lado y con un testigo, «no es el escenario idóneo para una amenaza», y apuntó además que para calificar este delito leve es necesario que la amenaza sea «verosímil, seria y creíble», algo que, a su juicio, no se cumple.

Collantes cometió un pequeño error al asegurar que todo el proceso había llegado a juicio por la Fiscalía. La jueza le recordó que era todo lo contrario: había sido por su iniciativa ya que no intervino la acusación pública.

Su abogada interesó una condena de delito leve de amenazas al recordar que el denunciante y el testigo se ratificaron de forma «contundente» en sus declaraciones iniciales. Censuro los intentos de la otra parte de «politizar» el proceso desde el principio y elogió la discreción de su cliente. «Solo se conoció cuando Igea convocó a la prensa en septiembre».

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria