Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CONVERSACIONES POLÍTICAS CON ALFONSO FERNÁNDEZ MAÑUECO, PRESIDENTE DE LA JUNTA

«Hay que hacer una estrategia al alza para corregir desequilibrios, no a la baja como dice la izquierda»

PABLO R. LAGO / VALLADOLID
06/10/2019

 

-Caminamos hacia los cien días simbólicos del pacto de gobierno. ¿Cómo va la puesta en marcha del pacto, cómo lo ve usted, qué es lo que cree que hay que corregir, lo que hay que intensificar porque va bien?

-En cualquier gobierno que empieza, el rodaje cuesta. Sea monocolor o sea de coalición. Es verdad que en este país, y sobre todo en Castilla y León, no estábamos acostumbrados a los gobiernos de coalición. Estamos más acostumbrados en este país a hablar y a mandar, que a escuchar y a ceder. Yo creo que todos hemos hecho un ejercicio importante de escuchar, de dialogar, de ceder de nuestras posiciones para entendernos con el otro, y eso es algo muy importante. Por otro lado se están tomando medidas sociales, fiscales, de compromiso con el mundo rural, muy, muy importantes y yo estoy satisfecho. La valoración que hice hace unos días en el Parlamento es de satisfacción y yo creo que en esto tenemos que tener una visión mucho más larga. Ir con las luces largas, y tener una visión muy amplia de futuro.

-Después de los resultados electorales, nadie daba un duro por un gobierno de PP-Cs. Es más, el único que tenía confianza en llegar a un pacto con Cs era usted. La palabra que utilizaba era «tranquilidad». ¿Por qué esa confianza? ¿De dónde procedía?

-De un análisis adecuado de los resultados electorales. La mayoría de los votantes habían votado por la moderación. Habían votado por la apuesta de políticas liberales y de centro. Habían apostado por un compromiso de un gobierno en el que hubiera nuevas caras. Yo representaba también esa nueva cara. Venía de un partido que tenía una larga trayectoria en el gobierno de esta Comunidad pero, por otro lado, también había apostado por un partido nuevo que nos ayudara a hacer esa transición, a hacer ese cambio.

-Nada hacía pensar que Cs, después de la campaña electoral que hizo, podía apoyar al PP. Parecía predestinado a un acuerdo con el PSOE y más tras ganar las elecciones.

-Ahí también está la habilidad, la capacidad de diálogo y entendimiento que hemos demostrado a nivel personal y a nivel político las dos fuerzas, y también las dos personas que nos hemos sentado en la negociación, Francisco Igea y yo, pero no sólo. Ha habido más personas que han estado negociando.

-Su vicepresidente Francisco Igea se significó al principio que no quería un pacto con el PP. Y, es más, dijo que usted no era su presidente ideal. Es cierto que en una entrevista con EL MUNDO DE CASTILLA Y LEÓN ha dicho que estaba equivocado. ¿Qué es lo que cree que le ha hecho cambiar de opinión?

-No lo sé. Tendría que preguntárselo a él. La verdad es que no hemos hablado de ello. Pero sí que he dicho en varias ocasiones que detrás de ese aspecto que tiene él de persona a veces, digamos, brusca, hay una persona que escucha y que cuando le pones encima de la mesa evidencias, razones, argumentos lo analiza, lo interioriza y es capaz de rectificar. Y yo creo que hemos encajado bien, y somos totalmente distintos, pero nos complementamos muy bien. El impulso y la fuerza que él tiene se complementan, no porque yo no tenga fuerza, con que yo soy más reflexivo y más prudente, y nos complementamos con su impulso y mi prudencia.

-¿Qué es lo que hay que cambiar, si es que hay algo que cambiar, para ajustar del todo el engranaje de la coalición de gobierno? Usted ha reconocido que como en todos los matrimonios hay discrepancias y cuando hay discrepancias se discuten, se hablan y se resuelven.

-Eso me lo ha enseñado Paco Igea. Me ha dicho, es verdad que en el Gobierno tenemos que tener una posición única y dialogar, y habrá discrepancias, y las había en gobiernos monocolor de un partido y de otro. Pero no es malo tampoco que a nivel de fuerzas políticas, en el Parlamento o en otros lugares, somos partidos distintos; coincidimos en muchas cosas, pero es cierto que vamos a tener posiciones distintas. Me lo explicó, me convenció y me pareció bien. ¿Qué es lo que tenemos que seguir haciendo? Seguir hablando y seguir dialogando mucho. No coincidimos al cien por cien en todas las decisiones que se toman. Me imagino que hay decisiones que yo he tomado que a él no le gustan, y hay decisiones que él ha tomado que a mí tampoco me gustan, pero eso es lo habitual en un gobierno monocolor y de coalición también.

-¿Está usted satisfecho con el equipo que han montado con las consejerías?

-Sí, sí.

-¿Con los suyos y con los de Ciudadanos?

-Con los míos y con los de Cs porque ya no hay míos ni suyos, ni del PP ni de Cs. Somos un equipo al servicio de las personas de Castilla y León. Un gobierno con un objetivo, hacer las cosas bien, de la mejor manera posible y desde luego acertar.

-¿Pero no se le escapa que su vicepresidente, que es muy tuitero como Óscar Puente, sólo significa y ensalza en redes sociales la actividad de los consejeros de Cs?

-No lo sabía.

-Por eso se lo cuento yo para que usted lo sepa. ¿Tampoco le preocupa?

-No.

-Acaban de llegar y se encuentran con una amenaza de conflicto con los sindicatos y una huelga del funcionariado. ¿Se va a poder reconducir?

-Espero. Si cuando un gobierno dice política de mano tendida, vamos a negociar, vamos a entendernos, vamos a llegar a acuerdos, espero que los sindicatos estén a la altura de la tradición de moderación, de diálogo, de entendimiento para cumplir y ejecutar los acuerdos. Lo de las 35 horas es un problema muy complejo porque está en juego la calidad de los servicios públicos. Y eso está por encima de cualquier cuestión. En segundo lugar, yo me he comprometido a las 35 horas y a la recuperación de todos los derechos sociales de los trabajadores públicos a lo largo de la legislatura. Está en mi discurso de investidura. Y no sólo lo he dicho en mi discurso de investidura, lo he dicho en un acto con medios de comunicación en Madrid, lo he dicho en el inicio del curso escolar en Zamora, he dicho que donde se tiene que materializar eso es en las mesas de negociación. Y yo lo que hago es invitar a los sindicatos a dialogar, a entendernos y a llegar a un acuerdo.

-Ellos lo que están diciendo es que había un pacto con el anterior gobierno y piden un horizonte más claro. ¿Cuándo cree que se podrían cumplir esas 35 horas?

-Lo que les pido ahora es que nos sentemos y negociemos. Si yo fuera ellos, es lo que haría. Sentarme, escuchar, dialogar, negociar. Eso es lo que se espera de representantes sindicales maduros. Si lo que están intentando es meter presión, este gobierno es un gobierno sólido. Si lo que quieren es una negociación, negociemos. Y yo les invito a la negociación con una política de mano tendida en un problema en el que la garantía y la calidad de los servicios públicos está por encima de todo. Recuperación de los derechos sociales, por supuesto. Cuestiones organizativas que hay que resolver. No es lo mismo las 35 horas en una oficina que en un centro educativo o en un hospital. Por tanto, lo que hay que hacer es sentarse, remangarse, trabajar, tener paciencia y capacidad de diálogo y negociación.

-Y cuando a usted le responden que no cumplen las 35 horas y sin embargo sí modifican el impuesto de Sucesiones para premiar, según dicen, a los más ricos, ¿tiene algo que ver una cosa con la otra?

-No tiene nada que ver. El tema de las 35 horas, ¿es un tema económico?, hombre, tiene una repercusión económica que también hay que valorar y negociar, pero el tema del impuesto de sucesiones... y si quiere entramos en ello. Sucesiones y Donaciones es un impuesto injusto que afecta al cien por cien de la sociedad de Castilla y León y es algo de lo que me siento profundamente orgulloso y satisfecho, de que el año que viene sea una realidad que ya no exista la figura del Impuesto de Sucesiones, ni de Donaciones de padres a hijos en la Comunidad. Respecto a las 35 horas, vuelvo a insistir, es cuestión de materializarlo. Es un problema complejo. Tenemos que actuar con responsabilidad. Y yo también le pido a los sindicatos que siendo conscientes de que ellos tienen la capacidad de exigir lo mejor para los empleados públicos, también actuemos con responsabilidad, no poniendo en riesgo la calidad de los servicios públicos, y trabajemos para materializar de la mejor manera posible los aspectos organizativos que tiene este asunto.

-Esto viene precedido de un contexto un tanto inestable, la perpetua campaña electoral, y eso les ha llevado a todos los partidos a una subasta de promesas difíciles de cumplir. Especialmente sus socios, que prácticamente prometieron que iban a cambiar la sanidad de un día a otro. Claro que se han dado cuenta de que es distinto ver las cosas desde fuera que verlas desde dentro.

-Es verdad que en este país llevamos demasiado tiempo de campaña electoral. Y es fundamental que de cara a las elecciones del 10 de noviembre los españoles afrontemos ese proceso con la búsqueda de la estabilidad. Quién ha traído estabilidad a este país, que lo reflexionen. Respecto de los programas electorales, todos hacemos programas electorales, pero eso se materializó en el acuerdo de gobierno de las cien medidas y, por supuesto, habrá muchas más medidas que ese propio acuerdo y mi propio discurso de investidura, que es lo que definitivamente fue votado.

-Ahora que habla de elecciones. ¿Pablo Casado es el líder que necesita el Partido Popular después del batacazo que se pegó en las pasadas elecciones generales?

-Por supuesto. La gente piensa que uno madura más con los éxitos. Yo creo que se aprende más con los fracasos que con los éxitos, si eres capaz de sobrevivir al fracaso. No fue un fracaso de Pablo Casado. Fue un fracaso colectivo del Partido Popular.

-Fue un batacazo electoral.

-Bueno, batacazo electoral colectivo. Y las circunstancias vinieron de otra manera. Yo creo que ha madurado y ha aprendido mucho y, desde luego, creo que ahora tiene un bagaje y una experiencia que no tenía hace ocho meses. En todo este proceso que hemos vivido, ha estado demostrando cómo va ganando día a día.

-¿Las relaciones del partido regional del PP, del que usted es presidente, son buenas, son cordiales? Lo digo también porque ha habido ciertas tensiones, como fue el caso de la Diputación de Valladolid.

-Son buenas, pero en algunos aspectos ha faltado un poquito de cariño.

-¿De quién a quién?

-De algunas personas de Génova hacia Castilla y León. Algunas personas no son conscientes de lo que significa el Partido Popular de Castilla y León.

-Tal vez se dan cuenta ahora, que van a modificar listas, de que hay que escuchar al territorio. En ese batacazo se participó también desde Castilla y León, pero por un problema de listas que se hicieron un poco de espaldas de los territorios.

-Hubo muchas circunstancias. Por lo que yo he hablado con el presidente nacional y el secretario general, que es el que lleva más directamente estos temas, se va a tomar y escuchar más al territorio.

-Usted a la falta de cariño ha respondido con lealtad. Lo ha hecho con lealtad acogiendo a Maroto y a Cosidó.

-Han sido cuestiones distintas.

-Sí pero ha tenido que acoger a dos refugiados políticos, por así decirlo.

-Nacho es de la tierra. Javier Maroto, efectivamente, se me pidió desde la dirección nacional, lo analizamos, se tomó la decisión y una persona que se ha jugado la vida por la libertad y la democracia en su tierra y en nuestro país, las personas del PP, y en general del País Vasco que han defendido al PP, al PSOE a otras fuerzas políticas son muy queridas en Castilla y León. Y él lo está demostrando con su compromiso diario, con su presencia en Castilla y León y con su defensa de los intereses de Castilla y León en el Senado. Nacho Cosidó es otra circunstancia distinta, ha preferido pasar a una etapa más profesional y está trabajando en un puesto de asesor, en un nivel más técnico y profesional, en temas vinculados al mundo rural.

-¿Le incomodó la controversia que se generó con Maroto?

-Un poco, sí.

-¿Y la entendió?

-Sí, la entendí también.

-Vamos a hablar de Comunidad. De forma un tanto insensata, y por responsabilidad de su partido y del PSOE, se han resucitado los agravios y las peleas, especialmente en Valladolid y León. Y digo que de los dos porque tanto usted como Tudanca coinciden en que no es importante. Pero sus dirigentes lo elevan a los plenos. Y digo que es insensato porque la Comunidad tiene que tener más preocupaciones de esas peleas que no están en el imaginario de la gente, pero que sí se les puede hacer volver.

-Yo lo que he dicho exactamente es que éste es un debate del siglo pasado. Los temas de sentimiento son muy sensibles. Se zanjaron en el siglo pasado y no quiero decir más. Voy a demostrar con mi presencia y con los hechos del Gobierno que tenemos que hacer todo lo posible para que ese sentimiento que pueda existir de agravios o de rivalidades tiene que desaparecer. Tenemos que hacer un esfuerzo para que todos los territorios y todas las personas vean cercanas a su presidente y al Gobierno de Castilla y León. Ahí me voy a volcar y me voy a implicar personalmente. Voy a ir hasta el más humilde de los rincones de esta tierra y también voy a estar defendiendo Castilla y León en las tomas de decisión en Madrid, en Bruselas, donde haga falta.

-Usted ya es un conocedor de Castilla y León. Pero sí que tiene que afrontar una cuestión que, con la crisis, se ha ido acrecentado, los desequilibrios entre territorios. No sé si ustedes tienen claro la decisión de estrategia de Comunidad con lo que supone de valentía decir a un territorio, tú no te puedes dedicar a esto tienes que dedicarte esto. ¿Cómo se va a acabar con eso si solo son planes puntuales de Ávila, de Soria…?

-Yo lo diría de otra manera, los indicadores de la Comunidad son buenos. Si analizamos ya provincia a provincia pues hay diferencias, pero si analizamos dentro de la provincia hay ciudades que están muy bien y ciudades que están muy mal; zonas que están muy bien y otras que están mal. Lo que tenemos que hacer es una estrategia de Comunidad que intente corregir los desequilibrios no a la baja, como ofrecen las fuerzas políticas de izquierdas, sino al alza. Tenemos que volcarnos con aquellos territorios, aquellos lugares, aquellas zonas, aquellas ciudades que están pasando por momentos de dificultad. Que nos vean más cercanos, hacer una apuesta especial. Y ahí tengo que decir algo muy importante. Es necesario hacer a Castilla y León atractiva para los inversores nacionales e internacionales y uno de los elementos fundamentales es el suelo industrial. Tenemos que tener más y mejor suelo industrial y en mejores condiciones económicas para que puedan acceder los empresarios. Queremos, de la mano de los ayuntamientos y diputaciones, que haya suelo industrial público en todas las grandes ciudades y municipios de Castilla y León. Punto uno. Punto dos, que estén mejor comunicados y no sólo me refiero a la comunicación, a lo que son las infraestructuras viarias, a las carreteras…, mejor comunicados desde el punto de vista de la transformación digital. Tiene que haber banda ancha, que llegue a todos los polígonos industriales. Y en tercer lugar, bajar los precios, una media del 15% de bajada del suelo industrial. Habrá sitios donde sea un 10% como mínimo y habrá otros donde podrá llegar a un 50%, en función de la situación de dificultad económica que vivan en esos lugares.

-El primer síntoma de esa estrategia es la Conferencia de presidentes de Diputación y de alcaldes. Usted advierte, vamos a dejarnos de mirar qué hay de lo mío para mirar qué hay de todos. Pero al día siguiente aparecen los plenos de Valladolid y León hablando de lo suyo.

-Bueno. En primer lugar quiero agradecer a todas las alcaldesas y alcaldes, a todas las presidentas de Diputación y presidentes, al presidente del consejo comarcal del Bierzo, al representante de las juntas vecinales, a todas las personas que allí estuvieron, a los miembros del Gobierno regional, porque no faltó nadie. Allí había una pluralidad política muy importante. Quiero agradecerlo porque ese es el compromiso de que cada uno tiene que defender lo suyo, pero el Gobierno regional tiene que pensar en lo de todos y yo creo que se ha entendido. El Gobierno de Castilla y León tiende la mano a todos los alcaldes, alcaldesas, a todos los titulares de ayuntamientos y diputaciones, independientemente del color político porque las personas a las que nos tenemos que dirigir no entienden ni de competencias ni de un partido político contra otro. Tenemos que ponernos de acuerdo para resolver los problemas que tengan. Y ahí se demostró esa voluntad de entendimiento y de acuerdo. Hacer una puntualización: yo me he comprometido a visitar los principales ayuntamientos de capital de provincia y diputaciones, Consejo del Bierzo, el Ayuntamiento de Ponferrada, las principales ciudades, Miranda, Aranda… Iré visitando todos los municipios. Lo quería haber hecho ahora, no sé si ahora es el mejor momento por el periodo electoral, pero inmediatamente que acabe el periodo electoral me pondré en marcha y eso será una realidad. Voy a recorrer todos y cada uno de los ayuntamientos de capitales de provincia, diputaciones provinciales y principales ayuntamientos de nuestra Comunidad. Y también voy a dedicar un espacio, no puedo ir a los 2.248 ayuntamientos, pero también me voy a preocupar de los pequeños municipios, que son las señas de identidad de Castilla y León y de España.

-Esta semana también se ha reunido usted con los portavoces de los grupos parlamentarios. Tudanca casi ha dado por roto cualquier tipo de entendimiento con el Gobierno después de la reunión.

-Yo salí satisfecho y creo que el encuentro fue institucional y cordial. Como todo el mundo tuvo la oportunidad de ver duró mucho más de lo que estaba previsto y yo le agradezco al jefe de la oposición que entienda que, por encima de las rivalidades políticas, nunca personales, está el interés general de Castilla y León. Y le volví a insistir que al menos hay unos acuerdos importantes firmados de la legislatura pasada que su partido y él deben cumplir. Y no puede utilizar excusas para no cumplirlo.

-¿A cuál se refiere?

-Principalmente, el de la financiación autonómica. Ese acuerdo se firmó cuando el Partido Popular gobernaba en España. Y ese acuerdo hay que defenderlo gobierne el Partido Popular después del 10 de noviembre o no gobierne el Partido Popular después del 10 de noviembre. Los intereses de las personas de Castilla y León están por encima de los partidos políticos.

-¿En cuestiones trascendentes, importantes, aunque ustedes no lo necesiten, se va a empeñar, como hacía su antecesor, en llamar a Tudanca para intentar buscar acuerdos y que participe en la toma de decisiones aunque el Gobierno sea de ustedes?

-El Gobierno le corresponde a la Junta de Castilla y León sustentada en dos fuerzas políticas, Partido Popular y Ciudadanos, y desde luego hay cuestiones de Comunidad que es fundamental que esté el Partido Socialista y sería deseable que estuvieran más fuerzas políticas, pero el Partido Socialista en determinadas cuestiones debe estar. Yo no soy quien debe tomar las decisiones en nombre del Partido Socialista, pero creo que eso es importante. Dicho esto, al que le corresponde el Gobierno, vuelvo a insistir, es a PP y Ciudadanos.

-¿Y usted, aparte de la relación institucional y cordial, que se asume de dos políticos maduros, tiene alguna aspiración de que va a haber colaboración en el PSOE?

-Lo espero y lo deseo, al menos en los principales acuerdos. En la Política Agraria Común tienen que estar al lado de los agricultores y ganaderos, es que es fundamental. Castilla y León no se entiende sin su mundo rural y el mundo rural son los agricultores y ganaderos. Hay muchas más cosas, también la industria agroalimentaria, el turismo y muchos elementos que componen el mundo rural. Ahí tiene que estar. En la primera línea de defensa junto al Partido Popular y con Ciudadanos tiene que estar el Partido Socialista. Si ellos quieren hacer dejación en ese terreno, no será porque no le ofrezcamos la posibilidad. En el acuerdo de reindustrialización también tiene que estar el Partido Socialista en primera línea junto al Partido Popular y a Ciudadanos. Si él no quiere, será su problema. Y, por último, en el tema de exigir, reclamar, reivindicar, pedir, solicitar, demandar…, elijamos el verbo que elijamos…, los dineros que afectan a la financiación autonómica, anticipos a cuenta, la liquidación del IVA y el Fondo de Compensación Interterritorial, esas tres cuestiones nos las tiene que abonar el Gobierno de Sánchez, lo considero fundamental. Es una auténtica tomadura de pelo la actitud del Gobierno Sánchez y de la ministra de Hacienda. No se reúnen con nosotros, hacen los anuncios en actos de partido, nos ha estado todo el verano chantajeando, no a las fuerzas políticas sino a las personas de Castilla y León y de otras comunidades autónomas. Y ahora en un acto ya de falta de crédito político dice que va a liberar los fondos antes de las elecciones generales. Yo creo que España necesita otro presidente del Gobierno.

-Dentro de lo que han introducido en los 100 acuerdos programáticos de gobierno, porque lo pidió Cs y porque no les quedó más remedio, tres comisiones de investigación en las Cortes. ¿Convendrá que un poco paradójico sí que resulta el que vayan ustedes a investigar a su anterior gobierno que era de su mismo color y en el que había compañeros que ahora están en el Gobierno?

-Bueno, se llaman comisiones de investigación, se podía haber utilizado el nombre de comisión de transparencia, es un poco la filosofía de Cs y de Paco Igea. Yo creo que si hay dos ideas que caracterizan a este Gobierno son el diálogo y la transparencia. Los dos representamos las dos ideas, me refiero a Cs Francisco Igea, y yo como representante del PP. Yo hago un poco más de hincapié en el diálogo y él hace más hincapié en la transparencia y en la información. Creo que el dar, el abrir las ventanas, el que la gente vea que no hay nada que ocultar, eso, desde mi punto de vista, no va de investigar, va de dar información, de que la gente tenga claro que vamos a hacer un ejercicio de transparencia, nos lo ha pedido Cs. A mí me han pedido que vaya, pero no tengo mucho que decir sobre ese asunto.

-¿Irá a la comisión eólica?

-Si me llaman las Cortes yo iré, por supuesto. No tengo nada que ver con ese asunto.

-Hombre, no le quedará más remedio porque fue Cs el que insistió en que fuera en la pasada legislatura, inexplicablemente porque usted no estaba ni en aquel Gobierno ni en aquellas áreas de Gobierno.

-A mí me llamaban, me convocaban en mi condición de secretario regional del PP, en mi condición de ex consejero, pero bueno, yo siempre estoy a disposición del Parlamento para dar las explicaciones que sean pertinentes, en las sesiones ordinarias o en otras circunstancias.

-¿O sea que abrirá la comisión con su comparecencia?

-Bueno, no lo sé, no es una causa.

-¿Y las demás comisiones? Porque han abierto otra con el plan de medios ¿Cree que hay algún chanchullo en el plan de medios? Insisto, se abren las comisiones cuando hay indicios de algo, pero abrir una comisión por decir, parece criminalizar...

-No, no criminalizar, dar la máxima transparencia e información para que todo el mundo vea lo que se estaba haciendo, estoy convencido de que se estaban haciendo bien las cosas.

-La sanidad, tema complejo, muy complejo. La pregunta, porque la consejera, no se si no se aclara o no lo tiene claro es ¿qué van a hacer al final con los consultorios rurales? Si pudiera aclarar qué va a pasar con los consultorios rurales y la atención médica en los pueblos.

-Vamos a ver, primero, la Sanidad de Castilla y León es de primer nivel, no solo porqué así lo digan los usuarios, los pacientes, los profesionales de toda España, sino porque cuando hemos necesitado la Sanidad pública fuera de nuestras fronteras, especialmente fuera de España, nos damos cuenta de la diferencia que hay entre la Sanidad pública de Castilla y León y la de fuera. En segundo lugar, lo que tenemos que hacer es mejorar lo que hay, no cambiar por cambiar sino cambiar para mejorar. Y mejorar de la mano de los profesionales, de las fuerzas políticas que están implantadas en el territorio y ahí tendremos que hacer todos un debate profundo. Cuando hablamos de financiación autonómica estamos hablando de la financiación de los consultorios médicos, de los centros de salud, de los hospitales. Si por algo nos sentimos orgullosos es porque tenemos hospitales de primer nivel, pero también tenemos centros de salud y consultorios de primer nivel, con profesionales de la sanidad de primer nivel y ahí, en las actuales circunstancias, tenemos que hacer una reflexión y un debate sereno, no solo el Gobierno, también las fuerzas políticas que sostienen al Gobierno, también las fuerzas políticas importantes en este Parlamento para abordar el tema de los consultorios locales y la carencia de médicos. No hay médicos, pero no hay médicos en España porque ha habido un déficit de planificación y ahora nos encontramos con que hay especialidades, lo ha dicho la consejera en varias ocasiones, con un déficit importante. No es un problema ni de Castilla y León ni de este Gobierno. Es un problema que viene heredado y en toda España. Tenemos que hacer un esfuerzo y adoptar medidas rápidas y prioritarias y otras a medio y largo plazo.

-Seguimos sin aclarar qué va a pasar con los consultorios locales. A lo mejor no va a pasar nada, pero se ha creado una inestabilidad en el mundo rural que no es necesaria.

-A la consejera le gusta escuchar a todo el mundo, le gusta explicar sus opiniones y bueno pues, en ese digamos encuentro de ideas, tiene que ir recogiendo el planteamiento de no solo su opinión, que es muy importante y prestigiosa, sino la de muchos elementos, representantes sindicales, colegios profesionales, representantes de los ayuntamientos y de las diputaciones.

-Lo digo porque sus socios en campaña pusieron mucho énfasis en la Sanidad y prácticamente decían que la Sanidad era un desastre en Castilla y León y que lo iban a arreglar en media hora. Ya sé que la consejera no es militante de Cs, pero tendrá que asumir los postulados de Cs, digo yo.

-Sí, todos tenemos que asumir en parte nuestro pasado. Hombre, fui yo también el que dije que la Sanidad de Castilla y León es de primer nivel y, en segundo lugar, que la crisis económica en toda España había afectado muchísimo a la situación económica y social y que también en algunos servicios públicos se había producido una bajada, que después se fue recuperando pero habían quedado desordenados los recursos. Nuestra responsabilidad ahora es reordenar, organizar mejor esos recursos y en esa labor estamos, escuchando, dialogando, contrastando opiniones y es en la tarea en la que está la consejera de Sanidad.

-¿Van a elaborar presupuestos, aunque no sea en tiempo y forma porque no hay Gobierno, aunque sean más tarde?

-Sí. El año que viene habrá presupuestos lógicamente. Tenemos que esperar a que haya un Gobierno, que inicie el techo de gasto, y también cuáles van a ser las bases principales del presupuesto nacional. España necesita un Gobierno cuanto antes. Es una irresponsabilidad manifiesta de Pedro Sánchez que nos hayamos tirado un año sin presupuestos, es una irresponsabilidad que le inhabilita como dirigente. Dicho lo cual, son los españoles los que tienen la voz el 10 de noviembre y nosotros esperaremos a que haya ese Gobierno. Espero que sea antes de final de año y a partir de ahí trabajaremos sobre bases más sólidas que las que tenemos ahora, que no existen.

-Si el PSOE volviera a ganar las elecciones no les quedará más remedio que abstenerse para favorecer que haya un Gobierno. Porque claro, pedir que haya un Gobierno y no favorecer que lo haya... Ya sabe lo de repicando y en misa, no puede ser al mismo tiempo todo.

-Bueno, vamos a ver qué es lo que ocurre, yo estoy convencido de que si somos capaces de comunicar bien nuestro programa de gobierno, el PP tiene la posibilidad de liderar el futuro gobierno de este país.

-¿Remontar desde 66 a superar al PSOE, usted cree que eso puede pasar?

-Vuelvo a insistir, creo que si explicamos bien nuestro programa de Gobierno se puede producir esa situación, que el PP sea quien lidere un nuevo Gobierno en este país.

-¿Qué le ha pasado al PP para haberse encontrado con la desafección de la gente de una forma tan brusca? En el panorama general y en Castilla y León.

-Han sido muchos factores. La moción de censura, injusta e inexplicable e inexplicada, y también el desgaste de mucho tiempo y determinados hechos que en algunos casos nos abochornan y que están en la mente de todos. De cara a las próximas elecciones generales estoy convencido que el Partido Popular va a recuperar posiciones con claridad.

-¿En algún momento tuvo dudas tras las elecciones? Lo digo porque después de 32 años de victorias consecutivas del PP, 17 victorias en Castilla y León, usted que había participado activamente prácticamente en todas desde los tiempos de Lucas, ahora le tocaba asumir el estigma de haber perdido. ¿En algún momento tuvo usted alguna duda de seguir?

-En ningún momento. Si uno analizaba el panorama nacional, nos dábamos cuenta de que en Castilla y León estábamos bastante por encima de la media. Me parece que, salvo Murcia, el mayor porcentaje de voto lo sacó Castilla y León. A medida que uno se acercaba al terruño, Salamanca era una provincia donde habíamos ganado, ya en las generales, luego en las autonómicas con distancia y en la capital de la provincia. Quiero trasladar ese mensaje de que conozcan el proyecto del Partido Popular de Castilla y León con mayor detenimiento en todos los rincones de la Comunidad.

-Esa pérdida de poder es muy importante. Ustedes solo gobiernan en un ayuntamiento de capital de provincia que es precisamente el que usted gobernó en Salamanca. ¿Eso qué dice? Eso dice muchas cosas.

-Eso dice que tenemos que hacer un esfuerzo de mayor cercanía a la calle, de trasladar el mensaje con mayor claridad. Hacer un esfuerzo de comunicación, de contacto más directo con las personas. Probablemente tenemos que hacer autocrítica y decir que el Partido Popular se desconectó durante un tiempo de la calle.

-¿Cree que eso pasa por que haya una renovación, una regeneración, un cambio importante en las estructuras del PP de Castilla y León?

-Es una mezcla de muchas cosas. Explicar mejor el mensaje, explicar mejor la gestión de gobierno, incorporar nuevas personas. Yo creo que en el PP no sobra nadie, pero sí hacen falta más personas de la sociedad civil que se incorporen a puestos de responsabilidad, en el Parlamento, en la gestión. En eso estamos haciendo un esfuerzo importante y tenemos que seguir haciéndolo en el futuro.

-Y eso también pasará por incorporar gente que gane. Le hablo por ejemplo de Ávila. Ustedes tienen el Ayuntamiento de Ávila en manos de una persona que es del PP y ha sido del PP toda la vida. ¿Va a hacer un esfuerzo por recuperar a esa gente?

-Yo lo que voy a hacer es un esfuerzo por dialogar con todo el mundo. Todas las personas que formaron parte del PP o que sin ser del PP estaban cerca de sus postulados tienen las puertas abiertas del PP. Tenemos que ampliar la base, tenemos que hacer más grande nuestro partido.

-Y en todo esto, en vísperas de unas elecciones, reaparece Silvia Clemente, que fue su número 3 en el partido, y se autodeclara apta para la política otra vez.

-Pues me parece bien. Vamos no es que me parezca bien, es que no tengo criterio sobre este asunto.

-¿Por qué dice Silvia Clemente las cosas que dice del PP? Llegó a decir que se le extorsionó.

-Lo desconozco. No puedo ayudarle en ese sentido.

-¿A usted le sorprendió su marcha tan brusca?

-Sí. Además, me sorprendió porque me enteré por una tercera persona.

-¿Habla con su antecesor, con Herrera, le pide algún consejo?

-Sí, sí, sí. Hombre, hay momentos, pero hemos estado hablando todo lo que ha sido el proceso preelectoral y luego el posterior de negociación y formación de gobierno. Hasta el verano hemos estado hablando prácticamente a diario.

-¿O sea, usted se deja aconsejar por Herrera?

-Por supuesto. Y después del verano hemos hablado en varias ocasiones, hemos comido en alguna ocasión con más personas. En fin, sí. No sólo con él. A mí me gusta escuchar a todo el mundo.

-¿Y cuál es el consejo más importante que le ha dado en este tiempo?

-Hemos hablado de muchas cosas. Lo que me ha dicho en alguna ocasión es que llega un momento que el que toma las decisiones soy yo y, a veces, es ahí donde se nota la soledad del presidente por un lado, y también el sentirse uno fuerte a la hora de tomar esas decisiones.

-¿Lo más difícil del pacto fue la configuración del final del gobierno? Aunque ustedes dicen que no, pero había dos personas que Cs cuestionaba, una Quiñones y otra Carnero.

-No... Momento difícil era en el que pusimos negro sobre blanco el acuerdo de gobierno y la estructura. Las personas, no voy a decir que fueran un hecho casi simbólico, pero no fue lo más difícil. Las ideas y cómo ejecutar las ideas, eso fue lo más importante.

-De todos los retos que tiene el Gobierno, lo más importante lo que hemos hablado, ¿qué es lo que más le obsesiona?

-El empleo, la situación económica. El Gobierno de España, el Gobierno de Sánchez, no está afrontando con la planificación y la responsabilidad debida los problemas derivados del Brexit, los problemas derivados de la guerra chino-americana. Y, además, ahora la nueva amenaza de aranceles a productos agroalimentarios de la Unión Europea. Eso me preocupa mucho: la incidencia que pueda tener en nuestra comunidad.

-Aunque demos la sensación de que somos muy rurales somos una comunidad muy industrializada, por ejemplo el sector del automóvil es muy potente aquí. ¿Le preocupan los anuncios que se están haciendo? Cierres de turnos de Renault en Palencia y Valladolid, cierres en Iveco, Michelin, que todos están propiciados por una economía globalizada. ¿Le preocupa la situación de esos turnos, qué van a hacer ustedes, se van a plantear una reunión con todo el sector?

-Primero, Castilla y León tiene, me parece que son, seis puntos de diferencia a favor respecto de la media de España. España está en el 14 % del PIB industrial y nosotros en el 20. A mí eso me preocupa, pero más que eso me preocupan los anuncios irresponsables y frívolos del Gobierno de Sánchez contra el diésel y contra sectores estratégicos de nuestra Comunidad, en algunos casos ya irreversibles: el carbón o la nuclear, Garoña y ahora las térmicas. Eso me preocupa muchísimo más. Lo otro me preocupa mucho, pero estos anuncios frívolos e irresponsables de Sánchez, que van directos a la línea de flotación de la industria automovilística y energética de nuestra Comunidad, me preocupan muchísimo más.

-Decía usted antes que iba a ser beligerante con el Gobierno de Madrid, sea cual sea. Hasta ahora ha estado usted bastante tímido, ahora son los comienzos... El otro día, por ejemplo, con el ministro de Fomento. No hay una Comunidad con tantas infraestructuras y tan empantanadas como en ésta, que no han avanzado absolutamente nada con el Gobierno de Pedro Sánchez.

-Yo al Ministerio de Fomento le exigí que cumpliera los compromisos. La 122 que se acabe, desde la frontera portuguesa hasta Soria. Que no solo vaya avanzando el tren de alta velocidad, sino los trenes convencionales; hay que hacer un esfuerzo en el tren de mercancías Aranda-Madrid, y en el tren convencional. Mejorar el AVE a Madrid y Soria-Madrid, eso me parece algo fundamental. Y yo, vamos, estoy exigiendo. Y si le pregunta usted al PSOE dice que me estoy pasando. Creo que no solo hay que ser exigente, sino también ser leal.

-¿Le va a pedir al PSOE y a Tudanca, por ejemplo, que en ese sentido compartan con ustedes el nivel de exigencia sea cual sea el Gobierno?

-Sí, por supuesto. Eso es lo que hablábamos el otro día y es lo que he trasladado. Yo creo que las infraestructuras no entienden de colores políticos. Tenemos que hacer un esfuerzo por acabar el desdoblamiento de manera definitiva de la 122, que sea una realidad ya. No puede ser que estemos sometidos al vaivén de los colores políticos en los gobiernos de España. Hay muchos tramos, sobre todo entre Aranda y Soria, que tenían que estar abiertos ya y no lo están. Y eso se lo dije al ministro públicamente, se lo dije en privado y lo dije también en Soria y en Zamora.

-Y ya para acabar, su vicepresidente tiene pendiente un juicio por amenazas a un compañero de partido. Usted ha mostrado su respaldo, pero, evidentemente, si le condenan, ¿tendría que dimitir? ¿Hablamos de hipótesis pero entendemos que si le condenan tendría que dimitir?

-Vamos a ver, él me dio las explicaciones pertinentes, a mí me convencieron. En segundo lugar, confío en la presunción de inocencia. Y en tercer lugar, creo que esa es una hipótesis que de producirse no afectaría para nada al Gobierno de la Comunidad.

-¿Por qué?

-Porque no. Porque eso no afecta a su responsabilidad como…

-La ex vicepresidenta de esta Comunidad, Rosa Valdeón, tuvo que dimitir por una cuestión que era ajena a su cargo público. Al concejal de Cs, Jesús Presencio, lo expulsaron por una situación que era ajena al ejercicio de su cargo público también. Y, además, hay que añadir que, claro, cuando se produce el caso de que unos son los mayores moralistas que han existido desde Sócrates, pues tendrán que aplicarse lo mismo, ¿no?

-Yo el caso de Presencio lo desconozco. El caso de Rosa Valdeón fue una decisión personal, estaba pasando un mal momento. Lo que es la vida, luego salió apoyando a Paco Igea. Pero insisto, creo que no tiene nada que ver una cosa con la otra. Y ahí yo me aplico siempre la máxima de la prudencia. En la mesa de mi despacho está El arte de la prudencia de Baltasar Gracián, es recomendable para todo el mundo.

-Ni pedir ni rehusar…

-Ya lo dice Gracián: ‘Pise firme siempre en el medio y no vaya por extremos, que son todos peligrosos’.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria