Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La grúa pierde ‘clientes’ en la zona azul

Retiró 194 vehículos el año pasado por incumplir la ORA, frente a los 600 de 2016 L El Ayuntamiento remolca, de media, 15 vehículos al día en la ciudad / Un tercio fueron ‘desplazados’ por algún evento puntual

ESTHER NEILA / VALLADOLID
16/04/2018

 

La grúa tuvo menos actividad que nunca en la zona azul. El año pasado sólo remolcó 194 vehículos por incumplir el reglamento de la ORA, frente a los 600 de 2016. Es cierto que en la última década la cifra marca una tendencia en descenso (en 2008 se retiraron 1.031, en 2009 otros 871...), pero la caída del último año es más que notable (del 68%). El concejal de Seguridad, Luis Vélez, lo atribuye a una «mayor concienciación» de los conductores vallisoletanos, en general «bastante respetuosos con los pagos y el aparcamiento». Algo habrá influido también la nueva aplicación de pago a través del móvil, Telpark, implantada en 2017 en la ciudad, que facilita la colocación y renovación del ticket sin pasar por la maquinita.

La mayoría de los coches fueron retirados por no ‘colocar el papel’ (física o virtualmente) en el salpicadero. Menos habitual es que los controladores llamen a la grúa por sobrepasar los minutos abonados. En estos casos, se tramita una sanción, que puede ser anulada al momento. Desde la Policía Municipal aseguran que los vigilantes actúan con flexibilidad y sólo cuando el tiempo excedido es muy amplio se procede a su retirada.

En conjunto, las grúas remolcaron el año pasado 5.739 vehículos por diversos motivos de la vía pública en Valladolid. De media, 15 al día.

No todos ellos habían cometido una infracción. El mayor volumen, de hecho, corresponde a lo que la jerga policial denomina ‘desplazados’, es decir, automóviles movidos de sitio con motivo de la celebración de algún evento puntual. Por ejemplo, para que pase una procesión de Semana Santa o para que discurra una prueba deportiva. Lo primero es vallar la zona para advertir de que el estacionamiento quedará limitado temporalmente. Si después de eso queda algún vehículo, los agentes intentan localizar al conductor para que lo mueva. Y, si no es posible, se procede a su traslado a un lugar próximo, dejando una pegatina blanca y azul en el lugar de retirada para emplazar al conductor a llamar al 092 para localizar su vehículo. En la zona centro, lo habitual es llevarlo al aparcamiento de la Feria de Muestras. El año pasado, más de dos mil vehículos fueron movidos de sitio por este motivo, lo que representa más de un tercio de la actividad total de las grúas en la ciudad.

A continuación se sitúan varias infracciones por mal estacionamiento. Medio millar de unidades fueron remolcadas por aparcar en zonas de carga y descarga, otras tantas por hacerlo en zonas reservadas y en accesos señalizados con vado.

Otros 402 vehículos fueron retirados por ‘indocumentados’, es decir, por carecer del permiso de circulación obligatorio o por ponerse al volante sin ser poseedor del carné de conducir. O por tenerlo retirado temporalmente por pérdida de puntos. Cuando se detectan casos como estos, el vehículo queda inmovilizado. Y «si nadie puede hacerse cargo» para llevarlo a otro lugar, se llama a la grúa.
Lo mismo sucede cuando se intercepta a una persona manejando en estado de embriaguez o bajo los efectos de las drogas: 188 casos el año pasado, otro aumento relevante, del 68%. Hasta hace unos años, cuando un conductor daba positivo en el test, se le emplazaba a aparcar el coche o la moto inmediatamente y hasta el día siguiente, una vez pasados los efectos. «¿Qué sucedía en la práctica?, que al cuarto de hora te lo encontrabas conduciendo su coche otra vez», relata José Antonio Ramos, responsable de Relaciones Externas de la Policía Municipal. En consecuencia, si ningún acompañante puede conducir con seguridad, ahora se remolca el turismo al depósito para evitar un peligro público.

Por su implicación en un siniestro de tráfico fueron remolcados 127 vehículos, frente a los 114 del año anterior. Cuando tiene lugar un accidente y el coche queda ‘intransitable’, lo habitual es que la compañía de seguros particular se haga cargo del coche siniestrado para transportarlo al taller. Sólo cuando no es posible que lo haga la póliza actúan las grúas municipales. Por ejemplo, cuando el conductor ha resultado lesionado y trasladado a un centro hospitalario.

También sube la actividad dentro del epígrafe ‘otros’, un cajón desastre donde tienen cabida todos los supuestos que no encajan en el resto de conceptos. Por ejemplo, la indisposición puntual de un conductor o un vehículo con la puerta abierta y objetos de valor en su interior, dado que ahora, con la generalización de mecanismos de cierre eléctricos, muchos ya no se pueden clausurar bajando el seguro. En total, por esta diversa casuística, acabaron en el depósito municipal 235 vehículos el año pasado, 50 más que un año antes.

Los que han descendido en la última década son los casos de abandono. Se trata, según la ley de tráfico, cuando un coche lleva más de un mes estacionado en el mismo sitio con indicios de estar abandonado o presentando deficiencias (ausencia de matrícula, cristales rotos, aristas cortantes...), que pueden entrañar algún riesgo. «Intentamos localizar al propietario. Si el coche está bien, se dan unos plazos», explica Ramos. Pero «si presenta algún riesgo o está dado de baja», se procede a su retirada. En estos casos, los agentes suelen actuar de oficio, aunque también pueden hacerlo al recibir el aviso de algún vecino.

Los coches remolcados son trasladados al depósito de El Peral, excepto aquellos sustraídos o implicados en un robo, que van a dependencias de la Policía Municipal o Nacional. Por accidente, robo, en prevención de robo o algunos casos de embargo están exentos de abonar las tasas correspondientes. Para el resto, sacar el coche del parque municipal cuesta 99,66 euros. A esa tasa fija hay que añadir 83 céntimos por hora de permanencia. Eso, con independencia de las sanciones que, en cada caso, puedan originar las posibles infracciones cometidas.

Ese dinero sirve para sufragar un servicio (la retirada y traslado del vehículo) que, en Valladolid, está externalizado en parte. En torno al 20% de las grúas son propias del Consistorio y el 80% restante, de una concesionaria cuyo contrato termina este verano. En la actualidad, la concejalía está redactando el nuevo concurso para la adjudicación.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria