Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Fiscalía pide 20 años para el presunto asesino de su madre en Parquesol

El acusado de 38 años habría matado a su madre, que sufría un ictus, con sobredosis de barbitúricos y posteriormente huyó a Benidorm / El fiscal considera que lo cometió por la carga de cuidados que le suponía

J.I.FERNÁNDEZ VALLADOLID
06/12/2019

 

A finales de enero de 2018 el barrio de Parquesol se despertó con la terrible noticia de que presuntamente un hijo había matado a su madre. Mario F.M., de 38 años, era detenido en Benidorm, donde había huido después de haber asesinado a su madre, (según confesó a la Policía) Sacramento M.T. de 71 años, y que padecía un ictus que le había afectado al lado de derecho de su cuerpo.

Casi dos años después, la Audiencia Provincial, mediante el sistema de jurado popular, juzgará en seis sesiones (del 13 al 20 de diciembre) el caso para el que la Fiscalía solicita 20 años por asesinato tras administrarle dosis letales de barbitúricos y rematar con la colocación de algodones en la boca y en la nariz y tapar con una almohada. Finalmente falleció por los efectos depresores del sistema nervioso central por dosis letales de codeína. Unos hechos que tuvieron lugar en el domicilio ubicado en el número 15 de la calle Federico Landrove Moiño.

La acusación entiende que el hijo tomó «unilateralmente» la decisión de acabar con la vida de su madre debido a la carga que ésta suponía para él debido a los cuidados que precisaba tras haber sufrido un ictus. Además, considera que era «plenamente consciente» de que su madre «no tenía capacidad para comprender ideas complejas y tampoco para tomar decisiones».

El acusado, sin antecedentes penales, se encontraba sin empleo desde el año 2015 y vivía de la pensión del padre, pero tras la muerte de éste en mayo de 2017, sobrevivía de la pensión de viudedad de su madre. Sin embargo, dos meses antes, Sacramento M, había sufrido un infarto isquémico y permanecía durante el día encamada o en silla de ruedas, ya que no podía andar de forma independiente, y tenía afectado el habla. Esto provocaba que su hijo tuviera que realizarla todos los cuidados, aunque también contaba con la ayuda de una empleada del hogar por horas.

La Fiscalía recuerda que tras el asesinato de la madre, el detenido viajó hasta Alicante en tren, posteriormente en taxi hasta Benidorm y se alojó en el Hotel Bali, donde protagonizó un intento de suicidio mediante la ingesta de pastillas que finalmente no se produjo. Además fue dejando notas en lugares visibles del hotel que anunciaban su intención de suicidarse, con frases como «Por favor, no me ayuden, quiero morir».

Cuando se personó la policía en el hotel confesó que había matado a su madre en su domicilio. Según la acusación, Mario F.M. presenta «un trastorno obsesivo compulsivo, tiene una capacidad intelectual límite y un trastorno depresivo recurrente», si bien «es capaz perfectamente de comprender lo que está bien y lo que está mal». Además asegura que quiere que «se le tenga lástima».

El acusado confesó que había acabado con la vida de su madre porque él tenía «muchos problemas» y ella ya estaba «cansada» de aguantarlo. Según su propio testimonio, le suministró unos productos opiáceos para dormirla, le metió algodones en la boca y la asfixió con una almohada, mientras lo grababa todo en un vídeo, imágenes que nunca han aparecido.

Por su parte, la abogada de César F.M., consideró en su día que su actuación se limitó a «cooperación al suicidio», un hecho que, unido a que el acusado padece «anomalías psíquicas», condujo, a su juicio, a que su pena deba ser el internamiento en un centro psiquiátrico especializado por un espacio de dos años.

La Fiscalía, además de los 20 años, y diez de libertad vigilada por un delito de asesinato, con agravante de parentesco y atenuante de confesión, solicita una indemnización a cada uno de sus hermanos de 20.100 euros, y a la hermana de su padre en 15.075 euros.

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria