Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

PABLO FERNÁNDEZ, SECRETARIO REGIONAL DE PODEMOS

«Estaríamos dispuestos a votar a favor de un Gobierno PSOE-Ciudadanos»

Felicita a Tudanca por su «extraordinario» resultado, arremete contra Mañueco por su falta de autocrítica y augura que Igea dará «un portazo» a la dirección nacional de Cs.

J. LUIS F. DEL CORRAL VALLADOLID
11/06/2019

 

La entrevista se celebra en uno de los despachos ya vacíos de Podemos en las Cortes. Pablo Fernández ha sufrido una verdadera conmoción emocional y política al pasar de diez a dos procuradores -el último, salvado por la campana- y perder 97.000 votos. Aunque el viernes pondrá su cargo a disposición del consejo regional, está dispuesto a tirar del carro. Eso, sí con autocrítica por medio.

Pregunta.- Usted dijo en mayo en este periódico que un Gobierno PSOE-Ciudadanos sería una tragedia. ¿Lo mantiene ahora o estos son frases que se dicen en campaña electoral?

R.- Sí. Un gobierno PSOE-Ciudadanos es una muy mala noticia. El asunto es que en política muchas veces hay que optar, no entre lo mejor y lo peor; sino, entre lo peor y lo menos malo. A día de hoy, sin duda, lo menos malo es que en Castilla y León haya un gobierno del PSOE y Ciudadanos.

P.- ¿Usted votaría a favor de ese gobierno?

R.- Sí. Por supuesto. Espero, deseo y anhelo que en Castilla y León gobierne el Partido Socialista, que es el más votado. Los ciudadanos votaron cambio.

P.- ¿Votaría a favor de ese gobierno?

R.- Vamos a hablar. El Partido Socialista nos explicaría en qué consiste su acuerdo con Ciudadanos. Nosotros hemos hecho con ellos un pacto fiscal, que es determinante para que Castilla y León pueda avanzar en clave progresista. Mi deseo es que en Castilla y León haya un cambio de gobierno. En la coyuntura actual, un gobierno del PSOE en solitario sería muy complicado de gestionar, sería muy endeble. Entiendo que el PSOE busque un gobierno de coalición. Somos proclives a ello.

P.- ¿Bajo ningún concepto votarían en contra?

R.- Eso seguro. Pero, y hay que ser coherente, lo mismo que digo que en Castilla y León puede ser preciso un Gobierno de coalición entre el PSOE y Ciudadanos, que es el neoliberalismo encarnado en franquicia política, digo lo mismo a nivel central. A nivel nacional es necesario un Gobierno de coalición en el que esté Unidas Podemos. Me sorprendería mucho que el PSOE opte por un Gobierno de coalición con un partido neoliberal y de derechas, como Ciudadanos, en Castilla y León, y que se niegue a un gobierno progresista con Unidas Podemos. Espero y deseo que en Castilla y León haya un gobierno de coalición con Ciudadanos y que esa lógica se traslade al Gobierno nacional con Podemos.

P.- ¿Ve a Sánchez hacerse el remolón en su alianza con Podemos?

R.- Pedro Sánchez ha iniciado un cortejo con Rivera y Ciudadanos tras el 26-M. Si a día de hoy no hay una coalición, es porque Rivera quiere ser el líder de la derecha. Si Rivera hubiera querido, el PSOE tendría ya la coalición con Ciudadanos. El PSOE dice una cosa en campaña y hace la contraria cuando gobierna. Un ejemplo es Pedro Sánchez; en campaña dijo que quería una coalición con Podemos.

P.- ¿Le ha dado tiempo a pensar qué tipo de oposición haría al Gobierno regional resultante?

R.- Incluso con dos procuradores seguiremos siendo la oposición como hemos sido estos cuatro años. Gobierne quien gobierne, seremos la oposición. No es lo mismo ejercer la oposición a un gobierno PP-Ciudadanos que a uno del PSOE y Ciudadanos. Un gobierno PSOE-Ciudadanos contaría con nuestro apoyo para sacar adelante las medidas de progreso que necesita Castilla y León. Con máxima lealtad. Fiscalizaremos al máximo todos los movimientos del Gobierno para que no se dejen ni una coma de esas políticas progresistas. Cada milímetro de terreno que Ciudadanos arrastre al PSOE al neoliberalismo, nosotros estaremos ahí para denunciarlo con rotundidad, franqueza y los datos encima de la mesa.

P.- ¿Cómo interpreta su entrada y la de Ana Marcello en la ejecutiva nacional de Podemos? ¿Es un premio a la lealtad a Iglesias, un reconocimiento a su labor o una mayor apuesta por esta tierra?

R.- Ana Marcello va a llevar una responsabilidad muy importante, como es la secretaría de los círculos. Llevamos mucho tiempo en Castilla y León con medidas y propuestas para llenar de vida la España vaciada, para rentabilizar el mundo rural. Hemos insistido mucho en que Podemos tiene que enarbolar la bandera de la lucha contra la despoblación, de la repoblación. Es un asunto de Estado. Esta labor ha sido reconocida y para mi es un área crucial. Es una responsabilidad enorme que asumo con mucho orgullo.

P.- Y no se puede ver como que hay un debilitamiento de la organización y Pablo Iglesias quiere sumar a los más fieles.

R.- No. Hemos hecho un buen trabajo en este aspecto.

P.- Es un premio a ese trabajo.

R.- Es un reconocimiento al tesón, un premio al esfuerzo o poner de manifiesto que hay un área en el que hay territorios que llevan tiempo trabajando. Esta secretaría va a exigir un gran trabajo colectivo porque la España vaciada es muy extensa. Es un área donde Podemos tiene mucho margen de crecimiento y si lo hacemos bien, seremos, no digo que hegemónicos, pero sí un partido muy importante en la España vaciada. Hoy no lo somos, porque es en la España interior donde más desgaste hemos sufrido.

P.- ¿Cómo ve el resultado del PP y su intento de repetir en el Gobierno regional?

R.- Cuando tú pierdes ocho procuradores, pasas de diez a dos, sería irresponsable no hacer una autocrítica feroz. En esta Comunidad hay un partido político que en cuatro años ha perdido trece procuradores y en los últimos ocho ha perdido 24. Estoy hablando del PP, que perdiendo 24 procuradores no le he escuchado ni una sola autocrítica al señor Fernández Mañueco. Perdiendo trece en cuatro años y 24 en ocho, está encantado de conocerse y se postula como candidato para presidir la Junta de Castilla y León, máxime cuando está inmerso en un caso de presunta falsificación documental y presunta financiación ilegal. Me parece insensato e irresponsable. Me parece querer poco a tu organización, a la que no tiene respeto, y querer poco a Castilla y León. Esta Comunidad necesita políticos que de verdad quieran a esta tierra y que antepongan sus intereses y aspiraciones a los personales.

P.- ¿Cómo ve los movimientos del candidato de Ciudadanos, Francisco Igea?

R.- Está haciendo un papelón. Igea cuanta con mis respetos, es una persona intelectualmente preparada, es un político honesto. No descubro nada si digo que Igea quiere pactar con el Partido Socialista y yo quiero que lo haga. Rivera y la dirección de Ciudadanos le han dicho que pacte con el PP. En contra de su partido, está buscando cualquier recoveco para no pactar con el PP. Desde aquí le digo que sea franco, que sea sincero, valiente y honesto, y que tome las riendas y diga que en Castilla y León decidimos los que estamos en Castilla y León y no recibimos órdenes de Madrid. Espero que cumpla su palabra y diga que Ciudadanos de Castilla y León se dirige desde aquí. Llevamos ocho meses diciendo que vamos a traer el cambio a Castilla y León y el cambio significa desalojar del Gobierno al Partido Popular. Que no busque más excusas. Igea no merece el papelón que está haciendo. Creo que al final Igea va a tener que dar un portazo a la dirección nacional para hacer lo que lleva tiempo diciendo, ser el actor que propicie que el PP deje de gobernar Castilla y León.

P.- ¿Y la estrategia de Luis Tudanca en estos días de pactos?

R.- Está haciendo lo que tiene que hacer. Ha ganado las elecciones. Quiero felicitar desde aquí al Partido Socialista porque ha obtenido un resultado extraordinario, empujado por un viento a su favor del PSOE. Se quedó un poco descolocado al ver que lo primero que hace Ciudadanos es negociar con el PP. Tiene que ser más incisivo y más proactivo. Yo no le mandaría una carta, me presentaría en el despacho del señor Igea. No puede hacer mucho más.

P.- ¿Cómo interpreta la decisión de Óscar Puente de romper con Valladolid Toma la Palabra?

R.- Incomprensible. Espero que Óscar Puente no acabe pecando demasiado de soberbia. Valladolid Toma la Palabra ha sido un actor decisivo para propiciar el cambio que ha habido en esa ciudad. Hablas con la gente y te dicen que Manolo Saravia ha sido determinante en estos cuatro años. Que no lo olvide, que tenga memoria. Me deja desconcertado lo que está haciendo, está moviéndose en una deriva inquietante. Si quiere hacer políticas progresistas y de izquierdas en Valladolid, debe contar sí o sí con Toma la Palabra en el Gobierno. Óscar Puente está haciendo lo que ha hecho el Partido Socialista toda su vida, intentar no gobernar con la izquierda. Están haciendo lo mismo Óscar Puente y Pedro Sánchez, intentar no gobernar con la izquierda. Es lo que es el Partido Socialista. No nos confundimos al decir que la única garantía para que haya políticas socialistas en España, en Castilla y León y en Valladolid es que Unidas Podemos esté en el Gobierno. Si no, el PSOE tirará a la derecha.

P.- Dos semanas dan para analizar lo que usted mismo llamó la noche electoral de fracaso total y absoluto. Su partido ha perdido la confianza de 97.000 votantes ¿Qué parte de sus malos resultados se deben a errores propios y qué parte a aciertos de otros o situaciones externas?

R.- Cuando se da un resultado tan malo como el que hemos tenido en las elecciones, es indiscutible que hay varios factores que pueden explicarlo. El primer fallo que asumo como máximo responsable de Castilla y León es tener una organización endeble y carecer de la robustez organizativa y de la organización territorial que requiere un partido que aspira a gobernar y a ser mayoritario. Nos han pasado factura las diferencias internas y las luchas intestinas que hemos sufrido. También el hecho de no concurrir en una candidatura más plural, con otras fuerzas como Izquierda Unida, puede explicar ese retroceso y ese resultado negativo. Seguro que yo he hecho cosas mal. En determinados aspectos, no hemos sido capaces de convencer a la ciudadanía castellana y leonesa de que el verdadero cambio, que el auténtico partido de progreso en esta Comunidad, era Podemos.

P.- ¿Y los factores externos?

R.- También considero que la irrupción de la extrema derecha, la aparición de Vox, ha hecho de que el miedo sea un operador político decisivo en estas elecciones. En las generales y en las autonómicas. El PSOE ha sabido capitalizar el voto útil, el voto del miedo a la entrada de la extrema derecha. Además, hemos asistido al juego sucio de las cloacas del Estado, que han vertido infamias sobre Podemos, que luego los tribunales han corroborado que eran falsas; por ejemplo, que nos financiaban determinados países.

P.- ¿Qué han pesado más esos factores internos o los externos?

R.- Soy una persona autocrítica. Han pesado más los errores propios que los aciertos ajenos. Han sido varios factores, unos son propios y otros exógenos son los que explican este malísimo resultado.

P.- ¿Qué cambiaría de esos errores propios, si tuviera que volver a empezar?

R.- Volvería a intentar fortalecer la organización, pero de otra manera. Podemos en Castilla y León es la que más sedes tiene de la organización nacional. Tenemos dieciocho. Uno de mis desvelos era lograr esa fuerte implantación territorial. Creí que las sedes podrían fortalecer la dimensión municipal y el crecimiento de los círculos. Eso no ha funcionado, ha sido un error. Volvería a intentar robustecer la organización, pero de otra manera. La vía elegida no ha sido la más eficaz. Me volcaría más en la formación, en tener cuadros políticos, que es de lo que adolecemos. Falta formación política.

P.- ¿Intervino el sábado pasado en el Consejo Ciudadano estatal de Podemos?

R.- Sí. Planteé lo mismo que le digo aquí.

P.- Nadie duda de que usted ha trabajo mucho estos cuatro años. ¿Se cuestiona el tipo de oposición que ha hecho en las Cortes?

R.- No.

P.- ¿No cambiaría nada?

R.- No.

P.- Ni siquiera su vehemencia.

R.- No. De hecho uno de los factores que contribuyen a explicar el mal resultado es que no hemos sabido hacer llegar la labor parlamentaria a la ciudadanía. Estoy convencido de que hemos hecho un muy buen trabajo parlamentario. La labor ha sido la correcta y la adecuada; con propuestas, con rigor, con firmeza y con vehemencia porque forma parte de mi carácter; pero también con total educación.

P.- ¿Podemos va a hacer más trabajo de calle en esta legislatura?

R.- Sí, tenemos que estar más en la calle, explicar nuestras propuestas, reforzar los círculos y conectarnos mejor. Los círculos tienen que ser ese elemento de conexión entre las instituciones y la ciudadanía. Podemos tiene que tener un pie en las instituciones y otro en las calles. La militancia es el alma y el corazón de Podemos. Son más importantes las personas que día a día de forma altruista trabajan por Podemos que los que estemos en las instituciones.

P.- ¿No cree que esa opción de proclamarse un partido transversal y no de izquierdas, en la que usted tanto insistió, les ha perjudicado?

R.- (Silencio) No lo tengo tan claro. Vengo repitiendo que soy una persona de izquierdas, claramente de izquierdas, pero hay mucha gente que no se etiquete y no se identifique con esa geografía de izquierda y derecha.

P.- Pero no le ha funcionado.

R.- Puede ser un elemento que no resta. A la mayoría que le preguntas por la calle nos dirá que Podemos es un partido de izquierdas. No hace falta, como hace el PSOE, etiquetarse; quizás ellos lo tenga que hacer para recordárselo. El PSOE no es un partido realmente de izquierdas. ¿La transversalidad? Ha sido o mal explicada o mal entendida. La transversalidad es amparar y cuidar a las personas que más lo necesiten. Hacer políticas que promuevan empleos dignos, faciliten el acceso a la vivienda, mejores infraestructuras, que la gente pueda vivir mejor. A mí me gusta más hablar del eje arriba-abajo, más que izquierda-derecha. No creo que sea uno de los factores que expliquen el resultado electoral. Nadie duda de que somos de izquierdas, pero etiquetarnos no es la mejor solución. Quiero llegar a ser un partido mayoritario de gobierno. Hay poca cultura política en este país y hay gente a quien esas etiquetas le rechinan.

P.- Ha reconocido que uno de los errores ha sido no haber ido con Izquierda Unida en las autonómicas. ¿Si tuviera que volver a negociar flexibilizaría sus posiciones?

R.- Hablar de hipótesis una vez que ha pasado la coyuntura siempre es más fácil. Cuantitativamente el resultado hubiera sido mucho mejor y cualitativamente hubiera sido más positivo. IU ha tenido el resultado que ha tenido y hay que decir que solo tienen un bastión, que es Zamora, y el señor Guarido se negaba en rotundo a ir con nosotros, hasta el punto de que dijo que renunciaría a ir con IU si le obligaban a ir con Podemos. Todas esas cosas explican por qué no hemos ido juntos. Se ha demostrado en estos comicios que el camino es la unidad y hay que ir fraguando un espacio amplio que integre a todo el mundo que quiere políticas progresistas y de izquierdas, y que es verdad que deberíamos haber limado las asperezas o las diferencias de una forma distinta.

P.- ¿Esa será una de las prioridades de Podemos en los próximos años?

R.- En estos momentos, todas las fuerzas progresistas del país tenemos que poner el acento más en lo que nos une que en lo que nos separa. Porque lo que nos une es más de lo que nos separa. Una lección que tenemos que aprender de estas elecciones es que hay que saber buscar asuntos de unión, que hay que tender puentes

P.- ¿Por qué la izquierda es incapaz de integrar las diferencias y de sumar a los críticos a sus proyectos?

R.- Es una buena pregunta y uno de los nudos gordianos de esta cuestión. Todos tenemos que aprender y todos tenemos que crecer. Tenemos que saber integrar las diferencias y articular las posibles divergencias. Programáticamente nos une muchísimo. Hay que tener la altura de miras para fraguar esa unidad de forma real y que los proyectos de mayoría requieren generosidad, inteligencia y saber integrar las posibles diferencias.

P.- ¿Ha hablado con Sarrión (IU) de esto tras el fracaso de ambos?

R.- No he tenido oportunidad. Seguro que lo haremos.

P.- ¿Va a asumir algún tipo de responsabilidades?

R.- Voy a poner mi cargo a disposición en el consejo ciudadano autonómico del viernes.

P.- ¿Qué significa eso?

R.- Si consideran que debo dejar mi puesto, lo dejaré.

P.- ¿Asumirá algún otro tipo de responsabilidad?

R.- La mayor responsabilidad es poner el cargo a disposición del máximo órgano del partido. No he sido tibio en la autocrítica. Debo decirle que en este tiempo es muy importante no descuidar la organización. Es cierto que hemos tenido un nefasto resultado, pero también es verdad que vamos a estar en el gobierno de una ciudad como Ponferrada, vamos a cogobernar Villaquilambre, en Guardo posiblemente entremos en el gobierno municipal y somos llave de gobierno en varios municipios de la comunidad autónoma. Hay muchos compañeros y compañeras a los que no se puede dejar solos y hay que arroparlos. Por eso es importante fortalecer la organización en momentos de zozobra e incertidumbre. Todo el que me conoce sabe que asumo la responsabilidad, que lo estoy pasando francamente mal y que estoy sufriendo de forma tremenda.

P.- ¿Habrá cambios organizativos en Podemos de Castilla y León como los ha habido en el consejo estatal?

R.- Es necesario reconfigurar y hacer algunos ajustes. Estoy seguro. No queda otra; no hacerlo, sería irresponsable.

P.- ¿Qué cambios tiene en mente?

R.- Déjeme que se lo diga antes a mi dirección autonómica.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria