Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

MIGUEL HOLGUÍN, CANDIDATO PODEMOS AL AYUNTAMIENTO

«El no al soterramiento del señor Puente es una ‘fake news’»

Es médico de Urgencias en el Clínico, sindicalista de UGT y padre de tres niñas. Pelea a diario por salvar vidas y recuperar derechos, ahora quiere convertirse en el «portavoz» de la ciudadanía para luchar contra «la dejadez» de las instituciones

E. LERA VALLADOLID
15/05/2019

 


Miguel Holguín (Valladolid, 1977) es médico del hospital Clínico, sindicalista de UGT, padre de tres niñas y candidato de Podemos al Ayuntamiento. Quiere convertirse en el «portavoz» de la ciudadanía para luchar contra «la dejadez» de las instituciones. Está convencido de que su partido ganará porque, según asegura, el «batiburrillo de siglas» de las pasadas elecciones les hizo perder muchos votos.

Pregunta.- Es médico, ¿cuál es su diagnóstico de la política municipal?

Respuesta.- Está en impasse. Es necesario revitalizarla y acercarla a la ciudadanía. Podemos ser el electroshock del Ayuntamiento.

P.- ¿El equipo de Gobierno está sano o aquejado de alguna enfermedad?

R.- El alcalde tiene una enfermedad que se llama soberbia. Los últimos titulares que ha dado minusvalorando el trabajo de sus compañeros le catalogan. Debería tener muy claro que la soberbia se paga, y se pagó hace cuatro años cuando conseguimos que en el Ayuntamiento entrara un poco de luz y se ventilara lo rancio que era León de la Riva.

P.- ¿La actitud de Puente no es adecuada?

R.- Dice que es de bien nacidos ser agradecidos con la tránsfuga Charo Chávez. Sin embargo, con Saravia, que ha sido su mano derecha o sus dos manos, no lo es.

P.- ¿Creen que ese comportamiento le podría perjudicar para reditar el pacto de Gobierno?

R.- Óscar Puente está intentando marcar diferencias con quien ha sido su equipo de Gobierno. No sabemos si es porque quiere naranjizarse y empezar a tender lazos o puentes con Ciudadanos.

P.- ¿Cuál es la hoja de ruta de Podemos para Valladolid?

R.- Devolver la voz de la ciudadanía a las instituciones. Tenemos que fomentar que sean los vecinos los que tomen las decisiones de la ciudad, alejadas del paternalismo y del no se puede. Hay que demostrar que sí se puede y lo vamos a llevar hacia adelante.

P.- ¿Tienen algún proyecto estrella?

R.- Los grandes proyectos al final son grandes decepciones. Hay que bajar a pie de calle y fomentar que Valladolid sea una ciudad más amable, que la gente quiera vivir en Valladolid, que se enorgullezca de vivir en Valladolid. Por ello, llevamos temas de movilidad, fomentar la cultura con mayúsculas, no lo que se ha estado vendiendo hasta la fecha desde los diferentes equipos de Gobierno y, sobre todo, devolver la voz a la ciudadanía.

P.- ¿Soterramiento o integración de las vías en superficie?

R.- Nadie se pone de acuerdo con las cifras del soterramiento. Lo que pedimos es una actualización de los proyectos o de las condiciones técnicas y económicas, algo que llevaban ya en su programa el PSOE y Toma la Palabra en 2015. Que tengamos bien claro en la ciudad que sí se puede o no se puede soterrar en base a todos los proyectos actualizados y a todas las condiciones económicas. Y a partir de ahí, someterlo a la ciudadanía.

P.- Puente insiste en que no hay dinero...

R.- El no al soterramiento del señor Puente es una fake news. No es verdad que no se pueda soterrar. Nosotros lo que defendemos es que primero hay que actualizar todos los proyectos técnicos y económicos, ya que no hay unas cifras claras sobre lo que costaría el soterramiento. Cuando tengamos ese estudio detallado y actualizado, insisto, como llevaban en su programa Valladolid Toma la Palabra y el PSOE, lo someteremos a la decisión de la ciudadanía. Y si la decisión de la ciudadanía, consciente y con todas las cifras sobre la mesa, dice que hay que soterrar habrá que pelear por soterrar con todos los niveles: autonómico, estatal y Europa.

P.- Entonces, ¿son contrarios a la integración de las vías en superficie?

R.- La permeabilización en la que insiste el equipo de Gobierno va a seguir fomentando los espacios del miedo, cuenta con mucha controversia política, ciudadana... Además, cualquier procedimiento que llevara la permeabilización tenía que poder ser compatible con no cerrar la puerta al soterramiento. Todo eso tiene que estar sobre la mesa, clarificado, luz y taquígrafos, y someterlo a la gente.

P.- ¿Cómo se podría desbloquear la Ciudad de la Justicia?

R.- Donde no se desbloquea es en la prensa, haciendo grandes anuncios de ya está solucionado todo y al día siguiente tenerse que comer sus palabras. No es lo más edificante para un equipo de Gobierno. Hay muchas asociaciones que están a favor de mantenerlo en el centro para revitalizarlo. Nosotros no nos oponemos a que la Ciudad de la Justicia esté donde esté pero lo que es evidente es que no hay que salir a la prensa hasta que no estén las cosas cerradas.

P.- ¿Son partidarios de cerrar el centro por los problemas medioambientales?

R.- Necesitamos una ciudad saludable y sin humos. Apostamos por la gestión de la demanda, es decir, ofertar a la gente otras posibilidades de movilidad para que no tengan que recurrir al coche: aparcamientos disuasorios, con lanzaderas de transporte público, con autobuses de tránsito rápido... Estamos a favor de la pacificación del tráfico y eso se consigue única y exclusivamente con las velocidades a 30 kilómetros por hora, que facilitarían el desarrollo del uso de la bicicleta, que es fundamental para esta ciudad. Y, por último, insistir en la peatonalización.

P.- ¿Están a favor o en contra?

R.- Estamos a favor de que no se tengan que poner parches, que tengamos una política estable de movilidad que evite, en la medida de lo posible, que haya que recurrir a esos parches de cierre. Nosotros apostamos por un tráfico más pacificado, reducir la velocidad, transporte público y la peatonalización del centro. Eso sí, cuando haya que cerrarlo, habrá que hacerlo, porque esto no va a ser de hoy para mañana, pero hay que coger el toro por los cuernos. En 2023 nos va a obligar la legislación a reducir emisiones y en Valladolid el principal foco de emisiones es el tráfico.

P.- Prometen sacar adelante propuestas relacionadas con la participación ciudadana. Concrete alguna.

R.- Llevamos en nuestro programa el proyecto Red Delicias para fomentar la convivencia en la zona de Caamaño-Las Viudas.

P.- ¿Están en peligro proyectos como La Molinera si gana la derecha?

R.- Están en peligro muchas cosas. Sería imposible acabar la ordenanza mordaza, asistiríamos a la privatización de los pocos servicios que quedan en el Ayuntamiento, se evitaría la remunicipalización de muchos servicios y las libertades se verían recortadas, como se está viendo en otras comunidades, como Andalucía.

P.- Defina a Óscar Puente.

R.- Poco humilde, una persona que ni siquiera cuenta con el apoyo del partido. Se ha olvidado de donde viene.

P.- Pilar del Olmo.

R.- El Partido Popular ha tirado la toalla en las elecciones municipales. Ella no tiene mayor interés de estar en el Ayuntamiento. Su actitud es muy de manual.

P.- Manuel Saravia.

R.- No le conozco pero es buena persona. Eso es bueno pero no es suficiente con ser buena persona. Ha conculcado parte de su proyecto político con el soterramiento y las consultas ciudadanas, y le va a pesar.

P.- Martín Fernández Antolín.

R.- Es el que más cercanía ha mostrado conmigo. Está perdido y el programa de Ciudadanos tampoco nos va a sorprender.

P.- Es la primera vez que se presentan con el paraguas de Podemos. ¿Les pasará factura la marca blanca con la que concurrieron en los pasados comicios?

R.- El gran acierto es presentarnos como Podemos. No hay batiburrillo de siglas, nadie se va a confundir a la hora de coger la papeleta y meterla en la urna porque identifican quién es Podemos.

P.- ¿El que ha votado a Pablo Iglesias hace un mes, votará a Podemos en el Ayuntamiento o prefiere otras siglas?

R.- El voto de Podemos es muy fiel. Bajando al terreno municipal vamos a recibir muchos votos de los que no están conformes con el equipo de Gobierno y con gente que tiene muy claro que no quiere que entre la derecha.

P.- ¿Les perjudica el voto útil?

R.- No. Podemos en el peor de los casos va a ser contrapunto a la labor del Gobierno del PSOE.

P.- ¿Reditarían el pacto que aupó a Puente a la alcaldía?

R.- Podemos no viene a buscar un sillón dentro de cuatro años como pasó con nuestra anterior marca blanca. Somos la defensa de la ciudadanía. No vamos a ser un inconveniente y un problema que permita que entre la derecha en el Ayuntamiento. A partir de ahí veremos los resultados.

P.- ¿Qué presencia han tenido los tres concejales de su formación durante estos cuatro años? ¿Han pasado desapercibidos?

R.- Ha habido un seguidismo claro. No lo digo yo, lo dice Puente que agradece el seguidismo dando un cuarto puesto en su lista a Charo Chávez por los servicios prestados. Los anteriores concejales no han desempeñado la labor que se les encomendó, que era ser la portavocía de la ciudadanía, llevar la voz a los plenos. Se han integrado y han apostado por todas las medidas que imponían Puente y Saravia.

P.- Valladolid ha sido un buen ejemplo de la división interna del partido. ¿Se han superado todas las diferencias?

R.- Ha habido que recoser muchas heridas, que las había, y muchas reticencias. Hemos salido adelante y estas elecciones tienen que servir para sembrar la semilla porque detrás viene mucha gente, que dentro de cuatro años tendrá que levantar la bandera de Podemos.

P.- Pero su designación fue polémica y criticada por las bases. ¿Qué tiene que decir al respecto?

R.- Las bases fueron cuatro o cinco personas. El reglamento de Podemos es muy claro. Cuando Israel Álvarez, secretario general de Podemos, decidió presentarse a las autonómicas, la cabeza quedaba vacía y el Consejo Ciudadano Municipal decidió que fuera yo. A partir de ahí, todos los demás ruidos y barullo fue provocado por quien quería estar y no pudo.

P.- Charo Chávez fue su compañera. ¿Qué opina de su integración en el PSOE?

R.- Se define por una palabra que es tránsfuga. Ha defraudado a los inscritos. No se puede venir a la política ni a hacer dinero ni a buscar un asiento ni a conculcar por lo que te nombran. Ella sí buscó un sillón.

P.- ¿Qué visibilidad puede tener Podemos cuando existe Valladolid Toma la Palabra?

R.- Nuestra visibilidad es bastante más evidente que la que debería darse a Toma la Palabra, que se aprovechó del batiburrillo de siglas y del votante de Podemos que no tenía muy claro quién era la marca blanca. En estas elecciones no va a pasar. La gente estaba esperándonos con las orejas estiradas para ver qué es lo que proponíamos porque hay gran necesidad de Podemos en la ciudad.

P.- ¿Qué le puede distinguir a un votante de Podemos de uno del partido pilotado por Saravia?

R.- Somos un partido más transversal, no estamos tan ideologizados como puede estar Toma la Palabra y tenemos una amplia base social.

P.- ¿Repetir los resultados de hace cuatro años ya sería un éxito?

R.- Salimos a por los 27 concejales. Repetir los tres concejales no serían malos resultados pero yo creo que tenemos que aspirar a más porque esta vez llevamos nuestra marca y no va a haber confusión.

P.- ¿No creen que sería mejor ir en coalición con Valladolid Toma la Palabra?

R.- Hubo conversaciones pero al final decidimos ir solos. Creo que no nos hemos equivocado.

P.- Volviendo a los pactos. ¿Apoyarían a Manuel Saravia para que se convirtiera en alcalde?

R.- No queremos que vuelva la derecha al Ayuntamiento. A partir de ahí, las aritméticas en política son posibles todas.

P.- Puente dice que estuvieron «mareando la perdiz» con la confluencia y que al final les ha pillado el toro. ¿Tienen los deberes hechos? ¿O tendrán que volver a septiembre?

R.- El programa está hecho. Se está secando en la imprenta porque es un contrato con la ciudadanía. No queremos que se convierta en papel mojado. A nosotros nos achaca que nos ha pillado el toro. ¿Y a ellos? Un equipo de Gobierno que quiere sacar en los últimos días un PGOU, que en la última semana saca un programa de apoyo al comercio de cercanía... Eso sí que son hacer los deberes, deprisa y corriendo, como mal estudiante.

P.- ¿Qué le queda a Valladolid para convertirse en una gran ciudad?

R.- Es una gran ciudad y necesita un gran alcalde, humilde y que sea el portavoz de la ciudadanía. No puede ser que desde el equipo del Ayuntamiento se decidan las cosas sin contar con la ciudadanía. Queremos ser su altavoz y no su padre. Quien tiene que orientar la labor del Gobierno son los ciudadanos.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria