Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

LA ESPUELA / JESÚS REDONDO / DIBUJANTE DE CÓMIC

«El ‘Capitán Trueno’ estaría hoy en la cárcel para no quitarle el sillón a nadie»

Es uno de los últimos ilustradores del célebre superhéroe español ‘Capitán Trueno’ y de los primeros que triunfó sin tener que salir de su Valladolid natal (1934). Desde su casa ha vivido más de cincuenta años de trabajo, para editoriales y publicaciones en Estados Unidos y numerosos países de Europa. En el 61, la prestigiosa editorial Bruguera se puso en contacto con él justo el día que se casaba. Amante del buen vino, reconoce que «no hay un día que no dibuje algo».

J.I.FERNÁNDEZ
12/03/2018

 

Pregunta.- ¿Quién es para usted el ‘Capitán Trueno’ en estos días?

Respuesta.- Hoy en día no hay ninguno. En España ya no queda gente. Si existiera ahora estaría en la cárcel, o mejor dicho, olvidado en las miserias para que no quitara la silla a quien se la ha ganado. Hay gente que solo saber ganar el puesto y ya no hacer nada más.

P.- ¿Le gusta cuando se dice eso de España es un tebeo?

R.- No me gusta porque España es mucho más que un tebeo. Si fuera de tebeo estaría el Capitán Trueno mandando. Somos un conjunto de 47 millones de estúpidos que no sabemos lo que tenemos. He estado con turistas en las tardes vallisoletanas de vinos, pero hace ya 20 años, y han terminado diciendo «como vivís aquí, quiero trasladarme a tu país». Tenemos tanto y no sabemos valorarlo. Y todo esto lo estamos matando.

P.- ¿Hay mucho antihéroe?

R.- Mucho. En cada español hay un crítico, un gran arquitecto, un seleccionador de fútbol, nos atrevemos a juzgar de todo aquello que no conocemos en absoluto.

P.- Si pudiera elegir un superpoder, ¿cual sería?

R.- Poder ayudar a la gente en condiciones. Tengo tristeza por el niño Gabriel que ha desaparecido, ojalá pudiera viajar en el tiempo y hacer algo en el momento de su desaparición. O por las mujeres desaparecidas en Gijón, estas cosas me ponen enfermo.

P.- Usted devoraba los tebeos y ahora se devoran las ‘tablets’.

R.- Pero yo no, yo soy de Atapuerca. No tengo tablet. Al ordenador le llamo trasto diabólico. Para todos los dibujantes hoy no haces nada, afortunadamente no he llegado a esa situación.

P.- Dicen que era el mejor en el cómic romántico ¿Cree en el amor?

R.- Sí, pero distingamos amores. Familiares y el otro. Creer en que este amor dura para siempre y que será igual para siempre, pues eso no. Con el paso de los años se quiere de otra manera.

P.- ¿Qué ha aprendido a través de los cómics?

R.- La poca cultura que tengo se vio aumentada gracias a hacer cómics. Por ejemplo, para una historia que se desarrollaba en el siglo XV, pues yo me tenía que documentar sobre esa época. No son los mismos caballos en la Siberia del siglo XV que en España.

P.- ¿Tenía algún lector ‘hater’? Al estilo de los de Twitter.

R.- Muchos. Hice un libro sobre La Rioja. Me documenté sobre todo y aprendí un montón. Pues bien, hay una plaza en Logroño y yo la dibujé. En el fondo había un anuncio luminoso de unas bodegas, pero eso no salió, porque quien pagara ese trabajo era su competencia directa, así que lo quité. Pues el lector se dio cuenta de que no estaba.

P.- ¿En España hay héroes sin antifaz ni capa?

R.- Hay muchísimos. Padres, abuelos, hijos…Los que ayudan a personas discapacitadas que sacan a todos adelante mordiendo piedra. Héroes que en vez de sacar un cuchillo e ir a la carnicería y decir «dame la carne o te mato», luchan contra todo.

P.- Se critica que los héroes siempre han sido hombres, pero usted en la época de los ochenta creó Paula, la Mujer Voladora. ¿Llegan tarde?

R.- Pues sí, fue un personaje muy majo, que me encargaron para Holanda. Era una luchadora para favorecer al débil, la verdad es que se metió en buenos líos.

P.- ¿Pero el mundo del cómic es machista?

R.- Sí, como era la sociedad. El tebeo es un reflejo de la sociedad y ha cogido cosas, como por ejemplo también hemos copiado cosas del cine.

P.- Usted fue de los primeros en hacer teletrabajo. Sus dibujos iban de Valladolid a Barcelona.

R.- Toda la vida, pero lo enviaba por otro tipo de correo al de ahora (Risas). Tenía mis tubos que eran complicados de conseguir. Una vez conseguí muchos gracias a un amigo que era Teniente Coronel, y que resulta que guardaba las granadas de mano en esos tubos.

P.- ¿Se puede triunfar desde Valladolid o lo suyo fue un caso raro?

R.- De raro nada. No creo que fuera el primero. Manuel Gago con el ‘Guerrero del Antifaz’ lo hizo antes que yo, fue una barbaridad lo que se vendió. Luego ha habido más. Y hoy en día hay muchos y buenos.

P.- ¿Ha sufrido censura?

R.- Sí, bastante. En una viñeta estaba la heroína en la bañera y estaba tumbaba y le llegaba el agua hasta el pezón. Los editores ingleses le echaron más agua (risas).

P.- En España, ¿quién es el villano del cómic?

R.- El editor. Sin dudarlo. Muchas veces no sabe lo que quiere. A mí me han llegado a ofrecer una colaboración para reeditar cosas del Guerrero Antifaz, y cuando hablamos de condiciones, me llegó un mensajito (email) que me pagaban 19 euros. Les dije «hay falta un cero». Ahora se aprovechan mucho de la gente joven que por ver sus dibujos publicados aceptan cualquier cosa.

P.- ¿Un cómic tiene límite de expresión?

R.- El profesional sabe hasta dónde tiene que llegar, sea ciencia, romántico o de cómic. Yo soy dibujante, no guionista, lo maravilloso es tener siempre un contacto con el guionista para hacer la simbiosis perfecta.
P.- Sus libros de apuntes no eran ejemplares, eran más bien cuadernos de dibujos.

R.- Totalmente. Yo era un desastre para desdicha de mi padre. Mi primer dibujo creo que fue un caballo. A los diez años me dijo mi profesor de dibujo, con un gran ojo, tú nunca dibujarás bien. Y aquí estoy. (Risas).

P.- Casi 60 años después sigue enamorado del tebeo. ¿Cuál es el secreto?

R.- Es una pasión desde los 6 años. Los primeros que recuerdo son los ‘Chicos’. La verdad es que no sé de dónde viene este amor por los cómics, aunque a mí me gusta más decir tebeo. Recuerdo que esperaba todas las semanas la publicación para leerlo e intercambiarlos con los amigos. Eran otros tiempos.

P.- ¿Cómo se dibuja el futuro?

R.- Siempre habrá cómics, pero esto ha pegado un giro muy grande. Ahora todo se hace por ordenador, está bien pero se ha llegado a tanta perfección que ya no sabes dónde queda el talento. Me trastorna. La obra ya no es tuya.

P.- ¿A sus más de 80 primaveras se puede seguir leyendo tebeos?

R.- Sí claro. Es fantasía y eso nunca puede faltar.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria