Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

«Cs se dará la gran galleta, con un retroceso sin precedentes, y más en Castilla y León»

Vaticina que Cs se «dará una galleta sin precedentes» en las próximas elecciones y que será «más acusada» en Castilla y León

MAR PELÁEZ / VALLADOLID
18/09/2019

 

Sin medias tintas, el alcalde de Valladolid y portavoz de la Ejecutiva nacional del PSOE, Óscar Puente, acusó ayer al líder nacional de Ciudadanos, Albert Rivera, de utilizar la «maniobra del náufrago: la de aquel que tiene el agua al cuello y se agarra a un tronco», al lanzar ahora a la «desesperada» la oferta de una posible abstención técnica ante la investidura del presidente en funciones, Pedro Sánchez, con tres condiciones.

Para Puente, con esa «oferta de última hora», Rivera trata de corregir «el error de Estado» que cometió al no apoyar a Sánchez en la sesión de investidura del pasado mes de julio y, sobre todo, busca evitar «la debacle» que se le avecina si se disuelven las Cortes generales y se convocan unos nuevos comicios.
Y es que el alcalde vallisoletano no tiene ninguna duda de que «Cs se dará la gran galleta» si hay una nueva cita electoral, lo que beneficiará a «partidos de su derecha y de su izquierda». «Ciudadanos tendrá un retroceso en las elecciones sin precedentes», vaticinó, mientras añadió que «no superará el 50% de los electores que consiguió hace tres meses».

El alcalde, que realizó estas declaraciones durante su intervención en el foro ‘Conversaciones Políticas con Óscar Puente’, del Club de Prensa organizado por EL MUNDO DE CASTILLA Y LEÓN, sostuvo que «Rivera se ha dado cuenta de que perdió el rumbo y hasta el sentido común, y que la decepción de sus votantes es mayúscula», y ahora trata, a su juicio, de enmendarlo.

Aunque lo hace, según afirma, con una propuesta que «no arregla los problemas de los ciudadanos» y «no es válida». No lo es, según añadió, porque las tres condiciones que impone Ciudadanos –aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña; la ruptura del pacto con Bildu, y la retirada de subida de impuestos– o ya se cumplen o son imposibles de cumplir. A esto añadió que pronunciarse sobre los indultos de los presos independentistas supondría una «intromisión judicial irresponsable e inapropiada», cuando todavía no hay una sentencia.

Y lo que es más, según Puente, en su intento de «arreglarlo», comete el «error de colocarse en el foco mediático», quitándoselo a Podemos, lo que va a ir, según afirmó, «en detrimento de sus expectativas electorales».

A estas alturas del partido, al portavoz socialista no le parece que «tenga sentido» que Pedro Sánchez concurra a un nuevo intento de ser investido cuando no hay apoyo suficiente, y sí, en cambio, que se repitan las elecciones generales para «recolocar el tablero político nacional».

«España necesita estabilidad», apuntó, mientras señalaba que la política española se «italianiza». Puente señaló que el discurso del PSOE ante unas eventuales elecciones debe ser la apuesta por la estabilidad del país y por formar una ejecutivo estable». Por ello, pidió desde la tribuna que le ofreció ayer este periódico, que los ciudadanos pongan «algún huevo más en esa cesta» (en la socialista).

Dado que tiene fama de que sus quinielas se cumplen, el máximo responsable en el Ayuntamiento de Valladolid hizo la próxima para el 10 de noviembre. Desempolvó su ‘bola de cristal’ y dibujó el futuro tablero político. Aseguró que las urnas, según sus cálculos, arrojarán una «variación no muy grande», pero suficiente para garantizar la gobernabilidad del país, sin apoyarse en partidos independentistas.
Consideró que en unos hipotéticos nuevos comicios habrá un «retorno a los dos grandes partidos», con un refuerzo de apoyos al PSOE y al PP, aunque «no será un bipartidismo tal como existía» antes de que irrumpiera en el escenario político nuevas fuerzas políticas.

Según sus elucubraciones, solo Ciudadanos se dará un batacazo. No en vano, Puente preguntó «cuál es la motivación y la utilidad de votar a Ciudadanos. «Si votar a Rivera es para que gobierne el Partido Popular, para eso la gente vota directamente al PP».

El Partido Popular de Pablo Casado, por su parte, «recuperará posiciones» gracias a conseguir el voto útil de aquellos que apostaron en los pasado comicios por Ciudadanos y por Vox.

En cuanto a los resultados que podría cosechar Podemos, manifestó su creencia de que «no va a bajar mucho». Lo achacó a que «parte de su electorado está acantonado». «Si sus electores han llegado hasta aquí, han aceptado la purga o cuestiones personales de su líder, Pablo Iglesias, no creo que vaya a haber mucho cambio», sentenció.

El ganador de su quiniela, como es obvio, volverá a ser Pedro Sánchez, y subiendo. «El PSOE va a subir y ocupará la mitad del tablero», sostuvo, si bien no concretó en cuántos diputados lo haría.

Destacó que Sánchez ha demostrado que tiene un «elevado nivel de responsabilidad; de mayor altura de la que le atribuían». «Lo ha demostrado», apostilló, al «no echarse en brazos» del máximo dirigente de Podemos.

De haberlo hecho, tal y como expuso, habría habido un ejecutivo de coalición con Unidas Podemos, apoyado en los independentistas, si bien indicó que hubiera tenido dificultades para atender las necesidades del país.

Agradeció que se haya sabido distinguir entre dos conceptos que, según dijo, aprendió en su etapa como abogado especializado en procesos de nulidad eclesiástica: «boda y matrimonio». «Muchos pensaban en la boda, y se olvidaban del matrimonio, cuando la boda no es importante; sí el matrimonio».

En ese punto, aprovechó para cargar contra Unidas Podemos y advertir del riesgo que supondría unir el futuro del PSOE y de la formación que lidera Iglesias, máxime cuando, según afirmó, la formación morada ha «entrado en una espiral autodestructiva» y se «ha quedado reducida a la persona de Pablo Iglesias».
«No queremos ligarnos a alguien con ese poder de autodestrucción, sostuvo, mientras recordaba que él lo vivió en sus «carnes» cuando, en la anterior legislatura, concejales de Sí se Puede (la marca blanca de Podemos) optó por colaborar con el equipo de Gobierno municipal y Podemos les hizo la vida imposible, hasta que les echaron».

Y añadió: Nos habríamos visto encasillados a un gobierno abocado al fracaso», subrayó, al tiempo que recordó dos errores de Iglesias. Por un lado lanzar una oferta de «última hora» antes de votar la investidura y, por otro, plantear la participación en el Gobierno solo unos meses y «salir de él si la cosa iba mal», lo que a su juicio demuestra «poca confianza» en su propuesta.

Pero ¿qué ocurriría si los resultados de las siguientes elecciones no dan una mayoría alternativa para alcanzar un acuerdo? Para evitar la inestabilidad política, como la actual, Óscar Puente reclamó que se aprueben «normas» para que en el ámbito de las comunidades autónomas y del Gobierno de España «forme gobierno la lista más votada si no existe esa mayoría» capaz de llegar a un acuerdo. O sea que se articulen mecanismos como los que se emplean en los ayuntamientos y en algunas autonomías.
De esta forma, explicó Puente, se evitaría que se tuvieran que repetir las elecciones ante situaciones de bloqueo, como lo que está viviendo España.

Puente, que no se mostró partidario de que se establezcan mecanismos de sobre representación (que a un partido se le sumen representantes para lograr que haya un gobierno), se declaró defensor del «bipartidismo», pero con cambios, una vez que «la experiencia del multipartidismo no ha sido gratificantes».

A su juicio, «debería haber un bipartidismo, donde los partidos tuvieran internamente más amplitud y con más margen de maniobra» para englobar planteamientos dispares.

Preguntado por las ventajas e inconvenientes de que España optara por listas abiertas en unas elecciones, Puente, pese a que siempre se había manifestado a favor de esta fórmula, subrayó ahora que «entraña riesgos». Riesgos en las listas abiertas sin que exista una corrección de minorías, tanto en los partidos, como en las instituciones, ya que, su juicio, esta fórmula acaba siendo «perniciosa» porque un grupo que controle el partido acaba colocando a las persona que decida.

Además, señaló que podría beneficiar a personas muy conocidas, con una posición privilegiada o que cuenten con muchos recursos económicos para costearse una campaña electoral, en detrimento de otras. «Todas las fórmulas tienen inconvenientes y ventajas; habrá que ponderarlas», concluyó.

Sobre lo que sí expresó sus dudas fue sobre la limitación de mandatos y puso el ejemplo del alcalde de Vigo y también presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Abel Caballero, que ayer actuó como presentador de Puente en la jornada organizada por este periódico, y que consiguió ampliar incluso su victoria en las últimas elecciones pese a llevar como alcalde desde 2007. «¿Por qué privar a los ciudadanos de un alcalde que está limpio y es incuestionable?», se preguntó, al mismo tiempo que reconoció que Caballero es, además de compañero de partido, «un amigo», y un «espejo donde mirarse». «Los ciudadanos tienen mucha suerte porque encontrar a un monje consagrado a la vida municipal es complicado», zanjó.

A Puente no le da miedo que la repetición del proceso electoral pueda llevar a numerosos votantes de izquierdas a dar la espalda a las urnas. «Yo soy alcalde de Valladolid con una participación doce puntos inferior a las generales. No es tan importante».

No solo habló de política nacional. El alcalde pisó suelo castellano y leonés y, en esa clave autonómica, vaticinó que el «castigo» que los ciudadanos darán a la formación naranja será incluso «mayor en Castilla y León» que en el conjunto de España. «Se acentuará», recalcó.

La culpa de ello tiene, para Puente, nombre propio: Francisco Igea, actual vicepresidente de la Junta, portavoz y consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior.

Y es que, según expuso, la «decepción» de los votantes de Ciudadanos tras las elecciones, al no sentarse ni siquiera a negociar con el líder del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, a pesar de ser la lista más votada, y de erigirse en el generador de cambio político y hacer lo contrario de lo que dijo a la gente, tendrá su coste». Eso, sumado a la estrategia general de Ciudadanos, «va a darle un mal resultado», apuntó el alcalde vallisoletano.

No fue la única vez que se refirió a Igea durante su intervención en el desayuno informativo organizado por EL MUNDO DE CASTILLA Y LEÓN. Tiró de ironía para cuestionar el papel del vicepresidente y portavoz de la Junta, al asegurar que actúa de hecho como jefe del Ejecutivo y mantiene «más o menos recluido» al presidente, Alfonso Fernández Mañueco, al que comparó con una «figura monárquica más que presidencial».

Se refirió al acuerdo entre PP y Cs, bautizado como «matrimonio de conveniencia» y señaló que la relación puede llegar a ser «explosiva», en virtud de la «onda» que le llega sobre el desarrollo de los Consejos de Gobierno que se celebran cada jueves.

Al respecto, el alcalde socialista mantuvo que los encuentros de consejeros con el vicepresidente y el presidente de la Junta deben ser «divertidos», ya que, tal y como añadió, «no son muy bien avenidos».
En esa línea, consideró «chocante» que Ciudadanos proponga que se abra una comisión de investigación en las Cortes sobre el plan de medios de comunicación de la Junta, lo que demuestra, en su opinión, que «algunos no asumen que son gobierno y otros que lo fueron durante más de 30 años».

Donde no habrá comunicación posible entre Puente e Igea será a través de la red social Twiter, después de que el alcalde bloqueara al portavoz de la Junta. Explicó que lo ha bloqueado para que «no se haga daño».

A eso unió otra explicación más práctica. «No le voy a prestar mi patio de 36.000 seguidores, mi audiencia, a una persona que solo tiene 10.000, para que se aproveche y exponga allí sus planteamientos», explicó, mientras mandaba un recado a Igea: «Cúrratelo y gana adeptos, y quizás así el intercambio sea interesante».

Puente no parece envidiar a Igea en eso de ocupar un puesto en un gobierno autonómico, ni tampoco en un Ministerio. «Aunque nadie me cree, soy alcalde de Valladolid por una cuestión puramente egoísta; es lo que más me gusta», manifestó y siguió con su argumento.

«Mi ambición era ser alcalde de Valladolid, desde muy pequeño, ahora que lo he conseguido, todo el mundo tiene prisas» para que opte a puestos de responsabilidad en el ámbito nacional. Fue tajante: «Yo no cambio mi ciudad por nada del mundo; ni por un ministerio, ni por estar todo el día subido a un coche oficial, ni a un avión». «Estoy divinamente donde estoy», recalcó. Tanto es así que ya anunció que, si sus compañeros le siguen, se presentará a la reelección como alcalde de su ciudad en 2023. Incluso llegó a pronunciar la fecha de 2027.

Si le «da pereza» la política nacional, ni qué decir de la autonómica. No se ve en un Ministerio; tampoco como líder del PSOE regional, entre otras razones porque, como reconoció «la política autonómica» le resulta «indescifrable». «No soy capaz de descifrar la política autonómica; no la entiendo».

Pese a esa vocación eminentemente local que asegura tener, Puente no es partidario de que se abra ahora el debate sobre la capitalidad de Castilla y León –asunto no resuelto en el Estatuto de Autonomía– y que Valladolid sea la designada como capital de la Comunidad.

Aunque aseguró que su formación estudiará la moción presentada por el Partido Popular en el Ayuntamiento de la ciudad de promover la declaración de Valladolid como capital de Castilla y León a través de la reforma del Estatuto de Autonomía, argumentó que «no es el momento y no llevaría a ninguna parte».

Puente afirmó que no es partidario de embarcar a los ciudadanos en proyectos «imposibles» que generan tanta «tensión» y «respuestas viscerales», en referencias a todas esas voces, tanto dentro de su partido como fuera, que se han alzado contra la propuesta del Partido Popular.

«No es fundamental ahora y no genera el consenso suficiente para abrir ese debate», apuntó Puente, más partidario, en cambio, de «abordar un modelo de política de ordenación del territorio serio», en el que se hable de «cuál es el papel estratégico que debe tener Valladolid».

Para Puente, la propuesta popular es exclusivamente «fruto del momento vital que vive José Antonio de Santiago-Juárez». «Él está ahora en una posición de francotirador; la mía es más constructiva con la Comunidad», sostuvo Puente, exponiendo la contradicción que supone que el que fuera defensor de la Ponencia del último Estatuto de Autonomía (el propio De Santiago Juárez), en el que no se planteó nada relativo a la capitalidad, sea ahora quien ponga sobre la mesa un tema que genera tanta controversia en la Comunidad.

Que no defienda la conveniencia de debatir sobre la capitalidad para Valladolid no significa que Puente renuncie a reclamar más inversiones para su ciudad, al ser, como considera, el «punto neurálgico de la Comunidad». Entiende que «todas las inversiones que se realicen enValladolid, a una hora de distancia de casi todas las capitales de provincia castellana y leonesa, beneficiará al conjunto de Castilla y León», manifestó.

Era mañana de recados. Al mandado a Igea sumó uno hacia la Junta de Castilla y León. En este sentido, el alcalde de Valladolid avisó al Gobierno autonómico de que en este mandato no habrá «miel», sino «hiel».

Lo que vino a decir es que si no recibe respuesta a esas demandas que califica de «justas», tanto en financiación de la política social, el parque agroalimentario o la Semana Internacional de Cine (Seminci), Puente plantará «cara».

Aunque recordó que en el anterior mandato siguió la máxima que le enseñó su madre de que «se consigue más con miel que con hiel», el alcalde ha constatado que «un poco de hiel hace que la maquinaria se mueva y que se pongan en marcha algunas cuestiones».

«Ojalá funcione la miel», expresó Puente, quien afirmó que dará «margen al equipo de Gobierno de la Junta para que se asiente».

Entre esa batería de cuestiones que reclamará el regidor vallisoletano al Gobierno autonómico figuran las políticas sociales. «Me conformo con que me den lo que la Ley nos atribuye», afirmó, recordando que el Ayuntamiento ha sacado a 600 personas de la lista de espera de la Ayuda a Domicilio con fondos propios, cuando le corresponde aportar exclusivamente el 10%, «y no el 40%, como ocurre».

También defendió la necesidad de que la Junta apueste por la Seminci y no solo dé «una limosna», cuando se trata de una las instituciones culturales «más importantes del país». Puente afirmó que está a la espera de una reunión con el consejero de Cultura y Turismo, Javier Ortega, que «ha sido aplazada en dos ocasiones».

Del mismo modo, demandó el apoyo de la Junta para crear el parque agroalimentario de la ciudad, al entender que Valladolid es la capital «más importante» de la Comunidad y el lugar «donde la inversión pública obtiene un mayor rendimiento».

Con estas peticiones, formuladas «como alcalde de Valladolid», Puente no quiso desmerecer a otras zonas de la Comunidad y aseguró que entiende que la Junta deba atender también al Bierzo (León) o la montaña palentina.

Manifestó que mantendrá su política de «transparencia total» y se mostró partidario de que «lo que no se debe contar, no debe suceder en ningún caso», salvo, eso sí, cuestiones que, de contarse a la opinión pública, corran el riesgo de estropearse y, por tanto, sea mejor meter en el congelador». De ahí que prometiera que la interlocución que mantiene con los vallisoletanos a través de canales, como Twitter, seguirá siendo activa.

También pasó Puente por la política provincial y miró hacia su casa. El alcalde de Valladolid volvió a insistir en la necesidad de que se produzca la salida de la senadora Teresa López de la Secretaría Provincial del PSOE.

Su mensaje no es nuevo. Lo defiende como una fórmula para «preservar al partido» en un momento, del que destacó, «está «fuerte» y goza de una «buena situación, que hay que incrementar incluso».
«Nadie, por una cuestión personal, debe arrastrar a un problema al PSOE de Valladolid», manifestó, recordando que ya desde hace tiempo lleva pidiendo a Teresa López que deje la dirección del PSOE de Valladolid. Ya lo hizo en una reunión de la Ejecutiva en julio y llevará esa demanda a la celebración de la reunión de la Ejecutiva provincial el próximo jueves, 19 de septiembre.

En ese sentido, Óscar Puente, portavoz de la Ejecutiva federal del PSOE, remarcó que la semana pasada estaba prevista una votación y se aplazó para otra sesión, que se convoca con la presentación del informe por parte de la secretaria provincial, como único punto. Esto, dijo, «parece indicar que Teresa López asumirá su responsabilidad y dejará la dirección», algo en lo que, en palabras de Puente, coincide con el secretario autonómico, Luis Tudanca.

Asimismo, Puente argumentó que López debe tomar la decisión que «más beneficie al partido» y recordó que pese a que el PSOE estaba en un buen momento no logró unos buenos resultados en las pasadas elecciones municipales en la provincia, pese a que logró la victoria en la capital. Además, añadió que los registros más negativos se produjeron en la localidad vallisoletana de Medina del Campo, donde precisamente la ahora senadora por la Comunidad se presentaba a la reelección como alcaldesa.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria