Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Cruz, vuelta y cruz

El encaje de bolillos toma protagonismo en un encuentro que reúne a más de 600 personas / «Si tienes ilusión y paciencia, se puede aprender en una tarde», aseguran

ALBA CAMAZÓN / VALLADOLID
15/05/2018

 

Cruz, vuelta y cruz. Cruz, vuelta y cruz. De forma casi automática, unas 600 encajeras mueven los bolillos, uno a uno, hasta crear un dibujo, un colgante o un abanico en el II encuentro de bolillos y vainicas organizado en la Plaza Mayor con motivo de las fiestas de San Pedro Regalado.
Las encajeras pinchan los alfileres sobre los patrones para colocar a su alrededor el hilo de colores. Algunas expertas del bolillo empujan los alfileres hacia dentro de la almohadilla como parte de la técnica, y el sol se refleja en unos alfileres, cada vez más juntos.

«Si tienes ilusión y paciencia, se puede aprender en una tarde», explica Cecilia, que organiza clases de bolillo en el Colegio Rural de Tudela de Duero. Jesús, que empezó a ir a este centro hace tres años, asegura que el bolillo es «fácil» y «relajante». «No es difícil, es solo laborioso».

Jesús comenzó a hacer bolillos porque llevaba en coche a su mujer al Colegio Rural y decidió quedarse con ella para no ir y volver a su casa, en La Cistérniga. Ahora, está entretejiendo una corbata de bolillos, en la que lleva trabajando dos meses y medio, comenta entre risas.

Pilar insiste en que esta es una actividad que la relaja mucho. «Es mi vicio», uno al que está enganchada desde hace seis años. Las dos horas de clase que recibe cada la semana en la Asociación La Acacia no parece suficiente, y de vez en cuando, en casa se coloca la almohadilla encima de las piernas para mover las decenas de bolillos que puede llegar a utilizar.

Estos bolillos, que toman protagonismo de nuevo en las fiestas patronales de Valladolid, son la principal fuente de ingresos para Saturnino, artesano especializado en los útiles de encaje de bolillos.

Él y su esposa vienen desde la localidad cacereña de Hervás. Saturnino antes era tornero y desde hace dos años, fabrica bolillos y pinchos, ayudado de unas máquinas pero rematados por sus manos y las de su esposa, quien pinta encima de los bolillos para hacerlos más llamativos.

Los dos artesanos venden incluso unos bolillos especialmente pintados para el encuentro de Valladolid. La Plaza Mayor rodea la madera del bolillo, con sus tejados y fachadas rojas, y su cielo cubierto por nubes.

Las principales organizadoras del evento son María Jesús de Miguel y Rosa María Asensio, del Club de Labores Mil agujas y la Escuela de Encajes Orcana. Detrás de los telares y las puntillas hay tres meses de preparación. Ambas se muestran «contentas» con la participación, aunque reconocen que la principal dificultad ha sido que ese mismo día se celebren varios encuentros de bolilleras en otros puntos del país.

De Miguel asegura que esta es también una oportunidad para comprar todo el material necesario. «De aquí las encajeras pueden salir bien surtidas», comenta. Asensio añade: «Hay que conocer el encaje de bolillos. La gente cree que solo se hace la típica puntillita para el juego de cama, y no. Hoy en día es casi lo que menos se hace, porque hay muchísimas técnicas europeas que estamos incorporando».

Entre tanta encajera, un pequeño futuro experto de los bolillos destaca entre la multitud. Israel solo tiene seis años y acaba de recibir el premio al participante más joven. Está entretejiendo una pulsera para su madre, y enumera con una sonrisa traviesa los colores que próximamanete adornarán la muñeca de su madre: «verde, amarillo y gris». Israel explica que empezó hace poco y que le gustan los bolillos «porque puedes hacer cosas».

Su abuela es su maestra en este arte, uno iniciado hace siglos en lugares lejanos a Valladolid, pero que aún pervive en la ciudad, que homenajea a sus encajeras en las fiestas patronales.

OTRAS ACTIVIDADES

Además del Mercado Castellano y la Feria del Disco, los vallisoletanos pudieron disfrutar de la ruta escenificada del Hereje, de la actuación Danzas del Mundo en Portugalete y del concierto lírico ‘Tres sopranos para la Zarzuela’ celebrado en la Plaza Mayor.

La playa de Las Moreras acogieron la actuación de grupos locales como Blaze The Trail, Starr & Erne y McKea, además del grupo de rapcore Riot Propaganda.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria