Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Blázquez reconoce ahora que se debe perseguir a los encubridores de abusos

Admite en la reunión con laAsociación Infancia Robada la necesidad de investigar casos pasados, pero no adquiere ningún compromiso / «Volvemos con el mismo escepticismo que vinimos», aseguran las víctimas

G. SANZ / VALLADOLID
15/03/2019

 


Las víctimas de pederastia dentro de laIglesia demandan de manera cíclica que antes de abrir los capítulos futuros es necesario cerrar los pasados. Hacerlo depurando responsabilidades y firmando el castigo sobre pederastas, cómplices y encubridores. No moverse en el plano temporal, obviando heridas abiertas, ha sido una denuncia tradicional de las víctimas de los abusos en el clero y uno de los pilares en los que se fundamentó ayer la reunión mantenida entre el presidente y el vicepresidente de laAsociaciónInfancia Robada, JuanCuatrecasas y FranciscoJavier (víctima de Ramos Gordón en elSeminarioMenor de La Bañeza), y el presidente de la Conferencia Episcopal Española,RicardoBlázquez.

En la primera de las cuatro páginas que conformaron el documento entregado a Blázquez en la sede de laConferenciaEpiscopal enMadrid, mostraba el «enfado y la vergüenza ajena» que genera en las víctimas las palabras del arzobispo de Valladolid, en las que se negaba a «investigar los casos de pederastia del pasado en nuestras filas». Esta declaración de intenciones quedó difuminada ante Cuatrecasas yFranciscoJavier, a los que reconoció en esta ocasión la necesidad de investigar los casos pasados y perseguir a culpables y encubridores. «Él está de acuerdo en que hay que investigar, que con el perdón no basta y que en casos como el mío, si no se ha obtenido justicia hay que llegar hasta el final», explica FranciscoJavier, a lo que añade el presidente de laAsociaciónInfancia Robada:«Blázquez se ha mostrado de acuerdo en que hay que investigarlo, pero tampoco ha adquirido un compromiso», remarca JuanCuatrecasas.

Sin embargo, cuando Blázquez fue cuestionado sobre por qué no ordena abrir investigaciones, por ejemplo, enAstorga (donde las víctimas han denunciado encubrimiento en los casos de RamosGordón y Sánchez Cao), el presidente de laConferencia Episcopal alegó su falta de autoridad para ordenar a otras diócesis que den ese paso y remarcó que en la que él preside, la de Valladolid, los casos se han llevado de la manera correcta.

Durante dos horas y media, RicardoBlázquez escuchó todas las propuestas que la asociación sirvió encima de su mesa. Lo hizo con un «tono agradable, pero si ningún compromiso», como admite Cuatrecasas. En manos del presidente de la Conferencia Episcopal está ahora el documento y la posibilidad de volver a citar un nuevo encuentro. Las acciones a tomar están a expensas de que el Vaticano publique elvademécum, resultado de la cumbre de Roma en la que se presentarán las medidas concretas a seguir en casos de abusos a menores en la Iglesia.

La reunión dejó la ficha casi en la casilla de salida, a juicio de los representantes de laAsociaciónInfancia Robada. No prometer llevar a cabo medidas efectivas es sinónimo de no mover ficha. «Yo me voy igual que he venido. No nos ha rebatido nada», explica FranciscoJavier. Por su parte,Cuatrecasas asegura volver a su casa «con el mismo escepticismo con el que vinimos a Madrid»:«Ha escuchado con empatía lo que decíamos, pero son palabras y las palabras no nos valen. Esto ha sido un punto de encuentro que llega tarde... pero llega», remarca.

RicardoBlázquez movió las palabras de su discurso y reconoció estar de acuerdo con la necesidad de que pederastas y encubridores depuren responsabilidades.También admitió que la pederastia «no es pecado, es delito», un paso positivo a ojos de Cuatrecasas, o que las víctimas tienen derecho a recibir una copia de su sentencia (algo que han reclamado sin suerte FranciscoJavier en Astorga o JavierPaz enSalamanca).

El tiempo será el encargado de decidir si las dos horas y media de reunión serán estériles o fértiles. «El único compromiso de Blázquez ha sido firmar el documento que le hemos entregado y un documento privado que le he entregado yo», asegura FranciscoJavier.

Desde laAsociaciónInfanciaRobada también han transmitido a Blázquez su malestar por la presencia en la ComisiónAntipederastia de SilverioNieto oJuanAntonioMenéndez, algo que «supone una afrenta más a lás víctimas», como reza el escrito de cuatro folios titulado La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio.

REIVINDICACIONES

Bajo los pilares de «prevención, provención, justicia y verdad», la asociación reclama «medidas para evitar que estos delitos se perpetren en el futuro» y, sobre todo, «que no se encumbra sistemáticamente a sus potenciales pederastias». En esta línea, el documento entregado al presidente de laConferencia EpiscopalEspañola solicita que exista un registro de pederastas.

Otro de los puntos claves en las reivindicaciones se ubica en la prescripción. «Pedimos que la iglesia española suba sus plazos de prescripción, igual que se lo pedimos a los poderes públicos.Solicitamos la no prescripción o un plazo de 50 años, con independencia de la Congregación para la Doctrina de la Fe». En este sentido se pide la CEE que comunique todas las documentaciones que reciba de pederastia para que laCongregación para la Doctrina de laFe abra o reabra e investigue todos los casos, incluidos los del pasado. Como ejemplo sirven a los Jesuitas de Cataluña, que se han comprometido a investigar posibles abusos desde los años 60.

En el marco de la transparencia aparecen otras dos reivindicaciones. Una, ligada a la documentación de los procesos canónicos y la otra en torno a la ComisiónAntipederastia, en la que piden la presencia de civiles. «Es preciso que la Iglesia no se investigue a sí misma, que haya presencia de profesionales independientes, imparciales, que supongan un chorro fresco de credibilidad y transparencia».

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria