Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

El Arzobispado, dispuesto a abrir el patio trasero de la catedral al público

Pretende crear un acceso al Museo Catedralicio por esta zona, con lo que el jardín de los cipreses sería visitable / La apertura sería sólo en horario diurno y por la noche volvería a cerrarse

F. MARTÍN VALLADOLID
10/10/2018

 

El Arzobispado de Valladolid se muestra dispuesto a abrir al público el jardín de los cipreses que se encuentra detrás de la catedral, junto a la plaza de la Universidad, tal y como pretende el Ayuntamiento. Este sería el titular general, pero habría que añadir, para completarlo, que esta buena disposición a las pretensiones municipales se enmarca en una operación más amplia que pasa por abrir un nuevo acceso al Museo Diocesano y Catedralicio por esta zona, ahora cerrada al público.
La apertura de un nuevo acceso al museo por el jardín de los cipreses no es nueva. Ya la planteó el Arzobispado en el proyecto presentado en 2016, que contemplaba ampliar el museo con un edificio acristalado que ocupaba buena parte del patio ajardinado. La propuesta no gustó en la concejalía de Cultura pues se antojaba una intervención desmesurada y al final se desechó.
Pero el Arzobispado sigue en la idea de abrir un acceso al museo en este patio ajardinado ahora cerrado -de hecho la puerta ya existe- para así evitar que los visitantes entren, como lo hacen ahora, por la portón lateral de la catedral que da a la plaza de la Universidad, con las consiguientes molestias en horario de celebraciones. Y es aquí donde los intereses del Arzobispado y del Ayuntamiento confluyen. Unos tendrían su nueva entrada al museo y los otros conseguirían que los ciudadanos pudieran acceder a esta zona en la parte trasera de la catedral que ahora sólo puede contemplarse desde la verja que impide su entrada. Ahora bien, el horario de estancia en este patio-jardín adornado con cipreses sería el mismo que el del museo. Por la noche se cerraría al público, como se hace por ejemplo con el Campo Grande.
Las líneas generales del proyecto se plantearon en una reunión celebrada hace unos días entre el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, y el obispo auxiliar de Valladolid, Luis Argüello, pero deberán concretarse en un nuevo encuentro en el que estará presente también la concejala de Cultura y Turismo, Ana Redondo.
Argüello reiteró ayer la intención del Arzobispado de abrir una nueva entrada al museo y la disposición a que el patio ajardinado sea visitable por el público, pero recordó, «como cuestión de principios», que se trata de «una zona que es de la catedral y que seguirá siendo de la catedral». Añadió que además de abrir un nuevo acceso aprovecharían para realizar obras de ampliación en el interior del museo y aseguró que tienen «todo el interés del mundo en la resolución» de este asunto, pero sin que se produzca ningún cambio de titularidad, algo que desde el Ayuntamiento no se plantea.
Lo que no está claro es cuándo podría materializarse esta apertura al público y si, como parece, el Arzobispado quiere que sea una vez que esté terminado el nuevo acceso al museo. Para eso primero tienen que estar de acuerdo todas las partes, de ahí que haya que esperar a la nueva reunión con Saravia y Ana Redondo, y, en el caso de que se llegue a un entendimiento, elaborar luego el proyecto y ejecutarlo. Un proceso que conlleva una tramitación urbanística, con intervención incluida de Patrimonio dado que se trata de un edificio declarado bien de interés cultural.
Cuestión no menor es de dónde salen los fondos para los trabajos. Argüello ya avanzó ayer que al menos una parte debería salir de un fondo creado por la asociación Amigos de la Catedral hace ya años con donaciones a cargo del 1% cultural y custodiado por el Ayuntamiento. Yesto puede plantear otro problema Con este fondo se pagaron en el anterior mandato los 500.000 euros que costó la restauración en la torre sur de la catedral y la instalación del ascensor que sube hasta los 70 metros de la estatua del Sagrado Corazón y que tanta polémica suscitó en su día.
Faltan, por lo tanto, muchos cabos por atar todavía pese a la buena predisposición que existe por ambas partes.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria