Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EL SALÓN DEL AUTOMÓVIL DE GINEBRA

Alain Prost y un coche de Valladolid

El cuatro veces campeón del mundo asiste en Ginebra al estreno del renovado Captur que este año registrará el millón de unidades producidas en exclusiva en la planta de Valladolid para 77 países y estará en los concesionarios en junio

PABLO R. LAGO
08/03/2017

 

Ginebra, la ciudad de los bancos, la neutralidad y las cuentas ocultas extendió ayer la alfombra de su suntuoso Motor Showroom para que el Captur, el más coqueto de los crossover de Renault, desfilara su nueva estética, ante la atenta mirada del universo automovilístico mundial.

La alfombra, en este caso gris, de la compañía del rombo se desplegó en la fría capital suiza para enseñar el rediseño del Captur, que ya se fabrica en la factoría de Valladolid, la cual trota firme al son de un recién estrenado plan industrial. Un Captur con más carácter, con más atrevimiento, con más colorido, más tecnología… Más diseño y más agresividad apura el más urbano de los crossover de Renault para que se asemeje más a sus hermanos mayores, el Kadjar y el Koleos.

Y mientras la fábrica de Valladolid ruge hacia el millón de unidades que se cumplirán final de este año del rediseñado modelo, Alain Prost, un mito de la Fórmula 1, asistía ayer en Ginebra, bajo el firmamento de ovaladas luces que escenifica desde hace tiempo las puestas de largo de Renault, al estreno mundial de la nueva versión del coche que ha dotado a la vieja Fasa de su etapa de mayor esplendor en Castilla y León tras más de seis décadas haciendo coches.

Captur, que es líder en ventas en su segmento en Europa, el de la gama B de crossover, contabiliza ya 846.000 unidades desde que allá por 2013 naciera en Valladolid, al tiempo que se alumbraba una nueva y floreciente era industrial, que tomará el testigo de las tinieblas que acechaban a Renault antes de que José Vicente de los Mozos tomara las riendas del grupo automovilístico en España, como ahora lo ha hecho con Nissan, para esperanza del medio millar de trabajadores de la factoría nipona en Ávila.

El nuevo Captur, o su versión renovada, es más castellano y leonés que nunca, con más del 80% de sus componentes procedente de proveedores regionales, tal y como reflejaba ayer un orgulloso Raúl Rodríguez, responsable de industrialización del rediseñado turismo, que, junto con un grupo de ingenieros de la fábrica vallisoletana, no quiso perderse la puesta de largo en el pabellón 4 del Salón del automóvil de Ginebra. Orgullosos de su creación, compartiendo techo con McLaren, Ferrari, Aston Martín o Rolls Royce, que también estrenaron modelos más acordes a la clientela de los bancos que pueblan el corazón de una de las urbes financieras del planeta por antonomasia.
Y en todo esto apareció Alain Prost, su hijo y un prototipo eléctrico, nacido del espíritu de la Fórmula E para eclipsar al Captur. Una estrategia extraña, la de Renault.

Tras el Captur asomó un felino ZOE-e-Sport concept, que nunca lamerá el asfalto de las calles, pero que sirve de mascarón de proa para el ZOE, el eléctrico líder de Renault. Toda una declaración de intenciones y convicciones de Renault, que tiene fe en el eléctrico como pocos.
Y lo hizo escoltado por Nico Prost, un piloto que con los genes raudos de su padre, pero sin el instinto implacable de su padre en las pistas que condujo a la Fórmula 1 a la que quizás fuera una de sus eras de mayor esplendor, coincidiendo con los duelos casi suicidas entre el piloto francés y el inimitable y malogrado Ayrton Senna.

Y el Captur, que, junto con su hermano mayor el Koleos, estará en los concesionarios en el mes de junio, quedó un tanto orillado entre la presencia del mito viviente y la intensidad del azul intenso del ZOE, en recuerdo de los colores que lució el Renault que hizo campeón del mundo a Alonso tras la monótona hegemonía del teutón Michael Schumacher.

Renault cree en el eléctrico y en la imparable carrera del futuro que simboliza el vehículo autónomo. Es palabra de De los Mozos, que es casi como dogma de fe en Castilla y León después de la transformación a la que ha sometido las tres factorías de Renault en Castilla y León, con mas de medio millón de coches el pasado año en sus dos plantas de montaje (Megane y Kadjar, en Villamuriel de Cerrado, Palencia; y Captur, en Valladolid) y sus más de 1,5 millones de motores, también en Valladolid.

Captur contabilizó el pasado ejercicio 215.670 unidades. Ya se acerca desde que nació hace casi cinco años a los 850.000. Y camina hacia el millón que para antes de que acabe el ejercicio vaticina el director general de Renault Iberia, Iván Segal. Cifras de vértigo para un pequeño todocamino encaminado al consumidor que busca diseño y vanguardia en un vehículo netamente urbano que lidera su segmento en Europa.

Y el eclipse al Captur de esta atípica puesta de largo de Renault, en la que Renault se atrevió a competir consigo mismo, amaneció pocos minutos después de que los Prost abandonaran los más de 2.000 metros cuadrados de moqueta gris con los que Renault alfombró su espacio en el Salón de Ginebra, a escasos pasos de la marca de Maranello, en el que sus azafatas competían en curvas y aerodinámica con los carísimos deportivos italianos. Porque pocos minutos después de que Prost y su áurea de mito se desvaneciera en la zona Vip, asomó, bajo una sábana y encaramado a una plataforma el Alpine, mirando arrogante, desde el lujo del precio y a un puñado de pasos, al coche orgullo de la factoría de Valladolid. Ese que inició la era del nuevo diseño y los crossover de Renault, el hermano pequeño del Kadjar y del Koleos. Dos de los todocaminos de la firma que lidera Ghosn salen de las factorías de Castilla y León.

La expectativa de la firma francesa es que el ritmo de crecimiento ha entrado en velocidad de crucero. Buenas noticias para el empleo en Castilla y León. Nada hace pensar que las cifras récord de producción de 2016 sean imbatibles en el año que acaba de empezar.
El buen estado de la economía mundial es fundamental para el bienestar de las plantas de Castilla y León. El 85% de la producción del Captur, por ejemplo, tiene destino internacional: a 77 países de los cinco continentes. Una muestra de lo que se deja sentir la globalidad en el PIB de Castilla y León.

Pero Renault piensa en eléctrico y autónomo, dos cualidades del coche del futuro de aquí a poco más de un lustro. Mientras ya se trabaja en la nueva plataforma que traerá uno o varios modelos nuevos a Valladolid, fruto del plan industrial recién estrenado. De momento, Renault no sueltan prenda. De los Mozos se encierra en su habitual hermetismo. Pero sonríe, síntoma de un futuro halagüeño.

Mientras, Ginebra ensaya el horizonte inmediato de la industria del automóvil. Vehículos cuyos salpicaderos se asemejan cada vez más a naves espaciales con el anhelo puesto en el coche autónomo.

Volvo exhibe un prototipo a escasos cien metros de Renault en el que el conductor se acomoda en el habitáculo como si fuera la salida de casa. Desempeña el volante, del salpicadero emerge una enorme pantalla plana y se enchufa Suits, una de sus series favoritas de Netflix. Mientras, el coche sortea el tráfico de regreso a casa en la congestionada radial de una congestionada ciudad.

No es el futuro. Lo ve Renault, con la misma claridad que avistó el éxito del Captur con cinco años de antelación. No es el futuro. Está estos días a las afueras de Ginebra, cerca del aeropuerto, donde dice la leyenda y las películas que los hombres con mil caras desembarcan con maletines negros repletos de inconfesables fajos de euros.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria