Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

UN HOMBRE / UN VERSO

«Hay quien cree que para ser importante hay que utilizar nuevos lenguajes y acaban en lo vulgar»

CRISPÍN D’OLOT

JAVIER PÉREZ ANDRÉS VALLADOLID
19/10/2019

 

Es juglar hasta en el DNI. Bañezano por raíz y cultura. Mago del lenguaje, arma que utiliza con destreza para rimar, cantar y recitar. Estudió filosofía, pero le pudo el arte de la música. Su oficio es la juglaría. Sus fuentes, Calderón, Lope, Cervantes, Quevedo… Bebe y vive del Siglo de Oro y dice que tiene mucho de Alonso Quijano. Sus trabalenguas han hecho historia. Disfruta de la miel del éxito merecido, pero se entrega con coraje y corazón en el cuerpo a cuerpo en la plaza del pueblo mirando a los ojos a niños y mayores. El personaje Crispín D’Olot nació en Gerona en los ochenta y hoy es el juglar de Castilla y León en el mundo. Formidable cuentacuentos y artista que domina la escena, la palabra y la canción y toca desde las cucharas a la zanfona. Logra lo imposible: hablar al revés. Nadie le llama por su nombre de pila. Se refugia cuando puede en Matanza de la Sequeda, un pueblín leonés en el que coge impulso para seguir actuando hasta que se rompan las cuerdas de su guitarra.

Pregunta.- ¿Se levanta y se acuesta como juglar?

Respuesta.- Yo siento que es así. Encarno en mí el oficio de la juglaría y creo que hay que hacerlo desde el amanecer al crespúsculo.

P.- ¿Dónde se siente más cómodo cómo juglar?

R.- En la plaza del pueblo, por supuesto. Es un ambiente multigeneracional y que tiene algo de ancestral, ya que allí durante tanto tiempo vivieron la tradición oral y la cultura popular. Pero un juglar tiene que estar en el ojo del huracán, como es la televisión.

P.- «El oro, el mico y el señor de Puerto Rico», ¿le ha dado mucha fama este trabalenguas?

R.- Sí. El trabalenguas en sí mismo ya tiene una riqueza, pero sí es verdad que el aporte interpretativo y juglar que le he dado, me ha hecho famoso. De hecho, el director del Festival Cervantino de Carolina del Nortees de Puerto Rico, fue a escucharme y me ha vuelto a invitar este año a ser la estrella principal del festival.

P.- El Quijote no ha andado nunca muy lejos de Crispín, ¿no?

R.- No, fue un libro que me marcó y me dejó huella. Además, una de las claves de mi éxito es que somos un país quijotesco y el Quijote ha transcendido la literatura y encarna el sentir y la cultura española. Un juglar que aparece en el siglo XX con su laúd, lanza y por adarga su lira va a ser bien recibido y bien aceptado porque no deja de ser un personaje que habita en el alma de todos los españoles.

P.- ¿Encuentra inspiración en el Siglo de Oro?

R.- Sí. Quevedo, como persona irreverente, como juglar de la palabra, como el máximo creador en lengua española, es el artista que más me ha llegado y me ha influido.

P.- ¿Cómo se siente cuando le aplauden mayores y niños?

R.- No es fácil, además en general el espectáculo y la cultura hoy en día no van por ahí. En ese sentido me siento muy orgulloso, me colma de satisfacción porque creo que lo estoy haciendo bien.

P.- A un juglar como usted, ¿le resbala lo que ocurre en el país?

R.- Todo es cuestión del cristal con que se mira. No me resbala porque todo nos afecta. Sin embargo, yo observo la vida a través de la intrahistoria y de la cercanía de la gente. Voy notando una cierta caída en muchos aspectos y sobre todo en el cultural y el humano. Sí es verdad que vivo como Don Quijote, en otra época, pero me encuentro con molinos de viento en mis aventuras.

P.- ¿Se han perdido los trabalenguas?

R.- No. Yo llevo una actuación que se llama Yo, juglar que hago para alumnos de primero de la ESO y que se apoya en esta tradición oral todavía viva que son las adivinanzas, los chascarrillos y los trabalenguas. Sorprende ver la cantidad de chavales que se acercan a contarme algún trabalenguas o verles mover los labios repitiendo los míos. Hay algo que todavía se mantiene vivo y que sigue dando savia a los trabalenguas.

P.- Diríjase al público, ¿con qué instrumento y qué diría?

R.- El instrumento serían las cucharas, porque con ellas tiene que comer el pueblo. Les diría que fuesen más valientes, que se pusieran junto al débil y no tan cerca de los poderosos, los ricos y mangantes.

P.- ¿Por qué el común, los escritores y el personal no riman en verso?

R.- Hay una reacción contra todo lo antiguo porque el ser humano es así, pero también hay un esnobismo. Hay gente que piensa que eso es antiguo, carca, rancio… que para ser importante hay que utilizar nuevos lenguajes, recursos expresivos y acaban en lo vulgar. Es una pena porque el verso sigue siendo una herramienta de memorización, transmisión de conocimientos y de creación de belleza que para eso está la poesía, para crear belleza y acercarse a lo hermoso, a la verdad y la justicia.

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria