Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Visiones de Castilla y León

 

CASTILLA Y LEÓN NO tiene una mirada sino muchísimas, ya que tiene mucho que ver y enseñar en cualquiera de los aspectos que se quieran considerar.

Arquitectónicamente se pueden ver desde las más brillantes obras de estilo Románico hasta las diferentes fases de Gótico y Herreriano. ¿Quién no conoce los mosaicos de las villas romanas de La Olmeda, en la provincia de Palencia, o las de Almenara-Puras en Valladolid? Pues si algunos no las conocen, les recomiendo que lo hagan, pues es una auténtica maravilla ver cómo se han conservado todos esos mosaicos, de qué manera se descubrieron y ahora se exponen para disfrute de todos.

De nuestras magníficas catedrales, en las cuales se han ido desarrollando distintas exposiciones de las Edades del Hombre, nos ha dado motivo no solo de conocer las obras de arte que desde diferentes iglesias, ermitas y conventos se trasladaban y exponían en ellas para poder verlas, sino también para conocer a fondo la propia catedral en sí, puesto que se las adecuaba e iluminaba para estos magnos acontecimientos, que fueron visitadas por una cantidad grande de personas para poder disfrutar de parte del contenido artístico de nuestra región, que es innumerable.

Puede señalarse que tenemos el «inconveniente» de que, al ser la región más grande de Europa, hay que recorrer unas distancias relativamente grandes para poderlas ver. Este inconveniente no es tal, porque el recorrido y desplazamiento de unas partes a otras, de una ciudad a otra, de un pueblo a otro, siempre están jalonados de puntos muy interesantes para admirar, tanto paisajísticamente, que vamos desde la montaña hasta las parameras llanas, desde las cuales podemos disfrutar de unas puestas de sol realmente inigualables. Y en cada pueblecito, por pequeño que sea, encontraremos un crucero, un humilladero, una ermita o una iglesia impresionantes.

Nuestra época de ocupación romana, aparte de todo lo artístico que nos legaron, puentes, ermitas, calzadas, etc., tuvo su relevancia económica, pues nos enseñaron la explotación de las minas de plata y oro y, como recuerdo, están las Médulas de León, y que luego, unos siglos después se transformó, con la revolución industrial, en la explotación de las minas de carbón, muy importantes en su momento y necesarias para el desarrollo energético e industrial, aunque hoy, por motivos conocidos, no disfruten de esa ventaja.

Agrícolamente también fue valiosa la aportación romana, y prueba de ello es que todavía se utiliza en algún lugar, un tipo de arado que sigue llamándose «romano», lo que produjo una revolución agrícola, haciendo de la amplia Tierra de Campos, con parte de las provincias de León, Palencia y Valladolid, lo que era considerado el «Granero de Roma», dado que la mayor parte de la producción se llevaba a la capital del Imperio.

Hoy día esa agricultura primitiva ha sabido evolucionar y adaptarse a las nuevas técnicas y formas de cultivo y podemos presumir de tener unas explotaciones realmente ejemplares y productivas que contribuyen fuertemente al incremento de nuestro PIB territorial.

A la vez que evolucionó esta agricultura, la industria, no tan tradicional en nuestras provincias como en otras regiones de España, se fue implantando en muy diversos sectores: primero en el agropecuario, para aprovechar nuestros productos agrícolas y así están en las provincias de Palencia y Zamora las mejores fábricas de galletas y pastas de España, ahora mismo con un auge realmente admirable.

Muy a tener en cuenta es el esfuerzo que se está haciendo por mantener la producción de azúcar y como consecuencia el cultivo de la remolacha en esta época dificultosa. Diferentes plantas de conservas y todo tipo de verduras cuentan también como un renglón significativo.

En el sector energético los altos hidráulicos, que en su momento producían energía capaz de abastecer a toda España, se han ido ampliando y completando con centrales térmicas y, en los últimos años, con un importante potencial en energía eólica y fotovoltaica.

Esto ha llevado, con ayudas de pequeñas industrias y la inestimable aportación de personas formadas en nuestras universidades y escuelas, a tener una industria de automoción importantísima, no solo para nuestra región, sino para toda la economía española. Y concretamente, en estos últimos veinticinco años hemos podido ver el crecimiento, adaptación a las nuevas tecnologías y mercados, y tener la fe y confianza de que tanto la industria matriz y todos sus aledaños auxiliares pueden seguir afianzándose y creciendo en nuestra región.

El denominado «sector cuaternario» ha seguido muy de cerca e incluso adelantándose a estos crecimientos para poder estar suministrando servicios de toda clase y además preparados para lo que se pueda necesitar.

Después de esta visión general y teniendo en cuenta que nuestra región, como se ha indicado, dispone de amplios terrenos, agua, fuentes de energía, universidades y escuelas de formación profesional, y ahorro sobrante y los demás servicios necesarios, la verdad es que no se entiende muy bien el que industrialmente no hayamos crecido más, pues otras regiones bastante más avanzadas que nosotros en este aspecto, no disponen de todo esto.

Nos ha faltado el empuje, la creatividad y, posiblemente, también el no querer correr riesgos para que en estos momentos pudiéramos ser una de las regiones más pujantes de España.

Bien es verdad que en estos últimos 25 años esto se ha corregido, como he dicho anteriormente, y nuestro desafío debe ser convencer y empujar a las nuevas generaciones que disponen de todos estos medios y que deben aprovechar al máximo porque, insisto, estamos en superioridad de condiciones y factores para poder competir con los más avanzados.

No dudo que este camino se va a seguir al igual que se ha hecho en los últimos años y estaremos muy contentos de que esto siga así.

Un poco como anotación al margen, siempre he creído en la iniciativa privada, sin renunciar a las ayudas oficiales que pueda haber, pero que en todo caso la idea y realización debe salir de las personas implicadas en el proyecto, y no dudo que así va a ser.

Quizás nos olvidamos alguna vez de lo que dijo Pierre Corneille hace 400 años: «Sin riesgos en la lucha no hay gloria en la victoria».

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria