Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Tutti fratelli, Castilla y León

JOSÉ VARELA JOSÉ VARELA
16/05/2016

 

ENTRE OTROS DESATINOS humanos, hace ya meses que todos somos testigos de cómo familias enteras de Oriente Próximo huyen del horror y la barbarie, de situaciones indignas e insufribles, por inhumanas, para cualquier persona. No sólo es el desgarrador hecho de verse obligadas a abandonar hogares, allegados, pertenencias y raíces, ¡no!; también es el torturador camino hacia un lugar incierto, sin apenas esperanza y sin saber si esta tragedia puede tener un final feliz.

Como poco, es incomprensible que, a estas alturas de la historia de la humanidad, solo seamos capaces de asistir a este inmenso drama humano, como a otros tantos anteriores o contemporáneos, poco más que como espectadores. La llamada crisis de los refugiados, lejos de resolverse, sigue contando por miles el número de personas hacinadas en el sendero de la más total incertidumbre, soportando frío, lluvia y desesperación y detenidos por sucesivas alambradas; sí, muchas alambradas, donde no debería haberlas. Solo alivian algo su sufrimiento las personas que asumen su compromiso ético y hacen todo lo que está en sus manos para cambiar esta realidad.

Cruz Roja sigue perseverando después de 150 años en ofrecer auxilio a las víctimas de los conflictos bélicos y, en general, por prestar su apoyo a las personas más vulnerables en cualquier lugar y por cualquier circunstancia. Hoy seguimos compartiendo el ideal del fundador de nuestra Institución, Henry Dunant, de tutti fratelli (todos hermanos), cuando ante los horrores de la guerra, decidió concienciar y movilizar a las personas para ayudar, por humanidad y de forma inmediata, a las víctimas de cualquier lado de los contendientes.

Hoy, a pesar de lo mucho avanzado, se siguen repitiendo graves agresiones a la integridad y dignidad de las personas. Muchos derechos, asumidos entre todos, se siguen vulnerando; muchos crímenes se repiten, incluidos los de guerra; y como los más vulnerables es el principal objetivo prioritario de esta injusticia y de esta barbarie, sin ningún reparo.

En términos generales, el progreso científico y técnico, cada vez más vertiginoso en todos los ámbitos hacen posible vivir más y mejor. Sin embargo, ese avance no es igualitario, ni se refleja muchas veces mínimamente en el campo de la solidaridad, de la ayuda humanitaria, en la que hemos de seguir perseverando mucho más. Después de tantas experiencias de sufrimiento a causa de guerras, nadie debería permanecer ajeno ya a la situación de esas familias que, ahora mismo, han de abandonar su casa para salvar su vida y seguir arriesgándola en esa huida.

Los compromisos adquiridos por los Estados dando prioridad a la protección de las víctimas han de ser revitalizados. De lo contrario, los valores y derechos en que fundamentamos nuestra convivencia quedarán muchos solo en buenas intenciones. Creo que somos muchos los que hemos tomado conciencia de lo que está sucediendo en nuestras fronteras europeas, como lo hemos sido antes por realidades humanas ante las que no cabía desentenderse simplemente. También el pequeño trozo de la Unión Europea que es nuestra Comunidad Autónoma de Castilla y León ha sido ya destino de personas emigrantes, en estas últimas décadas. Han sido personas y familias que tuvieron que abandonar su tierra eligiendo la nuestra para encontrar un futuro mejor.

En todo momento, Castilla y León se ha mostrado como una comunidad de personas generosas y comprometidas, que han hecho valer su espíritu hospitalario y cercano. Lo está siendo también ante el sinfín de duras situaciones de sufrimiento que ha traído la crisis económica, procurando no dejar solos a los más afectados. Y también, desde un principio ha mostrado su disposición a acoger e integrar en sus ciudades y pueblos a esas personas que ahora lo han perdido todo, simplemente por humanidad.

La clave para cambiar esas situaciones indeseables siempre es la solidaridad. Esos ejemplos de solidaridad, en muchos casos anónimos, son el resultado de una sociedad madura, concienciada y responsable con lo que sucede a su alrededor. Y esa misma solidaridad será la mejor herramienta que, junto a la respuesta coordinada de administración, instituciones, entidades y ciudadanía confeccionarían la mejor fórmula para acometer este reto sin miedo y por difícil que sea.

Siguen siendo muchos los apoyos recibidos de cara a procurar la mejor de las respuestas a las personas refugiadas, no sólo en sus países de origen y tránsito por Europa, sino para su posible acogida en Castilla y León. Sin ese apoyo la situación sería mucho más trágica, si cabe.

Gracias a esta solidaridad, pudimos enviar desde Castilla y León en 2013 un cargamento con 16,2 toneladas de ayuda humanitaria a Siria. En 2014 contribuimos a mejorar la atención sanitaria a personas refugiadas en Líbano. Y en la actualidad Cruz Roja Española mantiene desplegado un dispositivo especial coordinado por la Federación Internacional de Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, para atender a las personas que llegan a las costas griegas. En esta última intervención también están participando Voluntarios de varios Comités Provinciales de Cruz Roja Española en Castilla y León. Asimismo, el Voluntariado de Cruz Roja en Castilla y León mantiene dispuesto su dispositivo de acogida de personas refugiadas.

Sentimos que Castilla y León quiere seguir en la vanguardia solidaria y sabemos que los castellanos y leoneses comparten el propósito de Cruz Roja de estar cada vez más cerca de las personas que más adversidades han de superar. ¡Tutti fratelli!

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria