Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Una tierra inagotable

PILAR DEL OLMO PILAR DEL OLMO
30/03/2016

 

LA MIRADA A Castilla y León que nos sugiere este diario debe partir necesariamente del reconocimiento y la puesta en valor de todo el trabajo de cada ciudadano y cada empresa, de cada familia y cada institución, de todos y cada uno de los que hemos formado parte de la sociedad castellano y leonesa a lo largo de estos años. Un empeño y esfuerzo que nos han llevado a cumplir hitos relevantes como el de nuestra incorporación por méritos propios al grupo de las regiones más desarrollas de la Unión Europea; o el más reciente que nos ha conducido a la senda de la recuperación y a que podamos vislumbrar un año 2016 esperanzador en el cumplimiento progresivo del objetivo prioritario para todos nosotros: la creación de empleo.

Basta echar una primera ojeada a Castilla y León para advertir las enormes potencialidades que brinda nuestra tierra. Somos una Comunidad grande, la más grande en superficie, la sexta en número de habitantes y la séptima en riqueza (Producto Interior Bruto).

Es innegable que la amplia extensión de nuestro territorio conlleva un hándicap a la hora de financiar las competencias y servicios públicos, especialmente los servicios esenciales, que son nuestra razón de ser como Comunidad Autónoma. Prestar una atención sanitaria, educativa y social –de calidad y equidad contrastadas por numerosos organismos independientes– en una Comunidad que reúne 2248 municipios, casi la tercera parte del total de España, solo es posible gracias a la apuesta que los presupuestos autonómicos han hecho año a año en ese sentido y, en particular, a la alta profesionalidad de nuestros empleados públicos.

De ahí la trascendencia de disponer de una financiación autonómica suficiente y más justa para encarar la sostenibilidad futura del Estado de Bienestar con unos niveles óptimos de calidad. Ésta será la principal batalla colectiva que tendremos que librar en el marco de la reforma del vigente sistema, previsiblemente en este año 2016. Será también la única forma de embridar definitivamente el déficit que aún presenta nuestras cuentas públicas, pese a haber reducido sensiblemente los desequilibrios presupuestarios en los peores años de la crisis gracias al esfuerzo colectivo en aras a garantizar la sostenibilidad de las cuentas de la Comunidad.

La dificultad que presenta la vasta superficie de nuestro territorio para llevar los servicios públicos a todos sus rincones no debe nublarnos la visión sobre las ventajas que reporta esta singularidad. Castilla y León es una inagotable cantera de recursos endógenos físicos, medioambientales, culturales o económicos, que debemos aprovechar y continuar poniendo en valor. Por destacar algunos, desde los recursos mineros y energéticos, presentes de una u otra forma en unas cuantas provincias, a los asociados a cultivos, montes y superficies arboladas, relacionados también a energías renovables más eficientes y menos contaminantes, hasta la piedra o el patrimonio, la cultura y la lengua española.

Todos ellos ofrecen un potencial de desarrollo importante, con la ventaja añadida de su carácter no deslocalizable, que debe traducirse en el crecimiento económico sostenible y el bienestar social para el amplio medio rural que conforma nuestra Comunidad y, por lo tanto, en una mayor cohesión territorial. En este sentido, ya tenemos en la potente y competitiva industria agroalimentaria de Castilla y León un ejemplo concluyente de lo que se puede avanzar desarrollando nuestros recursos locales.

Tengamos muy presente también que en Castilla y León ha echado raíces una sólida industria, llamada a ejercer mayor protagonismo en la economía regional. A la consolidación de sectores como el de la automoción y sus componentes o el agroalimentario hay que añadir la pujanza con la que han emergido otros como el químico, el farmacéutico, el biotecnológico o el aeronáutico, en torno a los que hemos definido la estrategia regional de especialización productiva. La suma de todos ha hecho posible que actualmente la industria autonómica alcance un peso entre los sectores productivos superior al que ocupa en la media de España y en el conjunto de países de la Unión Europea.

Su proyección en esta nueva etapa de crecimiento es destacable, como apuntan los últimos indicadores conocidos. La cifra de negocios del sector industrial se ha disparado un 18,7% en el año que acaba de cerrarse, siendo la más alta de España. Su contribución ha sido también decisiva para que Castilla y León bata otro récord histórico en exportaciones, al superar los 15.740 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 18% y eleva al 6,3% la participación de la Comunidad en la cuota nacional de ventas al exterior.

Estos datos ponen de manifiesto los altos índices de competitividad alcanzados por nuestra industria. Pero nada de lo anterior puede instalarnos en la autocomplacencia o el conformismo. Al contrario, debe ser, y de hecho es, un acicate para seguir trabajando por nuestra tierra.

Tenemos un objetivo ambicioso: reindustrializar Castilla y León para que este sector aporte el 20% a nuestra producción regional en el año 2020. Queremos hacerlo sobre la base de la competitividad y la innovación. Y estamos convencidos de que lo haremos juntos, de la mano de todas las fuerzas políticas y de la sociedad, porque el diálogo en todas sus vertientes es otra de nuestras fortalezas.

En ese reto jugarán un papel esencial las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC), el idioma universal de las empresas y los emprendedores en una economía cada vez más global y competitiva. Por eso, impulsaremos su desarrollo, no sólo a través de la industria 4.0, sino también como vía de apoyo al crecimiento de otro sector fundamental en la economía de la Comunidad y dinamizador de nuestro medio rural: el comercio.

Las TIC son una herramienta de competitividad de primer orden, un escaparate de promoción exterior, y el mejor aliado para que el ecomercio pueda derribar los obstáculos de las distancias físicas en el territorio o de las rigideces de la estructura demográfica.

En esta mirada a Castilla y León conviene observar de reojo lo que nos rodea. Nos daremos cuenta de que, aún con nuestras carencias y debilidades, atesoramos muchas fortalezas, que deben enorgullecernos como castellanos y leoneses y animarnos a ver el futuro con optimismo y ganarlo con ilusión.

Somos atractivos a la inversión y nos lo dicen las empresas. Tenemos una óptima red de infraestructuras; trabajadores con una alta cualificación, que han sido bien formados en nuestras universidades y centros de formación profesional; gozamos de un clima social favorable y disfrutamos de estabilidad política. Somos de fiar y confían en nosotros.

Pero somos nosotros los primeros que debemos creer en esta tierra de oportunidades que es Castilla y León. Tienen que creerlo nuestros jóvenes, llamados a escribir el futuro, los actores de un tejido empresarial local, familiar, cada vez más fuerte. Es una responsabilidad que tenemos todos como sociedad contribuir a que se avive la mecha del emprendimiento, actuando decididamente ya desde el ámbito educativo. También continuar reduciendo, cuando no alcanzar a eliminar, todas las limitaciones a las iniciativas emprendedoras, desde las referidas a la financiación, pasando por las infraestructuras productivas hasta las cargas administrativas.

Tenemos por delante, pues, la tarea de continuar reforzando el crecimiento económico. Todo nuestro trabajo de Comunidad está dirigido al que es el objetivo prioritario: más y mejor empleo para los castellanos y leoneses que, queriendo trabajar aquí, no pueden hacerlo. Con ello alcanzaremos a reforzar la cohesión y nuestro sentimiento de Comunidad.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria