Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Renault, pasado, presente y futuro en Castilla y León

 

La oferta es tentadora… parar unos minutos el incesante ritmo de trabajo para echar una mirada a lo conseguido en Castilla y León, mi tierra, y poder expresar el orgullo que siento cuando en cualquier parte del mundo digo, bien alto, que soy castellano y leonés.

Hay muchos momentos importantes que se agolpan en mi cabeza si pienso en Renault y en mi tierra. Ya desde pequeño oía hablar de la marca del rombo en mi casa, luego llegó mi primer día laboral en Renault en 1978 como aprendiz, los cambios de puesto, y la paulatina adaptación a la vida internacional…pero siempre teniendo muy presente de dónde vengo.

Para entender la grandeza de lo conseguido por Renault en nuestra región hay que remontarse unos años y la ocasión lo merece…Han pasado más de 60 años desde que la fábrica del Renault 4 CV se instaló en Valladolid gracias a Don Manuel Jiménez Alfaro, fundador de FASA, quien obtuvo la primera licencia privada de fabricación de automóviles de nuestro país; al grupo de empresarios visionarios que le apoyaron para que la factoría se hiciera realidad; al tejido social y a la situación geográfica de la ciudad. Un año después, los once primeros Renault 4 CV españoles salieron de aquella nave situada en el Arco del Ladrillo a recorrer la ciudad, aún sin matrícula, hasta la plaza del Ayuntamiento. Era el 12 de agosto de 1953.

Sobre la base industrial existente de FASA en Valladolid, donde se comenzó fabricando el Renault 4/4 cuyos motores venían de Francia, y posteriormente el Dauphine cuyos motores venían ya de un proveedor español, a comienzos de los 60 algunos de los principales accionistas se plantea fabricar los componentes mecánicos en Valladolid. De esta forma, en 1963 se funda la sociedad FAMESA (Fabricaciones Mecánicas S.A.), y en noviembre de 1965 se inaugura oficialmente la factoría, que en un primer momento contaba con 250 personas que ya entonces disponían de un gran nivel técnico. En sólo tres años ya se alcanzó la cifra de 100.000 motores producidos con una plantilla de 1.000 trabajadores.

En 1972, se inició el proyecto de construir una tercera fábrica, esta vez en Palencia. Para reunir las 200 hectáreas de terrenos necesarias, hubo que negociar con unos 80 propietarios, y cuenta la leyenda que muchos acabaron aceptando, no tanto por el precio, como por la promesa de empleo para sus hijos y nietos que la factoría suponía. Los terrenos de Villamuriel de Cerrato estaban cerrados y nivelados a finales de 1974, pero la conflictividad social en los últimos coletazos del régimen obligó a aplazar la construcción de la planta. Sin embargo, en junio de 1976, el entonces presidente de la matriz francesa, Bernard Vernier-Palliez visitó España; y en un gesto de coraje y visión política que emocionó a muchos, Vernier-Palliez anunció a los directivos de FASA-Renault que confiaba en el futuro político y económico del país y que había decidido relanzar el proyecto de la Factoría de Palencia. España se consolidaba definitivamente como punta de lanza estratégica de la marca del rombo. El 2 de enero de 1978, el primer Renault 12, con algunas piezas montadas y traídas desde Valladolid, salía por el final de línea de una factoría todavía en obras. Los Reyes de España inauguraron oficialmente en octubre de ese año una factoría de Palencia con todas sus naves ya en marcha. El afilado diseño de R 12, que configuró la llamada "línea flecha", auguraba un éxito fulgurante y, en buena medida también, el de la empresa.

Así nacieron las tres factorías de la región. Impresiona lo que ha cambiado todo, en gran medida gracias a la dedicación de los trabajadores durante estos más de 60 años de presencia industrial de Renault en nuestra comunidad. En estos años en España hemos fabricado más de 25 millones de motores y más de 15 millones de vehículos entre Valladolid y Palencia, sin olvidar los más de 25 millones de cajas de velocidades que hemos fabricado en Sevilla.

Es una realidad que la historia económica de nuestra región, pero sobre todo la industrialización moderna de Castilla y León no se podrían entender sin Renault. Nos encontramos en una región en la que el peso de la industria en su economía ronda el 18%, cuatro puntos más que la media nacional. Siendo un territorio eminentemente agrícola y ganadero en su extensión, tenemos que subrayar la importancia de la industria como principal agente exportador e innovador. Y en particular, la industria de la automoción es la que mayor aportación tiene al valor añadido bruto industrial de la comunidad, representando aproximadamente un 36% de las exportaciones de la comunidad y siendo la que mayor esfuerzo hace en innovaciones y tecnología.

En Castilla y León, Renault ha encontrado su sitio, y también ha crecido; especialmente en los últimos años. El primer Plan Industrial (2011-2013) trajo la producción de Captur a la factoría de Carrocería Montaje de Valladolid. Una factoría que gracias a este modelo trabaja a tres turnos desde octubre de 2014, fabricando un modelo que exporta a 81 destinos de los cinco continentes y empleando a 3.400 personas. Pero no son los únicos castellanos y leoneses que sienten la pasión del rombo. En la misma Avenida de Madrid, la factoría de Motores no se queda atrás. Con 50 años de historia y una producción acumulada de más de 25 millones de motores; aquí más de 2.300 empleados producen cerca de 7.000 motores cada día también en tres turnos de producción.

Renault no solo es una empresa de Valladolid, sino uno de sus buques insignia. Por eso tenemos que estar en la ciudad y con la ciudad, participar en su agenda cultural, colaborando en la Seminci; también apostando por la ciudad con eventos como la convención de concesionarios o la reunión anual de directores de factorías, donde participaron más de 150 directores de todo el mundo. Y esto es así porque todo el mundo en Renault tiene directa o indirectamente relación con Valladolid y viceversa. Es lógico que seamos embajadores de la ciudad.

En nuestra continua preocupación por mantener las posiciones de las factorías de la región, el segundo Plan Industrial (2014-2016) trajo mayor carga de trabajo a la factoría de Palencia. Kadjar y Nuevo Mégane son hoy una realidad gracias a los más de 4.200 empleados que han hecho posible el lanzamiento de los dos modelos en seis meses, un tiempo récord.

El rombo es la cara visible de nuestros vehículos pero el alma son las casi 10.000 personas de nuestra comunidad que forman parte de la familia Renault; 10.000 personas que hacen posible que nuestra empresa sea hoy símbolo de madurez colectiva, técnica y humana, donde la competitividad es la apuesta más firme y donde la formación continua es nuestra mejor herramienta para alcanzarla.

Ejemplo de esto último es el proyecto Renault Experience con el que desarrollamos toda nuestra formación integral. Este programa nació en 2012 con dos objetivos fundamentales: mejorar la empleabilidad de los jóvenes profesionales de la Comunidad de Castilla y León y atraer a los mejores talentos para integrarlos en Renault. Con esta formación, nuestra plantilla es mundialmente reconocida a través de la calidad de los productos o a través de los managers formados en nuestros centros que poco a poco van completando su carrera profesional fuera de España y que a la vez, son unos excelentes embajadores de nuestra tierra. Además, gracias a la competitividad ganada, estamos en el mejor momento de la historia de Renault en España; estamos preparados pero no podemos tirar por la borda ahora el trabajo realizado. Tenemos que seguir luchando cada día para ser los mejores. La mejor arma para ello es el diálogo permanente, este no nos puede faltar. El dialogo es un valor que nos pone a todos a prueba cara a los años venideros siendo nuestra mejor garantía de éxito para nuestro porvenir.

El sector de la automoción supo anticipar sus medidas y por ello está viviendo la recuperación económica antes que otros sectores. En 2015, Renault ha sido la única marca que ha superado las 100.000 unidades en el mercado español. A ello nos ha ayudado una gama de productos renovada, con tres modelos estrella fabricados en España: Renault Captur, fabricado en Valladolid y Renault Kadjar que se fabrica en Palencia junto con Nuevo Renault Mégane.

Estos tres modelos se fabrican en nuestra región gracias a los dos planes industriales que ya hemos citado y ahora mismo es momento de cerrar y hacer balance del segundo de ellos. Con este Plan, la empresa se comprometía: a una creación de 1.300 nuevos empleos y, a día de hoy, se han creado más de 3.000; la factoría de Palencia produciría 280.000 vehículos en 2016 y estimamos que llegaremos a los 300.000, y las factorías mecánicas (Valladolid con motores y Sevilla con cajas de velocidades) harían una media de 1.250.000 unidades y se está cumpliendo. 2016 confirmará que todas las promesas del Plan Industrial 2014-2016 se han convertido en realidad, y, además, esperamos que el nivel de actividad del sector se mantenga en el primer semestre, gracias a la continuidad del Plan PIVE 8, a partir de ese momento la confianza que hayamos recuperado del consumidor será la clave.

FUTURO

Si miramos al futuro, lo primero que veo en el horizonte es un tercer Plan Industrial que conlleva proyectos importantes que verán la luz en los próximos años. Este Plan, como los dos anteriores, será posible gracias al esfuerzo de todos los que componemos Renault en España y llega en un momento en el que la economía española se despierta de la crisis y no hay que dejar que se duerma. Es fundamental establecer unas bases económicas sólidas y conseguir la confianza de la población, y con ella la recuperación del consumo privado y la inversión.

En Renault, hacemos lo que debemos hacer, cumplir nuestros compromisos es nuestra filosofía de trabajo, como la del buen castellano. Los dos planes industriales, han permitido que nuestras fábricas españolas logren los más altos niveles de producción que nunca hemos tenido, lo que nos permite dar esperanza a muchas familias, y ahora el gran reto es mantener en tiempo lo que hemos alcanzado. El mundo cambia muy rápidamente, no debemos olvidarnos de dónde venimos y es importante luchar para seguir manteniendo lo que tenemos.

Gracias a todos empleados de Renault en Castilla y León y a todos mis paisanos que creen en nosotros; gracias por tantas cosas vividas juntos y por tantas cosas que nos quedan por vivir en el futuro; como castellano y leonés me siento orgulloso. En Renault queremos seguir siendo el motor de esta magnífica comunidad.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria