Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Hagamos cestos 4.0

AGUSTÍN LORENZO AGUSTÍN LORENZO
28/04/2016

 

EMPEZAMOS UN NUEVO año, miramos a atrás y vemos que el 2015 en general ha sido un año ilusionante, ha tenido más ‘alegría’, pero cuando echamos las cuentas de final de año, comparamos con los presupuestos, con los números de ejercicios pasados, esa alegría se transforma en una pequeña decepción. Sin ser un mal año, en cuanto a números se refiere, el crecimiento que se esperaba ante esa ‘alegría’, esas noticias económicas híper-optimistas, ese repunte del consumo, esos progresión de las exportaciones, no se ve reflejado en los números finales de las empresas y negocios de la región, salvo contadas excepciones en ambos sentidos. Las expectativas han superado a la realidad, pero ello nos ha permitido trabajar con ganas, con ahínco, en definitiva con ilusión, con la vista puesta en un prometedor futuro que no se llegó a materializar.

El 2016 empieza con el mismo guion, a excepción de la incertidumbre política nacional y los vaivenes de la economía china, en nuestro pequeño poblado celta, continuamos con la ilusión de que la situación económica apunta hacia arriba, quizá lo miremos con un poco más de recelo o desconfianza, pero nuestro carácter castellano y leonés, terco, pero luchador nos hace creer que así será.

Motivos hay para ello, el horizonte de esta región, se nos antoja amplio y diáfano, con multitud de oportunidades y nichos de negocio que cubrir, y no solo por la amplitud de nuestro territorio, sino porque esta larga crisis se ha llevado por delante cantidad de compañeros e ilusiones, dejando espacios donde germinen oportunidades para otros. Solo nos queda superar alguna pequeñas barreras, que van haciéndose crónicas por estas tierras; despoblación y envejecimiento, ausencia de industria, infraestructuras escasas, tamaño ínfimo del tejido empresarial, ausencia de cultura de innovación, escasa formación empresarial, administración de espaldas a la realidad de sus ciudadanos y empresas, etc., nada que no se pueda corregir o cambiar.

De hecho es el reto de los castellanos y leoneses, el tratar de revertir esta situación, y es nuestro retraso en el desarrollo industrial de la región, a excepción del sector automovilístico, el que ofrece la primera gran oportunidad para lograrlo.

Ante la escasez y el poco peso del sector industrial en Castilla y León, se abre una ocasión para apostar por una industria de futuro; La industria Tecnológica. Contamos con muchos argumentos a favor para que sea una de las industrias referencias en Castilla y León; es una industria muy deslocalizada, disponemos de varios centros productores de la materia prima necesaria, el cerebro y el talento, es una industria joven, con mucho recorrido y un potencial de crecimiento prácticamente ilimitado.

Mas particularmente se está generando en torno a la ciberseguridad una incipiente industria centrada en dicha especialidad tecnológica , aprovechando la tracción del Instituto Nacional de Ciberseguridad, cuya sede radica, al menos por el momento, en nuestra región. Esta es una de las especialidades que desde esta región, debemos de potenciar, apoyar y fomentar, tanto por parte de las administraciones, como de las empresas, pues ello ayudara a conseguir superar otro de los retos que tenemos; el pequeño tamaño de las empresas.

Nuestro tejido empresarial es excesivamente ‘micro’, si bien es cierto que es un inconveniente a nivel nacional, en nuestra región está especialmente marcado. Este pequeño tamaño, nos impide y limita nuestra competitividad, especialmente cuando hablamos de salir a mercados exteriores, donde necesitamos una fuerte financiación y unos recursos humanos especializados, que por nuestro tamaño, nos es muy costoso y difícil de conseguir, ya que no los podemos tener en la estructura regular de la empresa, y debemos acudir a la subcontratación de estos servicios, con el aumento de costes y la menor eficacia de los mismos, lo que nos resta competitividad en un mercado global muy exigente.

Otro reto al que nos enfrentamos en Castilla y León, es la falta de formación y sensibilización tecnológica, tanto a nivel de la ciudadanía, como a nivel empresarial.

Llegar con las TIC a todos los sectores. Se trata de concienciar que las tecnologías son un aliado para las empresas de cualquier sector y lograr que los empresarios reconozcan su contratación como una inversión para su negocio y no como un gasto. Las empresas deberían tener en sus presupuestos una partida para TI, y descubrirían que a la larga esa inversión les ha resultado beneficiosa.

También la ciudadanía debe concienciarse del partido que pueden sacarle a la tecnología y del uso correcto que deben hacer de la misma. Hoy en día existen unas cifras muy alarmantes sobre el uso que, sobre todo los adolescentes, hacen de las tecnologías, especialmente de las redes sociales y los smartphones, ciberacoso, sexting, agresiones grabadas y después publicadas en internet, violencia de género agravada por el uso de los teléfonos… son datos muy preocupantes que debemos empezar a cambiar ya mismo desde la educación y la concienciación.

Otro reto es la mejora de las infraestructuras de comunicación, con el objetivo de restar cableado y sumar velocidad. En Castilla y León existen numerosas poblaciones rurales sin acceso a Internet con una conexión de muy baja calidad y también sin cobertura de telefonía móvil que se ven aisladas y marginadas en el uso de muchos recursos importantes como los sanitarios o los educativos, lo que provoca su despoblación y abandono, en el ámbito empresarial hoy en día se hace inconcebible un negocio que no esté conectado para cualquiera de las diversas tareas propias de su actividad; compras, ventas, información , etc., lo que provoca la marcha de estos negocios hacia los núcleos urbanos de la región o simplemente su desaparición.

Pese a parecer una imagen poco atractiva de nuestra región, lo cierto es que es esa carencia de desarrollo tecnológico e industrial, la que nos permite ser optimistas en cuanto al futuro, tenemos que transformar esta carencias en oportunidades, aprovechar nuestras fortalezas, que son muchas, y desarrollar una nueva industria apoyada y basada en las nuevas tecnologías.

Aparecen en el mercado nuevas tecnologías emergentes con un amplio recorrido y una capacidad de crecimiento exponencial, Cloud, Big Data, SmartCities, Energías verdes,... pero especialmente hay dos campos en los que Castilla y León puede y debe ser referente en el mundo de las tecnologías, uno como hemos dicho anteriormente en Ciberseguridad, y otro que empieza a despuntar como es el IoT, Internet de las Cosas, especialmente en todas las aplicaciones que estas tecnologías tienen en el sector primario y el industrial (Industria 4.0), y esta región sería un excelente y variado banco de pruebas y desarrollo para la generación de proyectos y productos en IoT.

Además contamos con abundantes y prestigiosos centros de producción de conocimiento y talento, tanto en el ámbito privado como en el público, algunos referentes a nivel nacional y europeo, que son la base para la generación de nuevas empresas de base tecnológica.

Como ejemplo práctico de desarrollo de empresas en base a una tecnología novedosa, tenemos el mundo de los Drones, donde desde nuestras universidades se han desarrollado proyectos de calado internacional basados en tecnologías desarrolladas en la región, y ya disponemos de una de las escuela de RPAs más prestigiosas.

Volviendo al inicio, creo que 2016 será un año de oportunidades en Castilla y León, y en nosotros estar el aprovecharlas o dejarlas pasar. Tenemos los mimbres; conocimiento, talento, oportunidad, nichos de mercado, tecnologías emergentes, empresas con ganas, trabajadores motivados, una región con calidad de vida ¡Hagamos cestos 4.0!

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria