Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La financiación, clave para apuntalar a las empresas

PEDRO PISONERO PEDRO PISONERO
03/05/2016

 

CASTILLA Y LEÓN tiene 2.248 municipios, 6.000 núcleos de población, 2,5 millones de habitantes y 230.000 empresas. Son cifras que muchos de ustedes conocen, pero conviene recordarlas de vez en cuando. Como conviene destacar también que buena parte de los pobladores de esta comunidad autónoma viven en ciudades, aunque haya miles y miles de paisanos que conviven en pueblos con menos de 500 habitantes… Esa es la realidad demográfica y empresarial de Castilla y León, un terruño que da cabida a esas miles y miles de empresas, que, en un altísimo porcentaje de los casos, son micropymes, es decir, compañías con hasta diez empleados. En la inmensa mayoría de los casos están pilotadas por autónomos que se juegan sus recursos –y el de sus familias- y que derrochan entusiasmo y sudores para mantener en pie sus negocios.

La empresa castellano y leonesa es resultante del trabajo de gente valiosísima que ha demostrado una fuerza de voluntad, planificación y eficiencia que para sí querrían las grandes compañías. Estamos en una tierra austera, en la que se da mucho valor a la palabra. Lo cuento aquí porque, en el ámbito financiero ha habido un cambio de paradigma que ha llevado a demonizar un sistema que, pese a muchos defectos y errores, nos presta servicio a todos cada día de un modo directo, rápido y, en la mayoría de las ocasiones, eficaz.

Iberaval, que este año soplará 35 velas, se ha convertido en un aliado de las pymes, pero también un enlace con los bancos –antes con las cajas de ahorro- para facilitar financiación en las mejores condiciones de precio, plazos y coste. Nos consideramos parte de ese sistema financiero regional en el apartado de pymes y autónomos, porque nuestra misión no es otra que conseguir para ellos préstamos y créditos. En ello estamos, porque consideramos que si no hay flujo suficiente de crédito, las posibilidades de que el proceso de recuperación se consolide se reducen notablemente.

Estoy muy de acuerdo con algo que hace unas semanas alguien escribía aquí mismo: «Castilla y León tiene un tejido de pymes que son muy competitivas en cuanto a los productos que fabrican o los servicios que prestan». De hecho, muchas son auténticos modelos a exportar. En Iberaval trabajamos con algunas de ellas. Sólo durante 2015, atendimos a más de 3.200 empresas y acumulamos más de 23.000 compañías asociadas. Una cifra que nos permite aportar un titular redondo: una de cada diez empresas castellano y leonesas trabaja con nosotros. No está mal, pero vamos a seguir creciendo con el tejido empresarial de esta comunidad autónoma.

Porque, créanme: no somos más torpes que nadie ni estamos menos desarrollados que los países y regiones de nuestro entorno, el europeo. Al contrario, hemos dado un salto cualitativo a destacar. Aunque no lo queramos reconocer.

Aquí, como en el mercado global en el que nos situamos, existen nuevos actores y demandas en un entorno cada vez más exigente, por lo que Iberaval estará siempre del lado de nuevas compañías para apuntalar su competitividad, a través de la innovación, la promoción productiva, el fomento de alianzas y la salida al exterior, así como la mejora de su acceso a la financiación. Así lo hemos hecho en los últimos 35 años. En este periodo, Iberaval ha inyectado, en colaboración con otras entidades financieras, más de 4.000 millones de euros, en 170.000 operaciones.

Pero, es cierto: no estamos solos. La Junta de Castilla y León ha demostrado que cree en el sistema de garantías. Participa en Iberaval con casi el 15 por ciento del capital suscrito. Cierto es, como digo, que el programa ADE Financia, que de manera conjunta se lanzaba allá por el año 2000, ha servido para financiar 9.000 operaciones de préstamo por más de 800 millones de euros, lo que ha propiciado una inversión aproximada de 1.300 millones de euros. Esto ha contribuido a la creación o mantenimiento de miles y miles de empleos y a superar las limitaciones de ciertos colectivos empresariales, en particular en los últimos e inclementes años, como consecuencia de la crisis.

Y llegados a este punto, creo que es de justicia subrayar la implicación de Iberaval con el empleo en Castilla y León. En un momento como éste, en el que la creación de puestos de trabajo no acaba de resultar algo dinámico, hemos de seguir remando entre todos para llegar a la orilla. Digo bien: todos. Sólo durante el último año, según un estudio de la asociación que agrupa a las 20 sociedades de garantía de España –entre las que se encuentra, obviamente, Iberaval-, se dejaron de crear 300.000 empresas por falta de crédito entre las pymes españolas. Extrapolando esa cifra a nuestra comunidad autónoma, 15.000 puestos de trabajo han dormido el sueño de los justos durante el último semestre de 2015 por la ausencia de financiación para las empresas. Evitar esta circunstancia está siendo uno de nuestros objetivos prioritarios para este 2016.

En este contexto, cabe destacar que el nuevo crédito aumentaba por primera vez en ocho años durante 2015, pero hay carestía entre las pymes y micropymes, y Castilla y León es terreno abonado para los pequeños proyectos. Les recordaré que la operación media atendida por Iberaval se sitúa en 89.000 euros y el plazo medio de devolución de ese importe es superior a siete años.

La cooperación, señalaba antes, es fundamental para las empresas; también para las instituciones. A ese respaldo fundamental que ha supuesto para miles de pymes el programa ADE Financia –y, en los últimos años de ADE Rural, junto a la Consejería de Agricultura y Ganadería-, hay que añadir el apoyo que las instituciones locales, a través de la Federación Regional de Municipios y Provincias, han dado a sectores como el comercio en algunas de las principales entidades locales de Castilla y León. Debo agradecer, por supuesto, su confianza a los 124 socios protectores de Iberaval, pero también a esas más de 23.000 compañías que caminan a nuestro lado. Gracias.

No quería dejar de referirme a otro ámbito de relevancia para las empresas: la innovación. En Iberaval, que también es una empresa, hemos interiorizado la consigna de que constituye la antesala del despegue en muchos ámbitos de la vida. En los últimos meses hemos lanzado una oficina online que acota gestiones, reduce el papeleo y evita la pérdida de tiempos y desplazamientos a nuestros socios, y, más recientemente, un sitio web que constituye una amplísima puerta de entrada a nuestra sociedad de garantía. Creo que es el camino. Y, hoy en día, en el ámbito empresarial –cualquier pyme, por pequeña que sea-, con un esfuerzo no excesivo se pueden obtener positivos resultados, perfectamente medibles, en el corto plazo. En esto, en Castilla y León, también hemos dado pasos de gigante.

Con estas mimbres, parece claro que debemos caminar más unidos, con la vista puesta en superar las dificultades que, seguro, seguirán apareciendo en el camino. Sin embargo, como decía al inicio de estas líneas, Castilla y León es una tierra robusta, forjada durante muchos siglos, y con una riqueza natural y sociocultural a la que se suman esa estabilidad de la que tanto presumen nuestros políticos. Con razón. Esta Comunidad fue la primera en sellar un acuerdo referido al Diálogo Social y, frente a la inquietud política y la incertidumbre de gobierno que impera bajo el paraguas que es España, somos un reducto atractivo para invertir, para generar iniciativas. Debemos aprovecharlo. Iberaval estará ahí: junto a los proyectos viables. Para que no les falte financiación.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria