Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La estrategia del cangrejo

ANIAGO GAGO ANIAGO GAGO
16/05/2016

 

«COMO TARDE ES muy tarde/, como noche es muy pronto/, por la sierra la Culebra/ andarán ya los lobos;/niño, no salgas solo». Estos versos, ligeramente cambiados por mi, de Aquilino Duque, bien puede definir el presente y el futuro de Castilla y León.

O sea, andamos tarde, rezagados, nos hemos quedado en tierra de nadie, dando palos de ciego, construyendo una Comunidad Autónoma que no la vertebra, ni la cose, como le gustaba decir a Juan José Lucas, ni la madre que la parió. No veo por ninguna parte conciencia colectiva. Y el espíritu castellanoleonés es un fantasma, o una fantasmada, a pesar de los esfuerzos que hizo, desde la Fundación Villalar, José Manuel Fernández Santiago. Es más: esa conciencia de pertenencia a esta Comunidad es mucho menor que hace varios años. El provincialismo ha crecido a la par que ha perdido fuerza Castilla y León como región. Y eso que ahora hay un arma poderosa, como es Televisión Castilla y León. Pero ni por esas se logra que los de Ágreda se identifiquen con los Ponferrada o los de Ciudad Rodrigo con los de Paredes de Nava. Aquí sigue pasando como en el año 1984 en el Centro Territorial de TVE cuando la gente llamaba y preguntaba «¿es ahí Castilla y León?». Y los que allí trabajábamos contestábamos entusiasmados: «sí, por supuesto, esto es Castilla y León». Hasta los trabajadores, muchos nacidos fuera de estas fronteras, luchábamos por crear conciencia regional.¡Qué tiempos aquellos! Un año, para cubrir en directo la información que se producía en la campa de Villalar de los Comuneros, utilizamos de estudio la roulotte-autocaravana del jefe técnico, Marino Caballero, que la puso a disposición de Castilla y León, la naciente Comunidad Autónoma. Como no había medios los inventábamos. ¡ Todo por la patria castellanoleonesa! Eso sí que era creer sin ver, como Dios manda.

LA ESPERANZA, ÚLTIMO REFUGIO

Y como noche aún hay una ligera luz. De esperanza. Porque la esperanza, siempre es el último refugio de los desamparados. La noche no ha echado el cierre y, por tanto, todavía podemos caminar sin tropezar definitivamente. Hay esperanza, hay posibilidades, hay resquicios; necesitamos dosis de optimismo, de visión positiva, si queremos entregarnos a la tarea de hacer una Comunidad Autónoma con más garra, con más posibilidades, con más futuro. El lamento nunca sirvió para progresar.

Para eso debemos exigir a nuestros políticos que diseñen la estrategia del cangrejo, no la del caracol. La del caracol es llevarse la casa encima, y eso con lo grande que es Castilla y León, no se puede. Pero sí hacer lo del cangrejo: esconderse en un agujero profundo del río y esperar que se le endurezca el caparazón. Entonces salir y afrontar los peligros una vez que la armadura es fuerte. Y para eso hay que acabar con las ocurrencias y la política de la distracción: que si nueva reforma del Estatuto, que si maravillosos acuerdos de paz sindical, (a cojón de mico, por cierto), que si menos mal que nos queda Portugal y cosas así. Lo que tienen que hacer los señores que nos gobiernan es salir ya del agujero, que tienen el caparazón fuerte, después de tanta experiencia, e ir a Madrid, al Foro, para hacerse influyentes y después tener capacidad de decidir. Escondidos en casa, timoratos, nos pasa lo que nos pasa: que llega un ministro canario, como José Manuel Soria, y nos da tralla hasta en la boca. O un Montoro que nos ningunea. O que haya diputados que nos confunden con Castilla-La Mancha. O que los gobiernos de turno, tanto del PP como del PSOE, nos miren más como anécdota que como categoría.

VAMOS A MENOS, Y SE NOTA

De todos los males que nos cercenan el futuro el peor es la despoblación. Es un hecho incontestable. Un dato lo dice todo: desde la preautonomía, hace casi 40 años, Castilla y León ha perdido en torno a los 150.000 habitantes, o sea, tanto como Las capitales de Palencia y Zamora juntas. La despoblación, y el envejecimiento, es un hecho cruel. A este paso ¿para quién van a hacer leyes las Cortes o decretos la Junta? ¿Para las avutardas de mi pueblo?¿Para mantener el sistema que arrulla a esos señores que han hecho de la política su oficio?

Esto es lo que hay. Y lo sabemos. Sobre todo en algunas provincias, como Zamora, como Salamanca, como Ávila, como Soria, que están lejos de converger con otras como Valladolid o como Burgos. Castilla y León es una región desequilibrada desde el principio, y ahí sigue. Si profundizamos más y nos ponemos a hablar de comarcas la cosa empeora: sobre todo si nos acercamos al Oeste y nos pegamos a Portugal, donde hay lugares como Sayago o Aliste en los que la autonomía no ha arreglado nada; hay lugares donde aún siguen empleando el arado romano. Si nos vamos al interior, como Soria, descubriremos lo que ya sabíamos: que no tiene solución. Ni Escipión que se pusiera de nuestra parte lo arreglaría. Y si hablamos de León y sus comarcas mineras pues ya me dirán: que ni carbón ni nada.

PORTAVIONES PARA MADRID

Dicho esto, ¿cómo debemos enfocar el futuro? ¿Copiando del pasado? Pues no. Haciendo acopio de lo bueno que se ha hecho, que también se ha hecho, y conjurándonos todos: partidos políticos, instituciones, entidades públicas y privadas y asociaciones de todo tipo para generar un espíritu de ilusión, comprometido y positivo, un proyecto de Comunidad capaz de crear riqueza, que es la base para que la gente no se quiera ir de aquí. La Junta, las Diputaciones, los Ayuntamientos, las Cámaras de Comercio, las Asociaciones Empresariales…,todos deben echar el resto y encauzar políticas que no se queden en meras fotos de periódico. Eso sí, para todo eso se necesita liderazgo. Y un líder. Alguien con fuerza, con ilusión, con ganas. Alguien que se crea esta comunidad y la patee, llene de abrazos a viejas y jóvenes, y no pare de insuflar entusiasmo a toda persona, empresa o colectivo que ponga en marcha una iniciativa. Se necesitan políticas que no conduzcan a que el 40% de nuestros jóvenes estén en paro. «Que os vaya bien, que tengáis, suerte», les dijo Mariano Rajoy no hace mucho a unos jóvenes con los que se encontró en el AVE y al preguntarles a dónde iban le dijeron que al extranjero, a buscar trabajo. ¡Vaya chasco!

¿Qué se puede esperar de una sociedad que expulsa a su gente más preparada?¿Qué se puede esperar de un mundo empresarial y laboral que a los ingenieros les hacen contratos de auxiliares administrativos? ¿A dónde vamos con una Junta de Castilla y León que tiene a muchos de sus funcionarios con los brazos cruzados porque no les dan trabajo? ¿Qué se puede esperar de una región en que todos sus políticos se van o quieren irse? Recuerdo: Dionisio Llamazares, José María Aznar, Jesús Posada, Juan José Lucas, Juan José Laborda, Fernando Martínez Maíllo…¿Castilla y León sólo sirve de portaviones para Madrid?

Esta es una tierra ancha de horizontes, de una geografía heterogénea y bella, con un patrimonio único (es la Italia de España) y con unas universidades de cierto prestigio (aunque no estén el ranking mundial o europeo de las mejores), con una buena industria automovilística y de sectores afines, con una extraordinaria capacidad agroalimentaria, con buenas comunicaciones, con un nivel de vida decente (aunque cada vez haya más gente en el umbral de la pobreza), con una magnífica sanidad (aunque ahora con graves deficiencias por culpa de los recortes), con gran capacidad de ahorro, ( que se invierte en otras partes), con una excelente enseñanza y con un potencial de personas de gran capacidad profesional. Tenemos buenas carreteras y autovías, un tren veloz, el AVE, que aunque sea por una vía, llega a más ya a más de la mitad de nuestras capitales, la vida de los mayores es magnífica, sobre todo si miramos cincuenta años atrás y nuestro sistema de vida, tan lúdico, sigue siendo extraordinario.

LAS CULPAS DEL SILENCIO

¿Por qué, entonces, estamos varados como las ballenas? ¿ Por qué vivimos en el disgusto permanente? Por el paro, por la emigración, por la despoblación, por que nuestros hijos son los primeros en cinco mil años de historia que vivirán peor que los padres. Y todo porque no se exige a los políticos nada, porque la gente está amuermada en sus casas, porque los medios de comunicación, salvo excepciones, no cultivan la crítica y no ejercen el contrapoder, que es una de sus funciones, olvidando lo que dijo Cicerón: «la verdad se ataca lo mismo con la mentira que con el silencio».

Necesitamos aumentar exponencialmente lo bueno que hacemos para tener un futuro que no sea el olvido, la desidia y el abandono. Ya sé que los que aquí vamos quedando, y las generaciones que logren mantenerse en estos pagos en las próximas décadas, vivirán bastante bien, pero solos, tristes, sin niños en las calles, con árboles que no darán sombra.
Como cantaba José Antonio Labordeta «de un tiempo a estar parte vamos camino de nada». Pues hay que pararlo.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria