Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

«De dónde venimos, hacia dónde vamos»

 

¿QUÉ HUBIERA PASADO si Francia, Alemania, Gran Bretaña o Italia no hubieran sido capaces de superar todo aquello que les enfrentó en un pasado para trabajar juntos por el futuro de Europa?

Los grandes momentos históricos que hemos superado no sólo como comunidad o como país, sino como civilización nos han demostrado que es mucho más importante poner nuestro punto de atención en aquello que nos une por encima de lo que nos separa.

Durante siglos los conflictos fueron los protagonistas. Sobran los ejemplos de situaciones que hace mucho tiempo atrás nos confrontaron. Los acuerdos y la voluntad de trabajar juntos mirando hacia delante afortunadamente han ido ganando terreno y nos han proporcionado la mayor etapa de estabilidad conocida por todos, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Logros como la construcción europea habrían sido impensables si no hubiera sido por la voluntad de llegar a entendimientos y la capacidad de acuerdo entre las grandes potencias.

Los españoles tenemos la oportunidad de hacer frente a uno de esos grandes momentos históricos para demostrar el carácter dialogante y de acuerdo que tenemos como Nación.

Castilla y León ha sido ejemplo de consenso a la hora de formar su gobierno. Los castellano y leoneses decidieron el pasado mes de mayo que había llegado el momento de la colaboración y del trabajo conjunto entre diversas fuerzas políticas que representan la pluralidad de los ciudadanos. Por encima de cualquier ambición personal o partidista ha primado el interés general de lo que somos como comunidad y de lo que representamos como pueblo.

Castilla y León, a lo largo de su historia se ha caracterizado por su centralidad y moderación, por la calidad de sus servicios públicos, como lo son su Educación o su Sanidad, y por favorecer un clima de confianza y estabilidad que ha sido garantía de futuro. Los castellano y leoneses podemos sentirnos orgullosos de disfrutar de una de las comunidades que goza con una de las mayores cuotas de bienestar dentro de nuestro país.

El futuro político de nuestra comunidad para los próximos 4 años está plagado de grandes retos que tendremos que afrontar de manera conjunta entre las distintas fuerzas políticas. Afianzar nuestra recuperación, garantizar oportunidades laborales para los jóvenes e impulsar nuestro tejido productivo dando un mayor protagonismo a las empresas y a las entidades locales desde una gestión transparente y eficaz son parte de los objetivos que el nuevo gobierno se ha planteado.

Los avances de los que disfrutamos en Castilla y León gracias al esfuerzo de los ciudadanos y de la buena gestión de los gobiernos autonómicos son un impulso para la recuperación de la economía española y para el fortalecimiento de su Estado del Bienestar. Una mejor Castilla y León se traduce en una España mejor.

Y al igual que en Castilla y León, los españoles el pasado diciembre decidieron con sus votos que había llegado el momento de un mayor entendimiento y consenso en España. Su voluntad ha sido la de la pluralidad política con una prevalencia hacia el Partido Popular como fuerza más votada.

Los votantes nos han transmitido un mensaje claro pero no podemos confundir cuál ha sido su mandato. Los españoles nos han pedido que equilibremos nuestras fuerzas políticas, no que nos dediquemos a hacer malabarismos con la aritmética parlamentaria para llegar al gobierno hipotecando nuestro futuro.

El Partido Popular lo ha tenido claro desde el primer momento. Con gran altura de miras hemos propuesto un pacto que incluya a tres grandes fuerzas políticas – PP, PSOE Y Ciudadanos- que conforman una gran mayoría constitucionalista con una suma de 252 escaños.

La opción de Gobierno que propone el Partido Popular es la única capaz de garantizar la estabilidad de nuestro país y de llevar a cabo las importantes reformas que nos demanda la sociedad.

En la próxima legislatura no podemos conformarnos con hacer aquello que está en nuestra mano, debemos de luchar por alcanzar lo que esté a nuestro alcance con la única finalidad de hacer una España mejor y más próspera.

La sinergia que podemos conseguir con este gran acuerdo debe tener como base grandes pactos políticos y tiene que estar encabezada por el líder del Partido que ha ganado las elecciones.

Los españoles y entre ellos los castellano y leoneses apostaron mayoritariamente por Mariano Rajoy y por el proyecto del Partido Popular para liderar la gestión del Gobierno de los próximos 4 años.

Nuestras preferencias están claras. Somos partidarios de mirar hacia países como Alemania donde la CDU y el PSD, democristianos y socialdemócratas, han sido capaces de llegar a un acuerdo por la gobernabilidad de su país. En el Partido Popular lo tenemos claro: es mejor el consenso de Alemania o Dinamarca que volver a las políticas socialistas que nos llevaron a la crisis más profunda de nuestra historia.

Necesitamos un Gobierno coherente y sensato que no cambie de opinión ni sea capaz de vender sus principios al mejor postor para conseguir una silla en la sala del Consejo de Ministros. Las amistades y las asociaciones parlamentarias que Sánchez ha forjado y que el Parlamento ha desestimado en dos sesiones consecutivas pueden suponer un duro revés para España y para los españoles.

El líder socialista en su afán por llegar a la Moncloa ha optado por reciclar los sufragios de los españoles para transformarlos en lo que él denomina como un «Gobierno progresista y reformista que mira a izquierda y a derecha». Un ‘pseudo despotismo ilustrado 2.0’ disfrazado de cambio mediante el cual pretende destruir todo el progreso que con tanto esfuerzo hemos logrado conquistar en estos cuatro años.

La recuperación económica y la senda de estabilidad corren un grave peligro si los planes de Pedro Sánchez proliferan y si mantenemos esta situación durante mucho más. El tiempo apremia y el bloqueo político al que nos hemos visto abocados por los vetos del PSOE y por sus «amistades peligrosas» nos ponen en entredicho. Cada día que Sánchez mantiene su bloqueo es un día que hemos perdido para trabajar por España y por los españoles.

Nuestra mano sigue tendida hacia la negociación con aquellos partidos políticos que comparten los mismos valores que la mayoría de los españoles. Nuestra puerta sigue abierta para acordar un pacto de gobierno capaz de establecer acuerdos, capaz de garantizar la unidad de España. Los brazos del Partido Popular siguen extendidos para abrazar la gran oportunidad histórica que supone poner por encima de lo que nos separa aquello que nos une, de valorar lo que somos y de trabajar juntos.

No podemos permitirnos el fracaso. Nos jugamos mucho. Nuestra imagen internacional como potencia europea puede ponerse en entredicho. La unidad de España puede estar en riesgo por la ambición soberanista de aquellos que quieren acabar con lo que somos.

Tenemos que hacer una llamada a la responsabilidad y ser capaces de vislumbrar qué España es la que queremos dejarle a nuestros hijos y a nuestros nietos. No permitamos que la incapacidad de unos cuantos para llegar a acuerdos empañe lo que reflejamos como sociedad y lo que somos como país.

Es tiempo de diálogo. Es tiempo de negociación y de acuerdo. Es tiempo de consenso. Es tiempo de dar primacía a lo que tenemos en común, que es mucho. Es tiempo de trabajar juntos si tenemos la voluntad de hacerlo. Aprovechemos la oportunidad de cambio que los españoles nos han dado para llegar a entendimientos. Podemos lograrlo porque todavía estamos a tiempo.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria