Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Castilla y León, razón de Estado

DEMETRIO MADRID DEMETRIO MADRID
29/02/2016

 

Ya son treinta y tres años los que tiene nuestro Estatuto de Autonomía. Con su aprobación se declaró la voluntad democrática de los ciudadanos leoneses y castellanos para la construcción de una Comunidad de mujeres y hombres libres en la mejor tradición de los Castellanoleoneses. Eso sí, partiendo del gran acontecimiento con la promulgación de la Constitución Española de 1978, como símbolo e instrumento de la Transición de nuestro país de la dictadura a la democracia.

Desde tiempos anteriores a la recuperación de la democracia, hemos combatido, con ilusión otros amigos, compañeros y paisanos, para conseguir la reconstrucción de la Autonomía. Este objetivo no estuvo exento de trabas y dificultades sin cuento, ante la intransigencia de personas y en no pocas ocasiones de algunas instituciones preexistentes. Nuestra determinación entusiasta no se arredró con las trabas conocidas. Precisamente por la cantidad de dificultades desde sus orígenes nuestra Comunidad se fortaleció y esta vacunada contra los inconvenientes e insidias. Como expresión de esa voluntad, se produjeron manifestaciones públicas, como lo manifiesta que durante todos los años, desde los primeros setenta del siglo pasado aun en la clandestinidad, la presencia masiva y popular en la Campa de Villalar de los Comuneros, el 23 de abril como expresión de libertad y reivindicación de la autonomía y la igualdad.

Fueron muchas personas las que colaboraron con su voluntad, determinación y entusiasmo a superar todas las trabas. Deseo destacar por su valor histórico y simbólico, pero también por su autoridad académica, a D. Claudio Sánchez Albornoz, santo y seña de los estudios históricos de Castilla y León. Para ello nada mejor que la trascripción del extracto de una conversación mantenida con él a su regreso del exilio de Argentina, en el domicilio de su hija en Ávila. Dice D. Claudio: «cuando se debatía en el Congreso la Constitución de la II República, le manifesté a Unamuno y a Ortega y Gasset que se equivocaban al decir que Castilla hizo a España y la deshizo». También Don Claudio matizaba esa frase famosa «que Castilla había hecho España y España había desecho a Castilla. La aportación humana y económica de los castellanos y leoneses al erario público (como demostró el economista e historiador palentino Ramón Carande) era más cuantiosa que lo que venía de América». Y sigue diciendo «que lo que contribuían otras regiones fue muy poco», para concluir que «era Castilla, la pobre Castilla y León, siempre unidas desde 1230, los que pagaban y mantenían la carga del Imperio».

«Yo quiero», me insistía D. Claudio, «que los castellanos y leoneses se decidan a poner en pie y creen una Comunidad magnifica…tienen que pensar en su tierra, en el derecho que tienen a vivir con las mismas garantías que las otras regiones de España». «Yo soy un español doscientos por cien», sigue diciendo Sánchez Albornoz, «no hay más que una España, de Irún a Tarifa y de Finisterre a Creus. Pero nuestra historia ha ido diferenciando distintas regiones y es un hecho inevitable hoy».

Hoy como ayer, Castilla y León es una cuestión de Estado. A partir de la Constitución y el Estatuto de Autonomía hemos construido una estructura descentralizada del poder político, que simboliza un cambio importantísimo en la tradición secular del centralismo español. Todo ello conlleva unas responsabilidades y exigencias

Situados en nuestros días, hoy contamos con las condiciones necesarias para conseguir que nuestra Comunidad pueda desarrollar sus potencialidades, que son muchas. Disponemos del patrimonio histórico, artístico, monumental y bibliográfico más importante de España para que los ciudadanos puedan disfrutar. A ello se suma el magnífico patrimonio físico y medioambiental como atractivo económico, en estos tiempos donde la movilidad y el turismo es una fuente muy importante de las economías modernas. Compatible con las mejores condiciones de desarrollo tecnológico agroindustrial. Para su desarrollo disponemos de las herramientas necesarias que nos permite nuestro Estatuto con el autogobierno.

Habiendo recuperado las Cortes de Castilla y León su capacidad de legislar y un Ejecutivo cuya función entre otras, es, además de administrar nuestro patrimonio, impulsar y establecer las condiciones para que los ciudadanos puedan crear riqueza, progreso e igualdad entre las comarcas, impulsando su vocación, corregir el desarrollo desigual de las distintas provincias, y sobre todo tomar medidas serias por la igualdad de oportunidades entre los ciudadanos. Naturalmente no seré yo quien instaure, como ya lo hiciéramos en su momento, un Plan de Desarrollo Regional, el famoso PDS. Hoy corresponde a las formaciones políticas y sociales ponerse de acuerdo en diseñar, a medio y corto plazo el futuro de nuestra Comunidad. Comunidad que tiene enormes posibilidades

Nuestro Estatuto nos indica los deberes, obligaciones y objetivos en el ejercicio de las competencias asumidas por nuestra Comunidad. Sin ánimo de ser exhaustivo, indico algunos de los que me parecen más urgentes: empezando por la prestación de los servicios públicos de calidad, el crecimiento económico sostenible, orientado a la cohesión social y territorial, aprovechando los recursos de nuestra Comunidad. La creación de empleo estable y de calidad. El desarrollo de todas las formas de actividad empresarial y el fomento de las iniciativas de la economía social, como el cooperativismo. El fomento de la investigación científica y la innovación tecnológica. La lucha contra la despoblación y el soporte en la modernización y desarrollo integral en las zonas rurales, dotándolas de infraestructuras y servicios. La plena integración de los jóvenes, facilitando su autonomía, mediante el acceso a la formación profesional y universitaria, al empleo y la vivienda etc.

Los grandes retos que las instituciones autonómicas tienen por delante son muy importantes. También inciden las responsabilidades en todas las entidades: Ayuntamientos, Diputaciones, a los que debe orientar, y en algún caso, coordinar la Junta de Castilla y León. Del mismo modo nosotros los castellanos y leoneses, la iniciativa privada, los jóvenes y no tan jóvenes emprendedores, tenemos que contribuir en el desarrollo de tantas y tan importantes potencialidades, para atajar y resolver los graves problemas de nuestra Comunidad, como son la desertización y la despoblación.

Tenemos grandes universidades públicas y privadas, centros educativos de gran calidad, maestros y profesores de reconocido prestigio y como consecuencia los jóvenes mejor preparados, como hemos manifestado en múltiples ocasiones. Pero aún no hemos conseguido ofrecerle un futuro cierto en Castilla y León a los que lo deseen. Eso sería la mejor manera de hacer Comunidad y crear conciencia regional.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria