Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Castilla y León desde América

 

CASTILLA Y LEÓN es un ilusionante proyecto de futuro fraguado en unos cimientos culturales e históricos cuya dimensión se calibra en su plenitud cuando se tiene la suerte de comprobar en la lejanía lo que nuestros antepasados fueron capaces de construir en el Nuevo Mundo y como esa obra ha evolucionado hasta construir una comunidad integrada por más de 560 millones de personas que hablan y piensan en español, la mayoría de ellos en América.

El primer europeo en llegar a los Estados Unidos de América, en 1513, fue Juan Ponce de León, fundador de La Florida, nacido en Santervás de Campos (Valladolid). Un poco antes exploró y naufragó en esas costas Pánfilo de Narváez, natural de Navalmanzano, cerca de Cuéllar (Segovia). Diego Velázquez de Cuéllar, primer gobernador de Cuba, nació en 1465 en la villa segoviana que lleva como nombre su segundo apellido. Otro segoviano, Pedro Arias Dávila, fue gobernador de Nicaragua.

Tristán de Luna y Arellano, explorador de México, nació en 1510 en Borobia (Soria), al igual que sus compañeros de gesta Francisco Vázquez de Coronado, que vino al mundo en Salamanca precisamente en el mismo año, y el también salmantino Alonso del Castillo Maldonado. Álvaro de Mendaña, nacido en Congosto, en la comarca de El Bierzo, descubrió las Islas Salomón y las Islas Marquesas

Juan Jufré de Loayza, natural de Medina de Rioseco (Valladolid), acompañó a Pedro de Valdivia en la fundación de Chile y fue el primer regidor municipal de Santiago. Y por si fuera poco, el padre de la patria Argentina y héroe de Chile y Perú, José San Martín, descendía de Cervatos de la Cueza (Palencia).

Todos ellos forman una pequeña muestra representativa de la contribución de España al encuentro con el Nuevo Mundo, fenómeno que llevó aparejado el inicio del colonialismo moderno y, entre otros muchos aspectos, algo tan fundamental como el debate sobre el reconocimiento de los derechos de los pobladores autóctonos de los nuevos territorios, como por ejemplo el de la propiedad de sus tierras. Surgió de esta forma en Salamanca una corriente jurídica, el derecho de gentes, que abrió brecha en el campo jurídico internacional gracias a las aportaciones de estudiosos como Francisco de Vitoria, Francisco Suárez y Bartolomé de las Casas, así como Domingo de Soto, Melchor Cano y Bartolomé de Carranza en una época posterior. Todos ellos, dominicos y vinculados a las universidades de Salamanca y Valladolid, tejieron una corriente a favor de los indígenas que desmontó las teorías teológicas que les despojaban de todos sus derechos.

Otro dominico singular, el jurista y teólogo zamorano Venancio Diego Carro, miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, profundizó cuatro siglos después en las rutas que tomo el derecho internacional estructurado por Francisco de Vitoria y en la concepción de los derechos y deberes del hombre en sí misma. Una de sus obras, “España en América sin leyendas” refleja en su título el carácter de estos estudios sobre la vertiente jurídica de la llegada de los españoles al continente americano.

Podemos decir que Castilla y León y América han ido de la mano desde los primeros viajes americanos hasta nuestros días, como lo confirma el Archivo General de Simancas, en la provincia de Valladolid, cuya trascendencia reside en la documentación que atesoró sobre los inicios de la conquista, impulsados por la Corona de Castilla. Esos documentos pasaron posteriormente al Archivo General de Indias, que se inició en gran parte con fondos documentales provenientes del de Simancas y a él trasladados por orden real a finales del siglo XVIII. Entre los muros de la fortaleza que alberga el archivo vallisoletano se guarda documentación tan valiosa y variopinta como la que hace referencia a la minería de la plata, los límites de América Meridional, la expulsión de los Jesuitas de las Indias, a finales del siglo XVIII y principios del XIX, o el comercio de esclavos.

Existe asimismo documentación clave, de finales del siglo XVIII, sobre los pobladores indígenas de Argentina y Chile, Perú, Venezuela, Nueva España, Puerto Rico y Nueva Granada, entre otros.

Poco a poco, aquella mirada que desde Castilla y León y otros territorios de las Españas se fue proyectando sobre América fue revertiendo hasta conseguir una interacción y una interrelación que confluyó en lo que hoy denominamos la Comunidad Iberoamericana de Naciones y a la que la Agencia EFE aporta elementos fundamentales para una vertebración informativa en español, ajena a otros intereses y consideraciones que no sean compartir la información que demanda una sociedad moderna que usa un tesoro común, el idioma español, que EFE y su Fundación del Español Urgente miman día a día con sus consejos e informes para emplearlo mejor en los medios de comunicación, vehículos que con trascendental importancia y notable influencia transportan las palabras que conforman nuestro idioma hasta que estas llegan al destinatario en forma de noticia como resultado final del fenómeno de la comunicación. Por otra parte, la cooperación cultural, docente e investigadora de centros y universidades de Castilla y León con entidades de similar naturaleza de distintos países americanos ha sido y es constante, con experiencias tan valiosas como las llevadas a cabo por las universidades de Salamanca, Valladolid y León en aspectos como el idioma o la formación de docentes.

Pero no solo de ideas y palabras vive el hombre. La sociedad moderna es inconcebible sin un entramado económico que la sustente, del cual son parte esencial las empresas y los emprendimientos. Ambos elementos tampoco pasan desapercibidos a esa mirada a Castilla y León desde América y viceversa.

La internacionalización ha hecho posible que compañías surgidas en Castilla y León, o íntimamente ligadas a la trayectoria de emprendedores de esta tierra, hayan realizado su particular encuentro de América, donde las podemos encontrar en sectores tan diversos como el cambio de divisas, el mantenimiento integral, la producción alimentaria, la industria de la automoción, los laboratorios farmacéuticos, el desarrollo de aplicaciones informáticas, la hostelería y la aviación comercial
Basta con transitar por numerosos aeropuertos americanos o navegar en los imponentes catamaranes que unen Argentina con Uruguay, a través del Río de la Plata, para encontrarse oficinas de cambio de moneda de la empresa salmantina Global Exchange. También es fácil ver en Santiago de Chile operarios y vehículos de las filiales del Grupo Norte y de Eulen, ambas con sus orígenes en León. En el sector de la alimentación tenemos el ejemplo de Cascajares en Canadá o del Grupo Modelo en México. Y si indagamos donde se fabrican los componentes de los vehículos que se ensamblan en América llegamos a la conclusión de que gran parte de ellos proceden de las fábricas americanas del burgalés Grupo Antolín o del argentino con orígenes salmantino Juntas Meyro. En la hostelería, locales tan emblemáticos como el Café La Biela de Buenos Aires, lugar de reunión y confabulación de políticos, empresarios, escritores y periodistas, también tiene en su genética la marca de Castilla y León. Y en el mundo del transporte aéreo es imposible que pase desapercibida la compañía Air Europa, fruto del empeño e ingenio del salmantino Juan José Hidalgo Acera.

La presencia castellano y leonesa en el ámbito de los negocios en América ha generado el asociacionismo en varios países, como Argentina, Chile y México, donde se han constituido en los últimos años organizaciones empresariales cuyo denominador común es su origen. Es el caso de la Asociación Castellano y Leonesa de Empresarios en Chile (ACYLE), con más de treinta afiliados, que inició su andadura en noviembre de 2007 y actualmente lidera Miguel García, gerente general del Grupo Norte en el país andino. Entre otras iniciativas, ha firmado un acuerdo con la sociedad de garantía recíproca chilena Proaval para facilitar el acceso a la financiación a sus empresas asociadas.

En Argentina opera una entidad similar a la chilena, la Asociación Civil Castellano y Leonesa de Empresarios de Argentina, presidida por el salmantino Pedro Martín Alonso, máximo responsable de una industria de componentes para la automoción (Juntas Meyro) e integrada por 30 miembros. Y en el gigante azteca opera la Asociación de Empresarios Castellanos y Leoneses en México, encabezada por el consultor Salvador Sánchez Gutiérrez, y de la que forman parte varias decenas de empresas entre las que sobresale el Grupo Modelo, desde 2013 controlado por la multinacional belga Anheuser-Busch InBev, que produce quince marcas nacionales de cerveza, entre ellas Corona (en España Coronita), y obra de la tenacidad de varios emprendedores leoneses, como Pablo Díez y Antonino Fernández.

Esta mirada a Castilla y León desde América no solo dibuja las fecundas relaciones entre ambas realidades, desde la llegada a América de nuestros antepasados hasta nuestros días, a través del idioma, el derecho, la cultura y la economía, sino que apuesta por un futuro prometedor de cooperación y entendimiento que hará todavía más notable esta maravillosa realidad.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria