Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CICLISMO - SERGIO MONGE Y MIGUEL MONGIL

Titanes de la solidaridad

Los ciclistas vallisoletanos se han enfrentado a la exigente Titan Desert en Marruecos con un fin solidario / Monge ha corrido a favor de Nacho y Mongil de Lucía, dos niños que padecen enfermedades raras

GUILLERMO SANZ / VALLADOLID
16/05/2018

 

Vivir en un entorno castigado por una enfermedad rara se puede convertir en una travesía por el desierto, un largo camino sin un refugio en el que resguardarse en el que se busca desesperadamente un oasis donde reposar una mochila con una carga muy pesada. En ocasiones, en medio de la arena, como si de espejismos se trataran, aparecen personas de ceder lo que pueden para hacer más llevadera la travesía. Este es el caso de Sergio Monge y Miguel Mongil, dos vallisoletanos apasionados de la bicicleta que se lanzaron al desierto para enfrentarse a la durísima Titan Desert con una buena causa esperando en la meta.

Sergio Monge ya se puede considerar un ‘zorro del desierto’. Vive en el Atlas como si fuera su hábitat natural y con esta ya son tres veces las que ha viajado al corazón del Sahara. En una de estas aventuras conoció a Eva, la madre de Nacho, un niño que padece la enfermedad de Dent. El calor del desierto hizo que la causa de esta madre y la del vallisoletano se fundiera en una sola. Por ella ha pedaleado 24 horas, ha batido un récord Guinness, ha cubierto la Mongolian Bike Challenge y ha vuelto a Marruecos para «estar en el equipo con más corazón que otra cosa que ayudará a dar a conocer su causa», como reconoce Sergio, que añade: «Ha logrado que ocho personas que no se conocían de nada tuvieran claro que el éxito era el de Eva».

Dar repercusión a la enfermedad de Dent ha sido una cruzada a la que se ha sumado Monge, que en esta ocasión ha ayudado a Eva con una goma compensadora (una herramienta que sirve para compensar fuerzas sobre la bicicleta). Para que la gente conozca ASDENT es capaz de plantarse en África y recorrer 650 kilómetros en seis etapas, retando a las inclemencias meteorológicas: «Hemos tenido suerte porque no hacía mucho calor (33 grados aproximadamente), pero hemos tenido vientos de 55 kilómetros por hora que nos han matado. El Atlas tiene mucho desnivel acumulado y muchas piedras sueltas, pero tienes que ir rápido para entrar en el corte y lo pasas mal», reconoce el ciclista, que no obstante volverá subirse una y mil veces más al sillín si la causa así lo requiere (en cinco años ha sumado cinco retos solidarios casi inhumanos).

Si es difícil encontrar una aguja en el desierto imagínense a dos vallisoletanos. Sin embargo, en la línea de meta le esperaba otro vallisoletano, Miguel Mongil. No se conocían de antes, pero el desierto y un corazón solidario les ha unido.

Mongil tenía, como reconoce, «el sueño de acabar dos de las carreras en bici más duras del mundo: la Sudáfrica Cape Epic y la Titan Desert». Reto superado. Al ciclista y triatleta le acompañó, metafóricamente, en su bicicleta en esta segunda aventura Lucía, una chica de cinco años con una encefalopatía epiléptica grave. «Todo empezó a raíz de conocer a Ismael Franco. Me introdujo en un grupo de once ciclistas que querían participar de forma solidaria», explica. Así nació el Equipo Solidario Titan Desert (que ha contado con Milton Ramos como embajador e integrante). Después de conseguir con un crowdfunding una silla, afrontaron esta aventura en el desierto con el objetivo de conseguir 7.000 euros para comprar un bipedestador que la joven Lucía necesita para su día a día, una meta alcanzada al 85%.

Pedalear por una buena causa ha sido un motor para las piernas de Miguel Mongil, como él mismo admite: «El componente solidario te da un objetivo a mayores que ser finisher. La gente ve que no sólo es tu hobbie, que ayudas a mejorar la vida de otra persona. Ese fin me ha ayudado a prepararme y a afrontarlo». Es más, el vallisoletano adelanta que habrá más carreras y más causas nobles por las que ensillar la bicicleta... y coloca en el punto de mira la Pioneer de Nueva Zelanda y la Mongolian Bike Challenge.

Al contrario que Monge, el ciclista de Land Rover Deysa pisaba por primera vez suelo desértico. Aunque los resultados le acompañaron (consiguió el puesto 123 de la general y el 101 de la Etapa especial de navegación, en la que sólo dan las coordenadas y cada ciclista se enfrenta al desierto siguiendo su estrategia), la dureza de la Titan Desert fue palpable: «La presentaron como la más dura. El desnivel acumulado (7.000 metros) parecía que iba a ser lo que la iba a definir, pero finalmente fue el viento», explica al tiempo que destaca el papel que interpreta el actor psicológico: «El desierto es una prueba mental, Te tienes que fiar del GPS y de ti, porque sólo ves desierto en el horizonte». Sin embargo, donde otros sólo ven desierto, tanto él como Sergio Monge son capaces de ver un terreno de batalla para combatir a las enfermedades raras... y para esa guerra ambos están constantemente velando armas.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria