Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

AJEDREZ

Pieza tocada, pieza movida

Normas. La figura del árbitro de ajedrez es la gran desconocida pero tiene una gran responsabilidad sobre el tablero durante los torneos / Valladolid cuenta con una colegiada internacional, Rosa Velasco, y uno nacional,Rubén González

J.I. FERNÁNDEZ VALLADOLID
24/01/2018

 

En la década de los 60 y 70 arbitrar al campeón Boby Fischer se convirtió en un ejercicio de alto riego. El americano se quejaba por todo. Qué la luz era débil, que la silla hacía mucho ruido, que las figuras no tenían el mismo tamaño, que la cámara de televisión distraía, que el público susurraba muy alto, incluso que los niños provocaban sonidos cuando desenvolvían un caramelo. Genio y figura.

En 1981, en el Mundial en Merano (Italia), Korchnoi fue sancionado con casi 1.500 francos suizos porque insultó a Karpov, su rival, e intentó lanzarle una patada por debajo de la mesa. Posteriormente la organización tuvo que colocar una especie de pared para separar las piernas de ambos maestros. Leyendas del ajedrez que ya forman parte de su historia. ¿Pero quién controla y decide todas estas acciones? Una figura muy conocida en otros deportes, pero que seguramente en el ajedrez, no tiene tanto reconocimiento: los árbitros. En Valladolid podemos presumir de contar con una internacional, Rosa Velasco, y con un colegiado nacional, Rubén González, de 33 años.

En el caso del vallisoletano comenzó hace más de una década en el mundo del arbitraje y desde hace tres años tiene nivel nacional. Rubén recuerda cómo fueron sus inicios. «La frontera es muy fina entre jugador, monitor y organizador, somos pocos y al final acabas ayudando a todo, yo creo que así es como me hice árbitro». Su afición siempre deja sorprendidos a propios y extraños. «Cuando digo que soy árbitro de ajedrez lo primero que me suelta la gente es el mismo chiste, ‘¿evitas que se den patadas por debajo de la mesa?’», comenta. Pues podría ser, porque esa una de las posibles acciones que puede sancionar. Pero ejercer la ley sobre el tablero es mucho más que unas patadas.

González pone un ejemplo. «La figura es muy importante. En un torneo entre dos jugadores top 10 mundial, Nakamura cogió una pieza, pero se dio cuenta de que ese movimiento era un error y le provocaría la derrota, entonces echó marcha atrás. Algo que el reglamento lo prohibe. Él se justificó y dijo que solo quería colocarla dentro de su escaque, pero se notó que la actitud no era esa, para estas cosas estamos los árbitros», explica. Y es que en el tablero rige el ‘pieza tocada, pieza movida’.

Las Leyes del Ajedrez FIDE definen claramente el rol que debe cumplir un árbitro durante el desarrollo de una competición. Sobre todo estar atento a todo lo que suceda para que la partida se dispute con normalidad. Mientras que las sanciones que puede imponer incluyen una advertencia; el incremento o la reducción en el tiempo restante del rival del infractor, declarar la partida perdida o la expulsión en caso de una sanción muy grave. Su deber también es controlar que los espectadores no puedan hablar ni interferir de manera alguna en una partida. El también jugador lo resume en dos máximas:«Que gane el mejor y que el comportamiento sea el esperado de un caballero, si esto no se cumple, puedes tomar la decisión que tú creas conveniente».

DOPING EN EL TABLERO
Se han descubierto dos formas fundamentales de hacer trampas: por un lado está el esconder un dispositivo electrónico en algún sitio, como por ejemplo en el servicio, o incluso llevarlo encima. La otra forma es utilizar un dispositivo transmisor, y que sea una persona de fuera quien esté viendo la partida. Un transmisor son unos pocos cables. Un pinganillo para alguien con pelo largo, un sistema de vibración por morse... Suena a ciencia ficción, pero ya está sucediendo en torneos donde los premios en metálico son altos.

Desde la delegación vallisoletana se apuesta por esta figura y se ha creado una bolsa de árbitros. De esta manera el próximo 24 de marzo organizará un curso (30 euros) valedero para ser árbitro Regional 1 y Regional 2 de la Federación de Castilla y León. El curso estará a cargo de la internacional Rosa Velasco, a la que González agradece que le haya ayudado a lograr su estatus actual. Y es que es bastante complicado ascender en el escalafón.

«Es un deporte minoritario, los torneos tienen menos presupuestos y se recorta de arbitraje. Hay mucha gente que arbitra gratis para lograr la certificación. Ésta llega después de participar en altas competiciones y donde tienes que estar acompañado de un árbitro de mayor nivel que certifique tu progresión. Su ilusión es conseguir una certificación tan alta como para arbitrar en una Olimpiada de ajedrez, «porque sé que como jugador nunca llegaré», bromea.

De momento al vallisoletano no le ha pasado como en 2006, cuando el búlgaro Veselin Topalov amenazó con retirarse del torneo dado que la organización no controlaba los excesivos viajes de su rival, Kramnik, al servicio. Doce veces en una hora.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria