Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La patada del delfín

El medinense busca participar este verano en el Europeo de Grecia después de ser cuarto el pasado año en el Mundial de Serbia / Tras triunfar en la natación clásica se reinventó en esta modalidad

J. I. FERNÁNDEZ / VALLADOLID
13/02/2019

 

El zoólogo británico, allá por 1936, Sir James Gray fue de los primeros en estudiar la natación de los delfines. Le sorprendió su velocidad y su potencia. No entendía cómo con ese cuerpo tan pequeño podían alcanzar esa potencia. Pronto descubrió que el secreto estaba en las características de la piel para reducir la resistencia del agua. Sin embargo, años después se demostraría que estaba mal planteado, la principal razón de la velocidad del delfín reside en su forma y fuerza.

En el mundo de la natación, la patada de delfín consiste en un movimiento del cuerpo que aumenta a medida que llega a los pies, una técnica que fue adquirida por los nadadores para alcanzar sus velocidades máximas. Quizás sea la forma más rápida de llegar de A a B. Así es como el nadador de Medina del Campo, José Antonio Alonso, ha logrado ser el cuarto mejor del mundo en una de las modalidades más vistosas de la natación, la que incluye aletas, y que pertenece a la Federación de salvamento y actividades subacuáticas.

El medinense participó el pasado verano en Belgrado (Serbia) en el Campeonato del Mundo de Natación con aletas, donde se reunieron un total de 39 países, cerca de unos 350 nadadores, los mejores de cada país en cada modalidad y distancia en este deporte. Alonso participó en las pruebas de 100, 200 y 400 metros con aletas en el ámbito individual, y un relevo 4x100 metros mixto con aletas. El éxito mayor lo logró con una cuarta posición en 400 metros aletas, y una novena posición en 200 metros aletas, batiendo también el récord de España. Unos grandes resultados que le animaron a seguir compitiendo pese al sacrificio que supone compaginar trabajo y deporte. Ahora se prepara con mimo en las instalaciones de Río Esgueva para una nueva cita, en este caso europea.

Después de un descanso estival, se prepara para buscar cita en el Europeo de Grecia que será a finales de julio pero antes se lo tendrá que ganar en un preclasificatorio en Alicante en marzo. «Me veo capacitado para clasificarme, luego tendré que prepararme a conciencia para igualar lo logrado en Serbia», comenta. Para poder subir escalones no cree que tenga que cambiar nada en la carrera, sino en los previos. «Hay que focalizarlo mejor, el pasado año buscamos otro tipo de cosas y no salieron como esperábamos, mientras que de la carrera lo que hay que hacer es competir más veces en esa prueba», avanza. Alonso Téllez cree que el nivel que se encontrará en Grecia es muy preciado, «ya que los que dominan la prueba son europeos y volveré a verme las caras con ellos».

En Serbia también estuvo su compañero en el Tritón, José Antonio Pérez, quien estuvo en sus marcas en los 100 superficie e inmersión y con una espectacular carrera en su posta en el 4x100 superficie llevó al equipo español al quinto lugar.

La relación de Alonso y el agua se extiende en el tiempo. Desde bien pequeño está arraigado a la natación, llegando a tener presencia en Campeonatos de España y de Europa, con excelentes resultados y considerado como una de las más firmes promesas. Sin embargo, como desgraciadamente de esto no se puede vivir, tuvo que elegir entre trabajo y natación. Ganó lo primero, pero no quiso abandonar por completo las aguas, así que encontró en la modalidad de aletas su continuidad. Ahora da las gracias a Junta por ceder las instalaciones, a la Federación y a su entrenador Pepe de la Torre.

Lejos de lo que se pueda pensar, poco tienen que ver. «Son muy diferentes. Para empezar en la clásica hay cuatro estilos y aquí solo el crol. Vas con aletas y un tubo. En natación clásica la potencia viene de los hombros y aquí es al revés, todo de las piernas y poco de los hombros. También los puntos de apoyo y la respiración son completamente diferentes», explica el nadador. Es decir, los especialistas en natación con aletas pueden llegar a alcanzar los 15 kilómetros por hora. En la natación clásica se quedan en la mitad.

También es muy importante una buena flexibilidad articular, necesaria para que los hombros se fijen y no acompañen en la oscilación al tronco. Ondulación que finalizará con una de mayor amplitud en la cadera, rodillas, pies y la monoaleta. Las aletas pueden llegar a costar entre 80 y 100 euros.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria