Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La niña precoz del balón

Irene García, con solo 18 años, es la única jugadora vallisoletana que milita en la elite del fútbol sala femenino / Tras permanecer cuatro temporadas en el UVa, fichó este verano por el Poio FS, quinto clasificado

J. I. FERNÁNDEZ / VALLADOLID
06/02/2019

 

«En vez de llevar el Nenuco en el cochecillo llevaba un balón». Así se resume la infancia de la vallisoletana Irene García. Y es que lo suyo con el fútbol sala fue un romance que arrancó desde muy joven. Ella era la encargada de llevar los balones cuando su padre era el entrenador de un equipo de fútbol sala en Maristas. Esto provocó que desde siempre haya estado en contacto con el deporte y jugando contra futbolistas más mayores.

De ahí que no era de extrañar que esa precocidad le acompañara a lo largo de toda su vida. Ahora, con solo 18 años, es la única jugadora vallisoletana que milita en Primera, la elite del fútbol sala femenino. «Es un honor y una responsabilidad, lástima que no haya más», lamenta.

Solo lleva unos meses en la localidad pontevedresa de Poio, pero ya tiene hasta acento ‘galleguiño’. García recuerda perfectamente ese día de verano cuando estando con sus abuelos, su padre llamó para decirle que tenía una oferta de un equipo gallego. «Madre mía, en Primera, lo que todo el mundo sueña», fue lo primero que le vino a la cabeza. Solo tardó un día en pensárselo. «Mamá, me quiero ir, es una oportunidad única, si no lo hago ahora con 18 años, no le haré nunca», le espetó a su madre. El lunes hizo las maletas y un martes ya estaba entrenando en el primer día de pretemporada en la cancha de A Seca.

El estreno no fue fácil, «la diferencia es muy grande», apunta, ya que en esta categoría «hay mucho nivel, pero afortunadamente me estoy adaptando bien, aunque al principio el ritmo me costó», recuerda.

Además da la gracias a sus compañeras por abrirle gentilmente las puertas del vestuario. Allí comparte juego con ilustres del fútbol sala como Iria Saeta, Ceci o la brasileña Dani Sousa. «Quiero aprender y progresar, solo tengo 18 años y me queda mucho por hacer», relata. Y en Poio sabe que lo puede hacer ya que el club gallego se caracteriza por su apuesta por la cantera, como se confirma con los fichajes de Antía Pérez y Carol Agulla, dos jóvenes perlas del ‘fútbolsal’ nacional.

De momento las cosas no pueden ir mejor. Tras una primera vuelta de «escándalo», el equipo mantiene su idilio con los buenos resultados y se ha asentado en los primeros puestos de la clasificación. «Veo muy bien al grupo, es una Liga muy fuerte, porque puedes perder con el último pero también ganar al primero, y eso hace que cada partido sea una incógnita», analiza la que fuera jugadora del Universitario durante cuatro temporadas. Cada jornada, Irene suma minutos a su contador, incluso ya ha podido celebrar un gol. «Con mi edad y viniendo de Segunda todo lo que juegue es bienvenido», insiste. Además ha recibido la llamada de la selección gallega.

García se muestra orgullosa de ser la única vallisoletana en la Liga, aunque le da pena que no se apueste más por este deporte en Valladolid y en Castilla y León. «Nos falta un equipo que sea referente, recuerdo al Valladolid FSF que fue una época muy buena y había mucha afición por este deporte», lamenta. No obstante, anima a todas las chicas a que jueguen al fútbol sala. «En mi caso jugar, y hacerlo contra chicos, me hizo ser más fuerte, más competitiva y no ponerme límites, ahora me sirve para enfrentarme a cualquiera», asegura. No se olvida de Leti Cortés, la vallisoletana que juega en Italia y a la que tiene como ídolo junto a la carioca Rosangela, ex del VFS, y Anita Luján.

De estos meses en Galicia, la vallisoletana se queda con muchos recuerdos. Uno de ellos es la ‘bombonera’ en que se convierte cada quince días el polideportivo de Poio. Suele haber más de 400 aficiones y con bombo incluido. Eso sí, no se olvida de que ha llovido muchos días. Mientras tanto sigue creciendo como jugadora y como persona, se está sacando el carnet y también estudia el Ciclo de Grado Superior en Enseñanza y Animación Sociodeportiva.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria