Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La ley en el cuadrilátero

Vanesa Martínez es la única árbitro de boxeo vallisoletana / Durante la celebración del Open Boxing ha formado parte del primer combate de boxeo dirigido íntegramente por mujeres / A pesar de llevar sólo seis meses ya cuenta con un amplio currículum

GUILLERMO SANZ / VALLADOLID
16/05/2018

 

En un mundo en el que las fronteras están delimitadas por 16 cuerdas ella es la ley. Vanesa Martínez no necesita un arma con el tambor cargado ni una estrella de sheriff para que los púgiles sepan que su palabra es la ley.

Los deportes de contacto llamaron pronto la atención de la única árbitro vallisoletana. «A mí me había gustado el boxeo de siempre. Moya (uno de los referentes del arbitraje en Valladolid) y yo éramos amigos de la pandilla. Yo quería hacer kickboxing, pero mis padres no me dejaban», recuerda Vanesa, que se acercó a los deportes de contacto desde la barrera, asistiendo a las veladas de Miriam Blasco. Tardó en quitarse la espina. A los 28 dejó las pesas y se enfundó los guantes como una manera de hacer deporte: «Cuando fui más mayor estaba en el gimnasio haciendo máquinas, pero me aburría. Me apunté a kickboxing con Domingo en el Gimnasio Sport y después fui a La Campiña», donde actualmente entrena.

Ayudar a Pedro Retuerto en las veladas y los campeonatos fue una ola que arrastró a la vallisoletana hasta la silla de árbitro, un destino que ayudó a escribir Florentino Moya. «Una vez estaba en un campeonato en Béjar y me pusieron de speaker. Yo le preguntaba a Moya todas las dudas que tenía y él me dijo que tenía pinta de gustarme y de estar atenta. Me preguntó que por qué no me sacaba el curso», explica. Dicho y hecho. Con uno de los mejores exámenes de su promoción, Vanesa Martínez se convirtió en la única árbitro de boxeo vallisoletana.

El Torneo de Jóvenes Valores fue el bautismo de fuego de la vallisoletana, que reconoce haberse mimetizado en un manojo de nervios en su debut. «Me dijeron que no lo había hecho mal, pero que las cuentas las había hecho muy rápidas y que había hablado mucho con las competidoras, por los nervios», admite Vanesa, que tiene más miedo al fallo propio que a encontrarse con un golpe perdido sobre el cuadrilátero: «Tengo más miedo a meter la pata», reconoce.

A pesar de llevar apenas medio año sembrando el terreno del arbitraje, la árbitro tiene ya en su currículum un Torneo de Jóvenes Valores, un Campeonato de Castilla y León, una velada internacional en la Cúpula del Milenio... y el último Open Boxing, una cita que sirvió para lanzar una instantánea a la historia. Por primera vez, cuatro mujeres dirigían un combate de boxeo.

Cristina Jiménez, Susana Cantero, Vanesa Martínez y Carmen Egea. Cuatro nombres anónimos que han dejado su firma, casi sin saberlo, en la historia pugilística española. La final de femenina de 51 kilos fue la mecha que prendió los fuegos artificiales para celebrar un momento que se debe convertir en costumbre.

«La verdad es que mola. Además, la decisión fue unánime. Creo que es un punto a nuestro favor que todas puntuásemos igual», entiende Vanesa.

Las mujeres siguen siendo minoría en un mundo que presume de no entender de géneros y sí de amor por un deporte. «Cuando empecé en el gimnasio no había ninguna chica, pero siempre he estado a gusto, nunca he visto ninguna diferencia entre chicos y chicas», asegura la árbitro, que tampoco ha visto polos opuestos en el campo del arbitraje, en el que espera que cada vez haya más firmas femeninas: «Cada vez deberíamos ser más. Creo que las chicas se irán animando. Igual que cada vez hay más chicas que boxean también habrá más que quieran arbitrar», entiende la vallisoletana.

Vanesa Martínez sabe que aún es una alumna novata en la universidad del ring, pero también sabe que hasta a los prefectos les sobrevuelan los nervios antes de entrar en batalla. «Hablo con los que llevan mucho y siguen teniendo esa cosilla cuando suben al cuadrilátero. Yo ahora mismo estoy aprendiendo e intento estar atenta. Estar arriba me parece difícil, con esa presión de que la gente te esté mirando y diciendo que lo estás haciendo bien o mal. Yo cuando estuve arriba me puse supernerviosa, prefiero estar abajo puntuando», concluye la abanderada del arbitraje femenino en Valladolid.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria