Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Judoca sin caducidad

Después de 33 años sin competir, el luchador Julio Cereijo se ha proclamado dos veces campeón de España veterano con 67 años

GUILLERMO SANZ / VALLADOLID
13/06/2018

 

Cuentan las leyendas que Ponce de León conoció de la existencia de la fuente de la eterna juventud de la boca de los nativos portorriqueños. La idea era lo suficientemente atractiva como para emprender una expedición en su búsqueda. Sin embargo, su rosa de los vientos debía de haber apuntado a otra dirección, la de Japón; cuna del judo, arte marcial que mantiene joven a Julio Cereijo.

Han pasado más de cuatro décadas desde que el veterano judoca pisara por primera vez el tatami con 20 años en su DNI. Ahí empezó a crecer al mismo ritmo que lo hacía el judo en la ciudad. De un local de los antiguos sindicatos, a ponerse a las órdenes de Segarra. Paulina Harriet o Las Mercedes fueron escalas antes de aterrizar en Parquesol, donde fundó el Parque Sport con otro histórico del judo como Enrique Ortega.

En su currículum figura también la línea de seleccionador de Castilla y León de judo, cargo que desempeñó durante tres lustros y que le valió el premio al Mejor Entrenador de los Premios Valladolid Ciudad Deportiva en 1995. El guión de la vida deportiva de Cereijo parecía en de una película normal, hasta que hace cuatro años el argumento dio un volantazo que devolvió al judoca al tatami después de seis años de inactividad total, volcado en la osteopatía.

Cereijo volvió a vestirse de judoca hace dos años en Salamanca, sede del Campeonato de España de veteranos, donde competía en M8 (65-69 años). «Nunca lo había pensado. Fui porque me animaron mis compañeros. Hacía 33 años que no competía y fui ganando. Para mí era como un entrenamiento del gimnasio, sin presión», confiesa. Verse en lo alto del podio fue una déjà vu que se repitió hace pocos días en el Centro Insular de los Deportes de Gran Canaria, donde se proclamó de nuevo campeón nacional, un destino que estaba marcado en su hoja de ruta: «Yo me encuentro bien, el judo me da seguridad en mí mismo y disfruto luchando», confiesa.

El tiempo parece quedarse sin efecto en la figura de Julio, que confiesa sus secretos para ser un judoca sin fecha de caducidad, como la buena miel. «Lo más importante es la mente, tener un objetivo y visualizarlo. También hay que cuidar mucho la alimentación», relata el veterano deportista, que ha demostrado ser más rápido que la pereza: una hora diaria de entrenamiento en el gimnasio (más alguna sesión de pesas) y trabajo al aire libre (lo que llama entrenamiento de altura) son un ritual que no entiende de vacaciones ni fines de semana. «Voy en bicicleta por los caminos el viernes y los domingos y los sábados intento ir a la montaña para tener más oxígeno en la sangre. Oxigenas mucho y cuando bajas tienes más resistencia».
La técnica es la espada con la que mejor combate el campeón de España, que descubre sus trucos para ganar: «Los veteranos son muy fuertes porque suelen hacer muchas pesas. Hay que cansarles y después hacer judo. La fuerza la puedes perder, pero no la técnica», reconoce. Con un cinturón negro sexto Dan luciendo en su judogui, el competidor del Parque Sport continúa compartiendo sabiduría y horas de tatami con los más pequeños mientras marca en su calendario sus grandes objetivos: el Campeonato del Mundo y las Olimpiadas de Veteranos de Tokio.

El Campeonato del Mundo que acogerá Cancún el próximo septiembre es un caramelo por el que intentará luchar el vallisoletano, pero la cita nipona es, sin lugar a duda, una tarta entera con su guinda en la corona. «Mi objetivo es ir a Tokio. Voy a hacer lo que haga falta. Si hay que entrenar más no me importa», confiesa. La ilusión es el motor que mueve la maquinaria suiza de Cereijo, que reconoce estar preparado para afrontar nuevos retos: «No sé el nivel que hay fuera, pero yo no tengo miedo a nada. Me da igual que sea un ruso, un americano o un japonés el que esté enfrente. Me crezco con la competición», admite.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria