Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

FÚTBOL / CD ARCES

Goles a la sombra de un árbol

Los arces de la plaza del mismo nombre bautizaron en 1943 a uno de los clubes más antiguos de Valladolid, que cumple sus bodas de platino / En su historia figuran cuatro internacionales con España en diferentes categorías

GUILLERMO SANZ / VALLADOLID
28/03/2018

 

Hubo un tiempo en el que las tecnologías fueron nonatas. Años en los que la calle se metamorfoseaba en un patio de recreo para los más pequeños, que convertían dos puñados de piedra en el fondo del viejo Chamartín. Un tiempo en el que la ausencia de bits refrescaba su imaginación... y la de adultos como Primitivo Acero, Fermín Posadilla o Antonio Lamarca, que encontraron una inspiración en un grupo de niños que jugaban a diario en la plaza de los Arces.
Los arces que daban sombra en el céntrico enclave vallisoletano dio nombre a la plaza y esta, a su vez, prestó su nombre para bautizar al club modesto, uno de los más antiguo de la ciudad, que celebra este año sus bodas de platino. Gardel aseguraba que 20 años no son nada , pero habría que preguntar al compositor uruguayo qué piensa de 75. Son, por lo menos, tiempo suficiente para escribir un libro de historia que data su primer capítulo en el año 1943: «El Arces nace por el afán de unas personas que veían en San Miguel y, sobre todo, en la plaza de los Arces a un grupo de niños jugando al fútbol. Visto el éxito de la iniciativa, inscribieron al club en la Federación de Fútbol. Lo tuvieron que hacer en Madrid, porque aún no existía la Federación Oeste», recuerda José Antonio Merayo, presidente del Arces y guía en este pequeño viaje por el tiempo.

La primera bandera quedó clavada en la casilla de salida. Sin embargo, el celeste no fue el color de ese blasón. El Arces comenzó vistiendo de negro. «Era lo más fácil de conseguir. La postguerra y la economía no permitía telas más lujosas» que las que pudieron conseguir gracias a las antiguas Confecciones Monterrubio, después de peinar todos los talleres de Valladolid. No sería hasta dos años después, gracias a las amistades con las congregaciones de los Luises y los Costas, cuya donación tiñó el Arces de celeste.

Un equipo aficionado que juntaba niños de 14 con adultos de más de 20 era el único adalid del club vallisoletano, que en 1958 creó el primer equipo de categoría juvenil de la ciudad y en la temporada 61-62 creó la primera sección infantil. Sin importar la edad de los participantes, lo cierto es que el Arces se ha ganado a base de victorias un hueco en la historia del fútbol autonómico. No sólo a nivel institucional, sino también deportivo. La década de los 50 y parte de los 60 dibujó una era ‘celestial’ dentro de la historia del club pucelano. Año tras año, dominaba el fútbol de Castilla y León, abriendo a golpe de goles la puerta del Campeonato Nacional.

Las casacas azules del Arces se codeaban con las canteras de gigantes como el Atlético de Madrid (a quien apeó del cuadro) o al Plus Ultra (filial del Real Madrid), al que puso contra las cuerdas empatándole en Valladolid y perdiendo 2-1 en Chamartín. La cantera blanca volvió a frenar el empuje ascendente del Arces en la temporada 58-59. La erupción de un volcán con lava celeste llamó la atención del Real Valladolid, que lanzó su caña de pescar sobre una decena de jugadores del Arces. Esto provocó que durante un tiempo, el azul se fundiera con el blanquivioleta para formar un juvenil de nombre Real Valladolid-Arces.

De la época dorada del club brotaron los cuatro jugadores que han vestido la elástica del club y la de España en diferentes categorías. Es el caso de Fernando Redondo, Manolo Sánchez, Santiago Toribio y José Antonio Cantero.

En esos años, el club consiguió sobre el césped un ascenso a Tercera División que se perdió en la bocana de vestuarios, cuando la falta de ayudas prometidas por el Real Valladolid y una hucha de corte modesto impidieron jugar en la categoría de bronce: «No nos endeudamos para participar en una competición si vamos a pasar necesidades. Esto es un club de cantera y lo que tenemos que hacer es formar futbolistas. Si hay que gastar dinero se hace en los benjamines o en los alevines, que es donde van a dar frutos», explica Merayo.

Con esa filosofía ha circulado el barco del Arces durante 75 años en los que se ha convertido en un club nómada hasta que ha encontrado un hogar en Arturo Eyries. Los niños que empezaron a jugar en la plazoleta de los Arces pasaron a Las Moreras. De ahí se enfocó la vista al otro lado del puente, donde las Eras y el Vivero (en el actual barrio de La Victoria) les abrieron las puertas. El destino desplazó primero al Arces hasta los campos de la JOC y la Villa Rita (en Delicias) para después pasar a los Campos de la Federación (junto al antiguo José Zorrilla) o al Pinar, penúltimo punto de este itinerario con más de 400 pasajeros, uno por cada jugador que acoge en sus 22 equipos.

El factor errante del Arces en cuanto al terreno de juego encuentra su contrapeso en los despachos, donde en 75 años sólo seis personas han ocupado el sillón presidencial. Al fundador, Primitivo Acero, le sucedió en 1949 Melitón Valles. En 1960 el testigo le tomó Ángel Miguel del Barrio, hasta que cedió las riendas (19 años después) a Fermín Posadilla. En 1993 se nombró presidente a Domingo Caballero, cuyo fallecimiento en 2003 dejó el poder en las manos de José Antonio Merayo.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria