Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

BOXEO / LA CAMPIÑA

Ella da el golpe

La púgil vallisoletana Isabel Rivero se lanza al debut sobre el cuadrilátero con 30 años / Entrena todos los días con hombres por la ausencia de mujeres en el grupo de competición

GUILLERMO SANZ / VALLADOLID
07/03/2018

 

La edad es un número que decora un DNI... o una ficha federativa. Isabel Rivero: Mujer trabajadora en horario laboral y guerrera a tiempo parcial. Cuando cruza la puerta del gimnasio es capaz de mimetizarse con un ecosistema mayoritariamente masculino donde, paradójicamente, encuentra un oasis en el que la diferencia de género no existe. Con los guantes, es una más. Con los guantes... ella da el golpe, llevando al terreno del boxeo el título de la película de Penny Marshall.

Isabel Rivero ha dado casi sin querer un directo a la mandíbula de los prejuicios el pasado fin de semana, cuando se subió por primera vez a un cuadrilátero para debutar como boxeadora en el Campeonato de Castilla y León. La púgil de La Campiña ha saldado con 30 años una deuda que tenía pendiente. Lo hizo vendiendo cara la derrota ante la subcampeona de España, RocíoSuárez, contra la que perdió por decisión dividida.

La boxeadora descubrió tarde que su molde estaba hecho a medida del boxeo a pesar de que la señal había estado siempre delante de sus narices: «Yo había visto algo de boxeo porque a mi padre le gustaba y tenía un saco en casa, pero no le prestaba mucha atención. A lo mejor le daba un par de puñetazos cuando pasaba por ahí, pero sin más», confiesa. El tren de vida y el estrés que lleva en su vagón de carga la llevó a la estación del cuadrilátero hace un par de años: «Estaba estresada y necesitaba sacar la tensión. Dije... voy a intentarlo con el boxeo. Vi que me gustaba, que lo hacía bien y que acababa relajada», relata Isabel.
La debutante explica cómo fue su entrada al mundo de las 16 cuerdas: «Yo iba con un poco de respeto. Pensando... ya verás, aquí son todo tíos, los mejores de Valladolid, de Castilla y León y de España... Nunca he tenido reparos por estar con chicos, pero aquí menos aún. La gente hace que estés como en casa y no notas que haya diferencia entre chicos y chicas. La colaboración es genial. Si ven que haces algo mal te lo dicen y te ayudan. No hay diferencias entre chicos y chicas... y te anima mucho que la gente te acoja», admite.

Poco a poco, desde su llegada al boxeo, Isa Rivero ha ido tejiendo sus propios galones hasta entrar, a golpe de trabajo, en el grupo de competición de La Campiña, donde cada día de la semana entrena con una disciplina casi militar, mano a mano con algunos de los habituales de las veladas vallisoletanas como Isaac Olmedo, Julio Zoreda, Fernando Gómez, Ricardo Longo... o con el internacional Salvi Jiménez. La boxeadora, que pelea en 48 kilos, explica los pros de entrenar con los chicos... aunque echa en falta la presencia femenina a la hora de preparar la competición: «Creo que es una ventaja para mí. Estas entrenando con gente que pega más fuerte y te hacen esforzarte más. Creo que te hace estar más preparada. Te da una preparación física que no te la da entrenar con chicas, pero sí que se echa de menos entrenar con una chica de mi peso para saber qué me voy a encontrar», sintetiza.

«Superar esa barrera física hace que te esfuerces el doble o el triple», reconoce. Un trabajo que la ha llevado a encontrar la motivación necesaria para subir las escaleras que dan acceso al cuadrilátero, un gusanillo que cada entrenamiento se despierta para hacer cosquillas a quien practica este noble arte. «Desde el principio sabía que quería probar la competición, sentir la sensación de subirme a un ring. Una lesión de lumbago me cortó y me quedé parada, pero entrenando en el gimnasio la gente te empieza a decir que no lo haces más y el gusanillo, que estaba aletargado, vuelve a la vida», confiesa Isabel Rivero, que se ha aferrado a la máxima de ‘ahora o nunca’: «Sé que no voy a ser campeona de España, pero son cosas que no podré hacer dentro de diez años. Es el momento. Tengo que tener claro que tengo un trabajo y una vida. Mientras me lo permita seguiré yendo hacia adelante teniendo muy en cuenta que tengo 30 años. Tal vez no pueda entrar en la selección, pero de primeras quiero hacer veladas e ir probando», reconoce.

Isabel Rivero espera que su camino lo puedan seguir muchas más chicas, a las que anima a acercase a probar este deporte: «Las mujeres deberían darle una oportunidad. Nunca es tarde y hay que intentarlo. Nada es imposible ni para chicos ni para chicas. ¿Hay tabúes? Sí, pero los tabúes están para romperlos», concluye.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria