Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Lo que el foso no se llevó

Los blanquivioleta reestrenan Zorrilla con un empate ante Osasuna en un partido muy competido en el que de nuevo fueron incapaces de conservar como locales su ventaja inicial

ARTURO ALVARADO VALLADOLID
16/09/2019

 

El estadio José Zorrilla presentó algunas novedades y otras constantes. Entre las primeras figura la desaparición de foso, los nuevos banquillos y las nuevas filas de asientos, el marcador electrónico dos tallas mayor, el césped recién sembrado pero ya con cierto aspecto vintage y el espacio total libre de humos.

De las segundas cabe destacar la condición de un equipo que lucha desde el principio hasta el final... pero incapaz de atajar sus problemas para conservar como local las ventajas. Las dificultades pucelanas en cerrar los partidos de Zorrilla persisten. Más incluso que en los disputados fuera, mejor gestionados a menudo en sus estertores.

Sea miedo escénico, exceso de responsabilidad ante la afición propia o lo que sea, el desaparecido foso no se ha tragado en su agujero negro ese tembleque para gestionar los finales.

El gol colosal de Hervías de falta directa en el minuto 64, cuando llevaba sólo dos sobre el campo, no sosegó el juego pucelano ni sirvió para matar el encuentro. Su soberbio golpeo de interior impulsó un misil que se coló a la red tras pegar en la parte interna del larguero. Imparable incluso con una puerta de acero. Pero sólo valió un punto.

Esos finales abiertos, venenosos, de filo acerado, a veces se acaban pagando. Como cuando Salisu, en su único error grosero del encuentro, salió mal y reculó tarde, al ver que no llegaba. Ibáñez aprovechó el hueco para marcar en boca de gol tras el centro de una pesadilla de hora y media para los castellanos llamada Chimy Ávila.

Era el minuto 81 y fue el empate. Y gracias, ya que Masip sacó en el 90 un guante prodigioso a Ávila, tras clara mano suya y posible fuera de juego. En el 91, el rosarino cabeceó un córner a centímetros del poste. El final fue un alivio.

Los palos fueron ayer enemigos de los pamploneses. Y no sólo por el gol encajado. En la primera parte dieron dos seguidos en los minutos 11 y 12. Un centro de Torres fue estrellado en el poste y en boca de gol por Brandon, con Masip superado y tras tocar de cabeza... Ávila , por supuesto. Después fue Torres, sin ángulo, quien envió el cuero a la parte exterior del palo.

Al cuarto de hora, Masip volvió a sacar un potente tiro de Torres. Ávila, quien si no, remachó y el esférico se perdió fuera por poco. Y a diez minutos del descanso el meta catalán repelió otro tiro del argentino.
Vista la película de los hechos, es fácil deducir que la primera parte fue un monólogo. Pero en ocasiones, no en cuanto al juego. El Real Valladolid comenzó mandando con disparos de Plano y Ünal pero se asustó al ver lo fácil que le creaban peligro.

Los de Sergio luchaban a destajo pero tenían problemas en ambas áreas, ocupando mal el campo. Los ataques morían en la zona de tres cuartos y los repliegues defensivos eran malos, dada la carencia de ayudas. Si Porro subía, nadie se hacía cargo de su espacio en el lateral. San Emeterio apagaba los fuegos defensivos de Míchel y Plano se quedaba arriba, a menudo ocupando las zonas de Ünal y Guardiola, con los que se estorbaban, más que crear ocasiones.

La falta de construcción en la medular, de percusión por las bandas y de creación de peligro por parte de Ünal (lento y sin ver puerta) y Guardiola (en su peor partido de la temporada) pudo cortocircuitar al equipo. A otro le hubiese pasado, pero este Pucela luchador mantiene el tipo competitivo incluso en sus peores versiones. Llegar sin goles al descanso fue lo mejor posible. Osasuna no dominó más, pero siempre supo qué hacer con el balón y cómo replegarse.

Los de Sergio equilibraron la balanza en el inicio de la segunda parte. Guardiola tuvo el gol más claro del año, con un cabezazo solo ante Rubén. El balón se marchó fuera. No se lo creía.
Después llegó el tanto de Hervías, que entró al campo junto a Alcaraz, y el carrusel de cambios posterior. Justo antes del empate iba a entrar Joaquín, para conservar la ventaja, pero el empate provocó la presencia de Sandro. El míster dice que está para media hora pero en diez minutos hizo más que Ünal en 80. Es lo que tienen los buenos.

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria