Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La vuelta a la vida de las cuevas

Trigueros del Valle impulsa un museo para recrear la forma de vida en las antiguas eremitorios excavados en la Edad Media, utilizados como vivienda hasta que hace cincuenta años los últimos inquilinos las abandonaron

LAURA G. ESTRADA / TRIGUEROS
02/10/2017

 

El paso del tiempo ha sepultado o hundido buena parte de las casas cueva que a lo largo de varios siglos fueron testigo de altura de la historia de Trigueros del Valle, vigilantes desde la colina donde se erige la Ermita de Santa María del Castillo, con el núcleo de población a sus pies y la fortaleza como símbolo destacado antes de perder la vista en el horizonte de pastos y arboledas.
Pero aunque ya no se mantenga en pie la estructura de las doce emblemáticas viviendas que debieron conformar el antiguo barrio hasta llegar al palomar de Los Acacios, la memoria sigue viva, porque los últimos moradores residieron en los huecos excavados en la ladera hasta hace apenas cincuenta años. Y el objetivo es que perduren más allá de las actuales generaciones y de los recuerdos que dejan como legado.

En aras de convertir esos vestigios en un centro de referencia donde poder conocer cómo era la vida en esas oquedades subterráneas, el Ayuntamiento de Trigueros ha retomado el proyecto de construcción de un museo. «Sería divino que vieran cómo estaban antes», anhela Victoriano Aguado mientras pasea por delante de lo que fuera su residencia durante más de una década. «Había un camino de primera», recuerda señalando la calle principal, «por donde ir en bicicleta, sólo que entonces no las teníamos», bromea.

Victoriano y otros vecinos de la localidad colmados de vivencias serán los encargados de exprimir su memoria para recrear la distribución interior de las casas cueva, así como el aspecto exterior –puertas, ventanas o corrales– y poder vestir así el espacio museístico a fin de dar a conocer un patrimonio con apenas ‘supervivientes’ en la provincia.

Así que ya no será necesario viajar al Sacromonte (Granada) para adentrarse en las cuevas del Albaicín. En el Valle del Pisuerga también se podrá descubrir cómo eran las condiciones de vida en estas ‘cavernas’ talladas en piedra caliza, cuyo origen parece corresponderse con los eremitorios medievales –al menos las del nivel más alto de los tres que existieron–, según explica la arquitecta Paloma Contreras Leiva en su Trabajo de Fin de Master Las casas cueva de Trigueros del Valle.
Aunque en la investigación, llevada a cabo bajo la supervisión de Félix Jové, constata que no existe ningún registro oficial que permita datar sus orígenes, alude al libro Historia de Trigueros del Valle para reflejar que en 1752 residían 18 vecinos en las cuevas.

Gente previsiblemente con menos recursos, pues se trataba de refugios relacionados con la autoconstrucción y su bajo coste, como jornaleros o pastores. Y así se mantuvo en el tiempo pues, según recuerdan los testigos vivos, las habitaban familias humildes que no pagaban alquiler, o tenían una renta simbólica.

Aún es posible asomarse a esa época, que evoca a un pasado mucho más lejano hasta el hombre prehistórico, a través de los restos de los vetustos hogares que aún se conservan, aunque por motivos de seguridad no sea aconsejable el acceso al interior.

En algunos casos los techos, que antiguamente se elevaban casi dos metros, han perdido altura por el propio peso del terreno y las vigas también han sucumbido al abandono, por lo que una persona de mediana estatura tendría que agacharse si quisiera recorrer el interior. Otras cuevas han corrido peor suerte y las piedras han tapado las puertas, por lo que únicamente se intuyen las estructuras desde el camino y no es posible siquiera aproximarse.

«Mientras estuvieron habitadas se fueron manteniendo, pero por falta de cuidados se han ido perdiendo», razona Victoriano, al que todo el pueblo conoce como ‘Tripilla’, tras explicar que las comodidades en el núcleo urbano, sobre todo por la llegada del agua corriente, fue empujando a las familias a «bajar al pueblo» y a dejar atrás sus casas de piedra.

Con la apertura del centro de interpretación, prevista a finales de 2018 tras un año de trabajos de acondicionamiento que comenzarán el próximo mes de noviembre, el Ayuntamiento pretende dar un impulso al barrio de cuevas y convertirlo en nuevo atractivo turístico de la localidad.
«Finalizaremos la construcción de las dos réplicas –unidas a través de un túnel– para recrear esta forma de vida tan austera en las cuevas y dar así a conocer su historia», subraya el alcalde de Trigueros del Valle, Pedro Pérez Espinosa, satisfecho por haber podido retomar este proyecto que dio sus primeros pasos hace casi una década, pero que no pudo culminar por falta de financiación y por un proceso judicial entre el Ayuntamiento y algunos vecinos, que reclamaron los terrenos como propiedad privada. Finalmente se consideraron terreno municipal.

En aquel primer momento se eligieron tres cuevas situadas en el lado Este de la ladera para levantar nuevas estructuras a partir de la demolición de las primigenias – «los arquitectos dijeron que no era posible consolidar las originales por su excesiva degradación y poca consistencia», aclaró Espinosa– y a partir de ellas se erigieron los pilares del futuro museo orientado «a la investigación, conservación, divulgación y puesta en valor de la arquitectura que constituyera en décadas pasadas este hábitat tan particular», rezan los objetivos.

Aunque no se trate de las cuevas originales y se optara en aquel proyecto por el hormigón para asentar la nueva estructura, según se aprecia en la actualidad, ese esqueleto de cemento quedará oculto porque todo el recinto se recubrirá con materiales de forma irregular, se evitarán los ángulos rectos, se suavizarán las aristas y se imitarán las bóvedas.

Además de «promover un ambiente para el aprendizaje creativo» a partir del «legado arquitectónico y cultural» de lo que fuera una forma de vida, se dará un impulso a la zona como «mirador privilegiado» del Valle del Pisuerga.

EL AYUNTAMIENTO RECURRE A UN TALLER DE EMPLEO Y UBICARÁ ALLÍ LA OFICINA DE TURISMO

El Ayuntamiento de Trigueros del Valle acaba de recibir la confirmación por parte de la Junta de Castilla y León de la realización de un taller dual para formar en la especialidad de cantería a nueve demandantes de empleo, que serán los encargados de finalizar el museo de las casas cueva dentro de las horas de práctica que contempla el curso, según confirmó el alcalde de la localidad, Pedro Pérez Espinosa.

Las clases está previsto que comiencen el 1 de noviembre y se prolongarán durante doce meses, por lo que el regidor confía en que a finales del próximo año el espacio museístico, que también albergará la oficina de turismo, pueda abrir sus puertas al público.

Así, través del taller dual se contratará al personal encargado de llevar a cabo las obras y se sufragará parte de los materiales que se vayan a utilizar en la reconstrucción, mientras que el Consistorio aportará el resto de dinero necesario para completar la adquisición de materiales y para acondicionar el interior.

Según la memoria del proyecto, se aprovecharán las actuaciones realizadas en la primera fase –iniciada con los fondos europeos Proder para el desarrollo rural– y se utilizarán «sistemas constructivos lo más fieles posibles a las soluciones originales, sin perjuicio de incorporar materiales más novedosos que pudieran aportar mejoras en las condiciones térmicas, acústicas o de salubridad», respetando la estética original, subrayan.
En total, Pérez Espinosa estima que el coste total de las obras rondará los 250.000 euros, de los cuales el Consistorio tendrá que hacer frente al 40%. Para sufragarlos, utilizará fondos propios de la ‘hucha’ municipal y recurrirá a la próxima convocatoria de los Planes Provinciales de la Diputación, correspondientes al bienio 2018-2019.

Además de reconstruir una vivienda excavada en piedra y de incluir paneles explicativos o utensilios utilizados en la época para facilitar al público que se sumerja en el pasado, el Ayuntamiento de Trigueros trasladará la oficina de turismo a la otra casa que se va a recrear y que estará comunicada con la propia casa cueva a través de un túnel.

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria