Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Al rescate de un puente sin dueño

La localidad de Castronuevo de Esgueva lucha por conseguir la titularidad de su emblema histórico, levantado en la Edad Media, para recabar ayudas que eviten su derrumbe al estar en semirruina y cerrado al tráfico

LAURA G. ESTRADA
16/01/2017

 

El puente medieval de Castronuevo de Esgueva no aguanta más el transcurso del tiempo. La circulación de vehículos pesados a lo largo de los años lo ha debilitado tanto que su estructura sufre constantes desprendimientos y, en la actualidad, se encuentra en un estado de «semirruina».

Desde el pasado verano está cerrado al tráfico porque el tránsito resulta «inviable». Uno de los símbolos del municipio agoniza pero sus gritos de auxilio retumban en un callejón sin salida porque, de momento, nadie puede hacerse cargo de su recuperación. El puente no tiene dueño.

La ausencia de un propietario se ha convertido en un escollo hasta ahora insalvable, pero el Ayuntamiento de la localidad ha decidido luchar por este emblema para evitar su desaparición y acaba de iniciar las acciones legales necesarias para conseguir su titularidad. A partir de ahí, confía en que las administraciones le abran unas puerta hasta ahora cerradas, para recibir subvenciones o ayudas que garanticen su conservación.

«Hace dos años –en concreto el 25 de marzo de 2015– trasladamos una solicitud a la Consejería de Cultura y Turismo para poder rehabilitarlo, pero la petición no fue estimada porque el puente no está catalogado como Bien de Interés Cultural ni se tiene constancia de quién es el propietario», enmarca el alcalde de Castronuevo, Fernando Monge.

Además de no aparecer en el inventario del pueblo, explica el regidor, tampoco figura en el registro de la Junta de Castilla y León, ni de la Diputación de Valladolid, ni de la Confederación Hidrográfica del Duero. Ni rastro de un tutor que pueda velar por su protección. «Queremos arreglarlo pero no podemos, porque no es de nadie», lamenta Monge.

Investigación

Para poner fin a esta situación de desamparo legal, el Pleno de la localidad acordó el pasado mes de diciembre iniciar un expediente de investigación a fin de determinar la titularidad y si, transcurrido el periodo de exposición pública, no aparece el titular, el Ayuntamiento pasará a inscribirlo como bien municipal.

A partir de ahí confía en un rápido avance de la tramitación para recibir la ayuda económica que evite su completo derrumbe. Y el tiempo apremia, pues hace tan sólo una semana registraron el último desprendimiento.

«Para nosotros es importante por su simbolismo. De hecho, hace alrededor de veinte años incorporamos su figura a la bandera municipal», añade Fernando Monge para subrayar la importancia de la histórica infraestructura en esta pequeña localidad ubicada en el Valle de Esgueva que roza los 400 vecinos.

Una importancia sentimental, más que de carácter práctico, porque a poca distancia del paso histórico hay otro viaducto por donde pueden transitar vehículos y peatones, lo que supone que el cierre del «puente viejo», como lo denomina el alcalde con cariño, no ha ocasionado un trastorno para la movilidad. «Tenemos otro a un kilómetro que además conecta con la carretera general», explica.

Con las restricciones impuestas este verano, y a la espera de las anheladas obras de restauración, al menos el puente ha dejado de soportar el peso de los vehículos agrícolas pues, según un informe elaborado por el Ayuntamiento, el origen de la mayoría de los daños se deben al gran tránsito de la vía y las «inexistentes» o «desafortunadas» labores de conservación. Si no se corrige, añaden, el problema «llevará inexorablemente al colapso y hundimiento» del puente.

‘Golpes’ a un emblema sobre el río Esgueva

La inexistencia de un propietario no es la única incógnita que envuelve la historia del puente de piedra de Castronuevo de Esgueva. Hasta hace pocos años se consideró que podía datar del siglo I d.C., «acompañando la calzada que recorría el valle», pero una investigación reciente descartó que ese fuera su origen y lo emplazó a la Edad Media.

Fue hace casi dos décadas, según señala el alcalde de la localidad, Fernando Monge, cuando intentaron que se catalogase como Bien de Interés Cultural para garantizar su conservación, pero los técnicos de la Diputación encargados del estudio observaron que era medieval, y no romano, como se había considerado hasta entonces.

La incorrección histórica no consiguió, sin embargo, que el municipio se diera por vencido en su objetivo de evitar su desaparición y en el año 2015 solicitaron una inversión de casi 140.000 euros a la Junta de Castilla y León para realizar actuaciones de mejora en la cañada real y el ‘viejo puente’, que resultaron infructuosas.

«Queríamos relanzarlo como atractivo turístico pero no lo conseguimos, debido también a la época de dificultades para consegruir créditos», lamenta el regidor, inmerso en el proceso administrativo para lograr la titularidad del vestigio.

Además de la ausencia de actuaciones destinadas a la conservación, hay otros factores que han influido en su deterioro, como la acumulación de sedimentos, pero afecta sobre todo el tránsito de tractores y camiones de carga. «No es lo mismo lo que transportaba un carro hace tres siglos que los grandes vehículos de ahora», razona Monge.

Tanto es así, que «el propio peso y la envergadura de los aperos han ido golpeando las distintas partes del puente hasta llegar a su estado de deterioro actual, que hace prever su ruina y colapso inminente», según refleja un estudio elaborado por el Ayuntamiento de Castronuevo. Además, tuvieron que demoler el petril original, colocar unas barandillas de acero y construir un acerado en un intento de ganar anchura.

Ya sin los laterales originales y con el firme agrietado, los vecinos de Castronuevo son testigos de la decadencia del emblema sobre el río Esgueva.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria