Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

¡Peligro, pueblo lector!

Renedo de Esgueva impulsa una campaña de fomento a la lectura con el objetivo de atraer nuevos usuarios a la biblioteca municipal / ‘Instalan’ señales similares a las de tráfico con advertencias de humor / Con la iniciativa participan en una convocatoria nacional que certifica modelos de buenas prácticas con un sello de calidad

LAURA G. ESTRADA VALLADOLID
16/10/2019

 

Las señales triangulares de peligro han invadido diferentes espacios de Renedo de Esgueva con la silueta negra de un libro sobre el fondo blanco y curiosos mensajes para advertir al público de que se adentran en zonas de riesgo por ‘imaginación’, ‘dobles sentidos’, ‘viajes’ o ‘empatía’. Su instalación no pasa desapercibida en los parques infantiles, en las urbanizaciones residenciales, en la vía principal o en la marquesina del autobús. Incluso en la carretera de acceso se han dispuesto. Desde hace dos semanas, todo el pueblo está plagado de indicaciones.

Las imágenes de los singulares rótulos se han propagado rápidamente por las redes sociales y los vecinos de la localidad, desconcertados ante la proliferación de los numerosos distintivos que anuncian la conversión de Renedo en ‘pueblo prolibro’, no han dudado en recorrer las calles para constatar su existencia. Aunque no son tangibles. En verdad, se trata de recreaciones gráficas desarrolladas desde la biblioteca municipal José Jiménez Lozano con el objetivo de captar el interés de nuevos socios.

Y, aunque aún es pronto para hacer un balance inmediato sobre la repercusión de la iniciativa en cuanto a dispensación de carnés, el Ayuntamiento se da por satisfecho sólo con haber logrado despertar la curiosidad de los habitantes y con que la idea de animación a la lectura haya traspasado las fronteras municipales.

«Lo primero que pretendíamos era llamar la atención, que todo el mundo hablase de esas misteriosas señales que en verdad son fotomontajes y ¡lo hemos conseguido!», destacó la alcaldesa, Raquel González Caballero, «emocionada» por la respuesta de los vecinos y el impacto en internet.
Tal ha sido su éxito que algunas de las fotografías tienen más ‘likes’ en redes que cualquier otro post colgado por el Ayuntamiento a lo largo de este año, destacó el responsable de la biblioteca e impulsor de la idea, Fernando Pérez. «Con muy poco presupuesto hemos conseguido dar visibilidad al servicio, aunque el feedback será a largo plazo», razonó.

La ‘instalación’ de las señales, inmediatamente reconocibles porque están basadas en las de tráfico, forma parte de una campaña que comenzó unos días antes, con una primera fase basada en la colocación de pegatinas con el mensaje ‘Prolibro. Yo leo’ en «casi todos los locales» del municipio para que al pasar por la frutería, la panadería o el bar lo leyeran todos los habitantes.

«El objetivo era llegar a todos y acercar a personas que no suelen venir por aquí», enmarcó Pérez que, además del bibliotecario de Renedo desde hace seis meses –aunque el espacio municipal se inauguró en 2015–, es ilustrador y diseñador.

Pero ahí no se detiene el proyecto. Con el propósito de animar a los más rezagados a adentrarse en el edificio y salir con un libro debajo del brazo, el 1 de noviembre tienen previsto sortear diez camisetas con la frase ‘Soy prolibros@’ entre quienes hayan colgado hasta finales de este mes una fotografía del último ejemplar que hayan leído, enmarcándolo con los dedos en forma de triángulo –como las señales– y etiquetando en la publicación a dos personas del pueblo.

El porqué al impulso de la campaña responde al intento del Ayuntamiento por conseguir el sello que otorga el Consejo de Cooperación Bibliotecaria (CCB) a proyectos innovadores de toda España que den visibilidad a las bibliotecas o sirvan de modelo de buenas prácticas a partir de ciertos preceptos, como la promoción de la igualdad de género, la difusión de colecciones en lenguas oficiales, el impulso de las bibliotecas como laboratorios de ideas, o la promoción del servicio en zonas en peligro de despoblación, destacan las bases de la convocatoria a la que concurrió Renedo.

Si ganan, gozarán de un distintivo de calidad. Si no, al menos podrán presumir del éxito social de esta idea que equipara los peligros de tráfico con los beneficios de la lectura, lanzando mensajes en clave de humor. ‘Asustados por la epidemia prolibrosa algunos vecinos han decidido emprender un viaje que les aleje del pueblo, eso sí, sin moverse del sofá’ se puede leer en uno de los post de advertencia por peligro de viajes.

O ‘Algunos habitantes empatizan con sus vecinos, influidos según ellos mismos reconocen, por el poso de alguna lectura que les provoca una extraña sensación de entendimiento de los problemas ajenos’, reza la alerta colgada en relación a la zona de empatía. «Con juegos de palabras hemos destacado como peligros lo que en verdad son beneficios», ensalza Pérez.

Para conocer el final de esta historia todavía quedan muchos episodios por descubrir cargados de intriga, porque el Ayuntamiento y la biblioteca tienen en mente más acciones de promoción, aún por desvelar. Que sea un desenlace de los de comer perdices dependerá de la cifra de adeptos que logren captar, para superar los aproximadamente 700 asiduos actuales.

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria