Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

‘Brindis’ enogastronómico en el Q-BO

La Diputación finaliza en febrero el acondicionamiento del Centro de Dinamización y Promoción Turística de Villa del Prado / El espacio promocionará productos al público personal y profesional

LAURA G. ESTRADA / VALLADOLID
29/01/2018

 

El edificio anexo a la Granja José Antonio de Villa del Prado afronta la recta final del proceso de transformación impulsado por la Diputación de Valladolid para convertirlo en el nuevo punto de referencia donde dar a conocer al público, particular y profesional, la riqueza enológica y gastronómica de la provincia amparados por ‘sellos’ de calidad. En lo que resta de enero, y durante el mes de febrero, culminarán los trabajos de acondicionamiento del espacio expositivo y, a lo largo de este año, está prevista la inauguración oficial del denominado Q-BO.

La propuesta de este Centro de Dinamización Enogastronómico y Promoción Turística se basa en la muestra de la oferta del sector vitivinícola y agroalimentario, vinculados a las denominaciones de origen, las rutas del vino certificadas y los productos cobijados bajo el paraguas de la marca ‘Alimentos de Valladolid’, utilizando soportes eminentemente visuales e interactivos que faciliten un rápido viaje por el territorio, con el paladar como protagonista.

La visita en el nuevo referente comienza en un espacio polivalente de 162 metros cuadrados situado en la planta baja, donde se va a instalar una estructura cuadrangular en dos alturas abierta a los lados, fabricada en madera. En la parte baja se sitúa el mostrador y en la zona más alta, un collage formado por piezas de artesanía popular y una representación con las viandas convertidas en referente identitario de la provincia, como el ajo, la lenteja pardina o el pan, con el vino como protagonista.

De hecho, las tonalidades elegidas en el logotipo que identificará el centro se basan en los colores del vino, con un tinte más oscuro y otro más claro en las letras como guiño a la variedad de caldos de las diferentes denominaciones. Para acompañar el diseño, se incluyen siluetas de dos espigas de trigo, un racimo de uvas, una cabeza y un diente de ajo, un puñado de legumbres y una copa.

Además del stand de madera como principal elemento de la estancia, este espacio se utilizará como foro para la presentación de productos, impartición de conferencias, realización de talleres, muestras de show cooking o catas gastronómicas, como principales ejemplos de actividades previstas para aprovechar el potencial de Q-BO como escaparate de promoción.

Como nexo de unión entre la sala polivalente y el denominado espacio interactivo, un recinto ubicado también en la planta baja pero con unas dimensiones más reducidas, de 14 metros cuadrados, se instalará una pantalla giratoria de doble uso como apoyo a las catas y para posibilitar la proyección de vídeos promocionales al otro lado del muro.

En esta zona se incluirá también un mapa interactivo, táctil y retroiluminado, con las diferentes comarcas en las que se divide la provincia, con el fin de vincular cada una de ellas con las señas gastronómicas que lo identifican, y un gran asiento planteado como una isla central desde la que poder observar los recursos.

Ya en la primera planta, otra gran sala diáfana de 65 metros cuadrados servirá como espacio multifuncional en el que llevar a cabo actividades lúdicas y educativas, de ocio o promocionales, según recoge la memoria de contenidos, para promover degustaciones o jornadas entre el público general y también eventos profesionales, como concursos o workshops.

Como propuestas para aprovechar el nuevo espacio expositivo de Villa del Prado, la empresa encargada del diseño y la ejecución de este proyecto –adjudicado por la Diputación en noviembre a la empresa Edwindo 3 Morcaro por un importe de 95.000 euros– prevé el desarrollo de un calendario de diferentes ‘micro-eventos’ con un producto que se convierta en el eje central del Q-BO durante un determinado periodo de tiempo.

Así, plantea un abanico de actividades en torno a ‘hitos’ de temporada para potenciar cada producto en la fecha más adecuada. En mayo, por ejemplo, se podría impulsar una feria específica con el espárrago como epicentro de la programación, en julio otra vinculada al trigo y al pan, en septiembre una relacionada con el vino y el proceso de vendimia, en noviembre actividades en torno al cerdo y la matanza tradicional, o en diciembre una sobre dulces y repostería aprovechando las fiestas navideñas.

Para ayudar a difundir el Centro de Dinamización Enogastronómico y Promoción Turística de la provincia, además de incluir información en soporte digital, aprovechando las páginas web que ya gestiona la Diputación de Valladolid o las redes sociales, la empresa adjudicataria del proyecto ha diseñado también un folleto en forma de tríptico para que los potenciales usuarios dispongan de información sobre los objetivos de la iniciativa o los horarios.

Datos que, por el momento la Diputación aún no ha concretado. «Éste no es un museo al uso, sino un lugar con vida donde mostrar y demostrar los recursos de la provincia, al que puedan asistir empresas, asociaciones o donde se promuevan encuentros, por lo que aún tenemos que valorar los días de apertura», explicó el vicepresidente de la institución, Víctor Alonso. Por el momento, barajan que esté abierto sólo los fines de semana y bajo demanda del público, pero no de forma continuada.

TRES ESPACIOS DE EXPOSICIÓN E INTERPRETACIÓN

La elección del edificio anexo a la Granja José Antonio se basa en la estrategia de aprovechar la ciudad de Valladolid como nicho de mercado para que los turistas que recibe la capital tengan también posibilidad de conocer «la riqueza y oferta gastronómica» de la provincia, a fin de «dinamizar el territorio». Para ello, la Diputación ha elegido este edificio de Villa del Prado, que dispondrá de tres salas donde mostrar «la cultura del vino y los alimentos» y donde se impulsarán eventos y acciones promocionales, así como de comercialización. En la planta baja se sitúa la recepción y sala multifuncional, cuyos contenidos se actualizarán de forma periódica, y un ‘espacio gourmet’ para posibilitar la venta de productos típicos. En la primera planta habrá una sala de actividades para desarrollar propuestas educativas y de ocio con el objetivo de promover diferentes eventos, como catas o reuniones profesionales. Las obras, como se observa en la imagen inferior, ya están en marcha. 

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria