Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Venga, una de bravas

CÉSAR MATA CÉSAR MATA
29/01/2018

 

AMANECE en Salamanca. No es cosa baladí abrir los ojos y enfrentarte, a escasa distancia, de tú a tú, con la inmensa mole de la catedral charra. Como sucedió en el atardecer del día anterior, la luz imprime a la piedra un tacto suave de melancolía. Por si eso fuera poco, leo a Fernando Aramburu que, con su artículo sobre las cosas que mueren, desempolva recuerdos y añoranzas vinculadas a objetos, sonidos, olores…

Creo que la primera vez que fui a Salamanca fue para conocer su prisión. Cosas de familia. Aunque no tengo su imagen en mi memoria supongo que su arquitectura se acomodaba a todas las de esa época. Con Soria me pasó lo mismo. La carretera pasaba justo por delante, e hicimos una parada. Así que, precozmente, en ese torbellino de ideas e imaginaciones que conlleva la niñez, siempre aparecían, como cuando una ola deposita tras su choque violento con la arena cosas impensables en la playa, ideas sobre la libertad y la sumisión, la creación y la destrucción.

Con el paso del tiempo, de la vida, lo bueno y lo malo, tal y como se aprende en los libros, va perdiendo sus contornos, difuminándose la frontera… No se trata de caer en el relativismo, pero tampoco en los prejuicios que devoran los latidos y las sorpresas.

Si Aramburu, ayer, en estas páginas, nos sumergía en una retrospectiva de cachivaches que hoy son objetos inútiles y ayer fueron elementos válidos en la vida cotidiana, leo que EL MUNDO DE CASTILLA Y LEÓN organiza mañana y pasado un congreso, y van tres, denominado Somos Castilla y León. Dos días de coloquios vinculados con el progreso, palabra que adjetiva el epígrafe de cada charla. El progreso, pensar en él, siempre es necesario, y más cuando el presente no es del todo satisfactorio. A los políticos, de momento, sería suficiente con pedir que no lo impidan.

Queda atrás Salamanca y su fulgor pétreo de tenue melancolía, en contraste con el contundente sabor de unas inolvidables patatas bravas saboreadas al cobijo de los soportales de su plaza Mayor.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria