Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

TIERRA ADENTRO

Se suspende la función

 

MESES de espera, la memoria a punto y el guion «niquelao». Atrezo, listo. Decorado con su guiño costumbrista. La voz templada. Tenores, barítonos, triples y sopranos ya pisan la tarima. Pero todo se fue al traste. La lluvia entró en escena. Dicen que por no incluirla en el cartel de «Historias de viento y mar».
Por primera vez en la singladura de la Asociación Lírica Bohemios, un pequeño ejército de voluntarios sentimentales, actores y cantantes, interpretaba una tragedia propia que afectó a todo el cuadro lírico. Y el patio de la Hospedería de San Benito se quedó sin aplausos. Y nos quedamos sin melodramas y sin la estrella de los mares y los amores de Marina y sin beber para olvidar las penas del amor; tampoco entramos en la taberna del puerto en busca de Marola, la tabernera.

Triste asunto el de la zarzuela, que lleva lamento en su partitura y la añoranza de años de gloria en la escena española por ciudades y aldeas. Que está en la memoria de generaciones que bailaron, sintieron, cantaron y actuaron recitando de memoria sus letras. El común las representaba en sus casas, corralas, plazas y teatrillos por todos los rincones de la geografía nacional. La zarzuela debe el clamor popular a que refleja el escenario del común y sus comedias y dramas no andaban lejos de las cosas del pueblo. El otro día, cuando vi llorar entre bambalinas y despedir con disculpas sentidas a Ana, directora de escena, y al de la batuta, Miguel Ángel, pensé para mí… «¡y encima la lluvia!», además del ninguneo de nuestro gestores culturales al género musical más popular y al teatro mejor cantado que recorre el mapa entrando en cantinas, talleres, caseríos, tierras lejanas… y cuenta y canta en todas ellas historias de amor.

A los aficionados nos gusta repetir el sucedido entre un español y un inglés –podría ser italiano o alemán–: que una noche al salir del teatro con la entrada cortada de Marina, podría haber sido, La Corte del Faraón, Katiuska o La Doloros - preguntó el extranjero ¿qué tipo de música era? «Género chico lo llaman», contestó el español, a lo que el otro espetó: «Si esto es género chico, ¿cómo es el grande en España?». La zarzuela es un arcano popular, un canto permanente al amor y un pálpito de aldea. La zarzuela siempre será una bella historia donde los actores cantan y bailan y ríen y penan y cuentan cosas que pasaron aquí.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria