Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Sánchez y la propaganda

CÉSAR MATA CÉSAR MATA
05/02/2018

 

SOSTUVO SÁNCHEZ en Valladolid que las diputaciones son un arma de propaganda del PP en Castilla y León. Toda política es propaganda, así que Sánchez no yerra en exceso el dardo. Los partidos, sujetos incluso con mayor severidad orgánica al instinto de supervivencia que los seres humanos, luchan, sujetos a una programación de ontológica naturaleza, por subsistir. Y colocados en la casilla del poder, la propaganda es solo un argumento marginal, casi de ornamento.

Si de eficacia se trata, cabría poner en tela de juicio la existencia y funcionamiento de las comunidades autónomas, creadas para satisfacer el onanismo ideológico de quienes, como ahora, solo pretenden desmembrar España, ya no solo como fractura administrativa, sino también como enfrentamiento de territorios y, lo que es peor, de personas.

Y, desde luego, la propaganda de los partidos a través de los gobiernos autonómicos es infinitamente mayor. Una propaganda sostenida, sin distinción de siglas, en corrupciones y tramas diversas. Andalucía, Madrid, Valencia… Un gran éxito del Estado de las Autonomías, sin duda.

La propaganda (y corrupción) en Cataluña y en el País Vasco alcanza unos tintes de peor calaña. Ya no se trata tanto de sostenerse en el poder, sino de crear enfrentamientos, de enarbolar, de modo más o menos expreso según los casos, un supremacismo inicuo de presuntas (e inventadas) razones históricas y biológicas.

Sánchez ha destacado por la falta de criterios sólidos y estables para defender la democracia y la ley ante la actual crisis en Cataluña. Le ha salvado no gobernar, como a tantos cuyo único argumento es pedir acción del otro, ante la ausencia propia de una personalidad propia bien definida y la carencia de argumentos profundos sobre la actuación política en escenarios de riesgo.

Buen mirado, una de las pocas perspectivas buenas de que gobierne Rajoy es que así no lo hace Sánchez. No es mérito del gallego, cierto, pero como consuelo tiene un pase.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria