Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Polvos y barros

ERNESTO ESCAPA ERNESTO ESCAPA
01/02/2018

 

SENTADOS en el diván de la complacencia, podemos seguir vigilando el porvenir por el retrovisor y atribuir cada desdicha sobrevenida a una ciénaga cuya ponzoña no supimos esquivar. El repertorio disponible para agriar la meditación es generoso, inabarcable y propicio para una melodía de teclas dolientes. Pero una vez chapoteado el barrizal, es preciso sacudir el polvo y mudar el sayo. Es lo que corresponde cuando determinados procesos derivan en podredumbre antes de madurar.
Golpeados por tentativas aviesas, algunos sectores productivos descarrilan como desecho, después de alimentar a cientos jornadas de protesta, debate o negociación. Nos acaba de pasar con el carbón, cuyo responsable Daniel Navia, secretario de Estado de Energía, pide tiempo suplementario hasta final de febrero para conocer el paño y no seguir dando tumbos con las iniciativas del Instituto para la Reestructuración de las Comarcas Mineras.

Un poco tarde, aunque se agradece el intento, después de aguantar el agresivo rosario de desprecios que condujo a la sentencia de muerte. Quien guió aquella accidentada travesía, fue el anterior secretario de estado energético, casualmente hermano del actual ministro, con la disculpa de atender al mando del ministro panameño del plátano Juan Manuel Soria. Es lo que hubo y la huella que nos queda, antes de desalojar los valles malheridos del carbón. Eso y el derecho a un relato limpio del derrumbe.

Aullando con timbre lorquiano, si preciso fuera, y «con voz tan desgarrada, hasta que las ciudades tiemblen como niñas». Porque ocupamos los valles del «minero inmortal» que dibujó el poeta chileno Gonzalo Rojas, conscientes de estar guardando la «casa de roble, que tu mismo construiste. No importa que hayan pasado tantas estrellas por el cielo de estos años» y que hayamos enterrado a tantos mineros en una larga noche compartida. La encomienda de este día consiste en echar cuentas y ver qué nos queda salvable después de tanto abandono y de tan sucias jornadas. No vaya a ser que en cualquier encrucijada de esa travesía nos vuelvan a asaltar los mismos forajidos.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria