Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Pensiones e impuestos

El autor rechaza por falta de progresividad la propuesta socialista de impuestos a la banca para garantizar las pensiones y opina que el PP deberá utilizar instrumentos fiscales para dar respuesta a la sostenibibilidad del sistema

 

En el análisis de la tributación óptima, la economía teórica ha concluido que se alcanza el máximo bienestar social cuando los gastos permanentes del gobierno se financian con impuestos, mientras que los gastos transitorios deben ser financiados con deuda. Así pues, los gastos permanentes del gobierno, que se espera persistan más allá del ciclo económico, deberían financiarse con tributación. Tal es el caso de los gastos permanentes en sanidad o educación. Por el contrario, los gastos de naturaleza temporal asociados al ciclo económico, tales como las prestaciones al desempleo, deberían ser financiados con deuda. Una deuda que debería reducirse en las etapas de crecimiento para dejar abierto el margen de maniobra para los estabilizadores automáticos en una eventual fase de recesión posterior.

En este mismo sentido, la financiación de los déficits del sistema público de pensiones debería distinguir entre los déficits estructurales, que se basan principalmente en la regresión demográfica del país, y los coyunturales que se originan como resultado del deterioro de las tasas de empleo. Los primeros deberían ser financiados con la elevación permanente de la presión fiscal o la creación de nuevas figuras tributarias, mientras que los segundos deberían de apelar a una sensata administración del Fondo de Reserva de la Seguridad Social y, en su caso, al manejo cíclico de la deuda.

El primer problema que debemos dilucidar (y que aún no se ha concretado) es saber si las pensiones públicas en España se plantean como un sistema actuarial, como un sistema solidario, o como una mezcla de ambos en diferentes proporciones. El tema es crucial. ¿Deben ser las pensiones el resultado capitalizado del esfuerzo de cada trabajador? Aunque sospechemos la vinculación ideológica de la cuestión ningún partido ha definido con claridad este  dilema. Una parte sustancial del gasto en pensiones (más del 40% del mismo) es no contributivo: Viudedad, orfandad, complementos de mínimos, invalidez, etc. La otra parte sigue criterios actuariales corregidos por pensiones máximas y pensiones mínimas. Una propuesta sensata y progresiva sería ir trasladando las pensiones no contributivas al presupuesto de gasto social del Estado, liberando así progresivamente las prestaciones actuariales de la Seguridad Social. Ello supondría desplazar al presupuesto social en torno a 45 mil millones al año, y debería hacerse con la prudencia debida a lo largo del tiempo.

En segundo término, debería quedar sentado (y en la propuesta del PSOE no lo está con la suficiente claridad) que la Seguridad Social tiene un problema financiero cíclico vinculado a la crisis (si el paro en vez de ser el 17% fuese el 7%, incluso con las condiciones de empleo y salario de hoy, el presupuesto de la Seguridad Social estaría en torno al equilibrio). Pero tiene también un formidable problema estructural vinculado a la evolución demográfica que haría insostenible financieramente el sistema a partir, aproximadamente, del año 2025. Los estudios de simulación revelan que ni la ampliación de la edad de jubilación hasta los 70, ni el aumento de la productividad media del trabajo en un 1% (ahora crece en torno al 0,3%), ni el aumento de la tasa de empleo hasta el 70% (ahora está en el 62%), ni elevar el número de años para definir la generosidad de la pensión (reduciéndola), ni otros cambios instrumentales, ni el aumento de la inmigración hasta las tasas más elevadas del pasado, ni todas esas medidas juntas, resolverían el problema (la sostenibilidad se prolongaría hasta el 2029). El problema estructural se resolvería por si solo a partir del 2040 aproximadamente, una vez eliminados los efectos demográficos del baby boom de 1960-80 que generará un jubileta boom a partir de 2020.

La economía teórica y el sentido común aconsejan una política de préstamos (en mi opinión de desviación de pensiones no contributivas al presupuesto social) para dar respuesta a los problemas cíclicos (el PSOE propone medidas impositivas ya en el corto plazo) y una política impositiva para dar respuesta a los problemas estructurales (para el largo plazo). El PP, lo quiera o no, deberá utilizar instrumentos fiscales para dar respuesta al problema de la sostenibilidad estructural de las pensiones.
En este sentido se abre una polémica sobre qué impuestos deberían utilizarse. El PSOE quiere utilizar impuestos (a corto plazo) sobre el sistema financiero que, dado su carácter oligopólico, se transferirían íntegramente a los ciudadanos sin progresividad alguna a través de las comisiones bancarias. Es un mecanismo ineficaz e insuficiente. Por mi parte la propuesta que hacía en 2011 en la Comisión Parlamentaria del Pacto de Toledo era: Ampliar los impuestos especiales sobre el alcohol, el tabaco, y sobre todo los combustibles (entre los más baratos de Europa); ampliar el IVA a aquellos productos de elevada elasticidad de demanda donde los impuestos repercuten menos sobre el consumidor (bienes de lujo, autos de alta gama, yates, viajes turísticos, etc., casi todos ellos de importación) y finalmente crear una nueva «imposición verde» a las actividades que degradan el medio natural (emisiones de CO2, captación, utilización y depuración del agua, vertido de residuos orgánicos (purines) e inorgánicos, recogida de basuras, utilización de escombreras, apertura y utilización de pozos freáticos, etc.).

El sistema público de pensiones tiene inercias financieras que reclaman la adopción de medidas con la anticipación temporal suficiente. La cuestión que se plantea no es si es preferible abordar antes lo urgente o lo necesario, ya que será imprescindible dar ambas respuestas, sino si en un problema de tanto calado será posible un acuerdo político que garantice en el futuro derechos tan básicos para el bienestar de los ciudadanos.

Zenón Jiménez-Ridruejo es catedrático de Análisis Económico de la UVA.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria